Política EE. UU. Y China: ¿Cómo nos ponemos duros?

El 15 de febrero de 2017, el Instituto McCain organizó el debate «Política entre Estados Unidos y China: ¿Cómo nos ponemos duros?» en el Centro Beus de Derecho y Sociedad de la Universidad Estatal de Arizona en Phoenix. El debate se centró en la relación entre Estados Unidos y China en términos de economía, derechos humanos y seguridad y cuál debería ser la estrategia de Estados Unidos hacia China.

Los participantes fueron: Dan Blumenthal, Director de Estudios Asiáticos, American Enterprise Institute; Gary Dirks, director del Instituto Global de Sostenibilidad Julie Ann Wrigley; y Deborah Lehr, investigadora principal, Paulson Institute, Universidad de Chicago.

Dan Blumenthal, Argumento

China se siente humillada por el dominio estadounidense en el Pacífico y cree que debería desempeñar un papel central en la economía y la seguridad asiáticas. China también enfrenta vientos en contra económicos y estructurales que podrían hacerla más agresiva. Como resultado, China representa cada vez más una amenaza para las alianzas estadounidenses y la libertad de acción marítima. Los escenarios optimistas para la liberalización que se pronosticaron tras la adhesión de China a la OMC no se llevaron a cabo. En cambio, Estados Unidos ha empoderado a China al llevarla a la OMC, lo que le permite a China dedicar más dinero a sus fuerzas armadas.

En el Mar de China Meridional, China quiere hacer lo que hizo Estados Unidos en el Caribe en el siglo XIX: quieren hacer retroceder a los estadounidenses. Estados Unidos aún no ha desafiado seriamente a China, pero puede hacerlo. Estados Unidos es una potencia marítima desde hace mucho tiempo y tiene aliados en la región, a diferencia de China. El mayor riesgo de cara al futuro es que China se sobrepase en el Mar de China Meridional, subestimando la determinación de Estados Unidos y su resistencia en Asia-Pacífico.

En el lado positivo, el Sr. Blumenthal mencionó que los países asiáticos quieren que Estados Unidos permanezca activo en la región. El comportamiento imprudente de China está empujando a más países asiáticos a estrechar las relaciones con Estados Unidos.

Recomendaciones: Fortalecer la presencia militar estadounidense en el Mar de China Meridional. La estrategia del presidente Trump de hacer que Beijing se asuste un poco es buena cuando se trata de China.

Gary Dirks, Argumento

Lo que está haciendo China no debería sorprendernos. Los chinos presionarán por sus intereses. Estados Unidos debería hacer lo mismo. Como ocurre con cualquier sociedad, los sistemas de creencias cambian muy lentamente. China no será una excepción. No deberíamos esperar un cambio significativo en los valores o creencias de China en el corto plazo. Los estadounidenses también deben recordar que China no es monolítica. El liderazgo chino tiene facciones en competencia, a menudo con agendas muy diferentes. A nivel nacional, China todavía lucha contra la pobreza, la degradación ambiental y la corrupción generalizada. En política exterior, China está ampliando su influencia a través de mecanismos comerciales. La infraestructura es un mecanismo clave, pero no el único. Debemos esperar que China continúe construyendo lazos comerciales y compita con Estados Unidos a nivel mundial.

Cuando se trata del Mar de China Meridional, el Dr. Dirks enfatizó que las ambiciones de China no son sobre petróleo y gas: simplemente no hay suficiente allí. Aunque no es su área de especialización, Dirks especula que la audiencia de estos movimientos son los vecinos inmediatos y quizás lo más importante, la izquierda doméstica inquieta y nacionalista. Existe el riesgo de que un error de cálculo chino en el Mar de China Meridional pueda conducir a un enfrentamiento con Estados Unidos.

En el lado positivo, el Dr. Dirks dice que los estadounidenses no deben sobreestimar el liderazgo chino. A menudo les damos más crédito por usar su poder económico y político de lo que merecen. A menudo hacen «malos tratos» y estamos «ganando» contra China en muchos temas. Además, China no buscará «hacer estallar» el sistema económico global porque es demasiado grande y dependen demasiado de él.

Recomendaciones: Centrarse en el comercio bilateral y renovar los acuerdos antiguos. No te metas con la «Política de Una China». En su lugar, intente encontrar puntos en común sobre cuestiones urgentes de importancia mutua. Corea del Norte, que es un problema grave, sería un buen candidato.

Deborah Lehr, Argumento

A medida que China continúa convirtiéndose en una parte importante de la economía global, es importante trabajar con ellos para llevar al país a organizaciones basadas en reglas cuando sea posible, ya que China no dudará en establecer sus propias reglas de otra manera. En el caso del comercio y la inversión, se seguirá la política exterior china para proteger los crecientes intereses económicos de China en el exterior. El establecimiento de mecanismos de alto nivel para identificar posibles desacuerdos, así como para explorar posibles áreas de cooperación, puede ayudar a mitigar el riesgo de un conflicto grave. El diálogo económico estratégico lanzado por el entonces secretario Hank Paulson es un ejemplo.

Además, si bien la adhesión de China a la Organización Mundial del Comercio fue beneficiosa para ambos países en general, no ha habido un acuerdo comercial significativo negociado entre los dos países desde ese momento hace 15 años. Y en los últimos diez años, China no ha abierto significativamente ningún sector a la inversión extranjera. Si bien ha habido una «reforma» de la economía, no siempre equivale a la apertura del mercado, ni la reforma en el sentido occidental de la palabra, ya que el «estado» seguirá desempeñando un papel importante en la economía. Por lo tanto, Estados Unidos debería ser agresivo en la búsqueda de sus propios intereses económicos, así como considerar negociaciones bilaterales para abrir sectores clave en China a las exportaciones estadounidenses.

En la región, uno de los mayores determinantes de la influencia continua de Estados Unidos será el estado de las relaciones entre Estados Unidos y China.

Recomendaciones: Continuar con un enfoque integral y centrarse en promover los intereses de Estados Unidos en el comercio y la inversión. Además, la promoción de las creencias estadounidenses como parte de esta estrategia, como el apoyo a los derechos humanos, puede ser parte del enfoque general, si se maneja adecuadamente.

Event Gallery
Location
EL INSTITUTO MCCAIN EN EL CENTRO DE DERECHO Y SOCIEDAD DE BEUS
111 East Taylor Street Phoenix, AZ
Date/Time
Feb 15, 2017
4:00pm
Share
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin