16 de octubre de 2017, Filadelfia, PA

Temer al mundo que hemos organizado y liderado durante tres cuartos de siglo, abandonar los ideales que hemos promovido en todo el mundo, rechazar las obligaciones del liderazgo internacional y nuestro deber de seguir siendo ‘la última y mejor esperanza de la tierra’ para el mundo. En aras de un nacionalismo falso y a medias cocinado por personas que prefieren encontrar chivos expiatorios que resolver problemas, es tan antipatriótico como un apego a cualquier otro dogma cansado del pasado que los estadounidenses consignaron en el montón de cenizas de la historia.

Publish Date
octubre 2, 2021
Share