17 de abril de 2018

Debemos luchar contra Vladimir Putin con tanta determinación como él lucha contra nosotros. Lo detendremos cuando dejemos de permitir que nuestros intereses partidistas y personales expongan nuestros intereses de seguridad nacional, incluso la integridad de nuestra democracia y el estado de derecho, a su depredación. Lo detendremos cuando volvamos a creer en nosotros mismos y cuando recordemos que nuestro excepcionalismo no tiene nada que ver con lo que somos —prósperos, poderosos, envidiados— sino con quienes somos: un pueblo unido por ideales, no por etnia o geografía, y decidido a defender esos valores, no solo aquí en casa sino en todo el mundo.

Publish Date
octubre 2, 2021
Share
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin