25 de julio de 2017, Washington, DC

Somos los servidores de una gran nación, una nación concebida en libertad y dedicada a la proposición de que todos los hombres son creados iguales. Más personas han vivido vidas libres y prósperas aquí que en cualquier otra nación. Hemos adquirido una riqueza y un poder sin precedentes gracias a nuestros principios rectores y porque nuestro gobierno defendió esos principios. ¿Qué mayor causa podríamos esperar servir que ayudar a mantener a Estados Unidos como el faro fuerte, aspirante e inspirador de la libertad y defensor de la dignidad de todos los seres humanos y su derecho a la libertad y la igualdad de justicia? Esa es la causa que nos une y es mucho más poderosa y valiosa que las pequeñas diferencias que nos dividen.

Publish Date
octubre 2, 2021
Share
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin