“¡Tú tienes una deuda conmigo porque yo te traje al norte, y ahora te quedas hasta que yo diga! ¡Si tratas de irte, ya verás cómo te irá a ti y a tu familia!”

“¡Pero no quiero seguir trabajando para ti, ya no quiero hacer esas cosas!”

 

 

 

  • ¿Has sido forzado a trabajar o hacer algo sin pago o recibiendo muy poco?
  • ¿Te han llevado a trabajar con falsas promesas y engaños sobre las condiciones del trabajo y del pago?
  • ¿Te han amenazado con denunciarte a migración o a la policía si te quejas o si intentas escaparte
  • ¿Te acompaña y no te deja hablar por ti mismo, o controla tus comunicaciones, dinero, o movimientos?
  • ¿Te quitan todo tu pago porque te están dando vivienda “gratis”?
  • ¿Te sientes presionado para hacer algo que no deseaba?
  • ¿Te han amenazado con abuso sexual o físico si no realizas actos sexuales? 
  • ¿Te han presionado para realizar actos sexuales en cambio de dinero o algo de valor?
  • ¿Conoces a alguien menor de 18 años que está realizando actos sexuales en cambio de dinero o algo de valor?
  • ¿No puedes irte de una situación porque tienes miedo por tu seguridad o la seguridad de tu familia?

Si esto te ha pasado, es posible que seas víctima del trabajo forzado o explotación sexual. Estos crimenes suceden cuando alguien usa engaños, mentiras, violencia o amenazas para  obligarte a trabajar o realizar actos sexuales en cambio de dinero o algo de valor.

Tal vez esto no te haya pasado a ti, pero, ¿tú has visto algo similar con otros personas?

RECUERDA

TENGAS O NO TENGAS PAPELES, TÚ TIENES DERECHOS, COMO:

El derecho a que te paguen el salario mínimo federal (185.56 pesos diario) o el sueldo prometido.

El derecho a un lugar de trabajo sano y seguro. El derecho a dejar tu empleo cuando quieras.

El derecho a mantener contigo tus documentos migratorios e identificaciones.

El derecho de quejarte sin miedo a represalias en tu contra o de tu familia.

El derecho de defenderte ante una violación de tus derechos laborales.

El derecho de controlar su propio cuerpo.

 

Recuerda que tú tienes derechos aún…

  • Si diste tu palabra o firmaste algo antes de  trabajar con algún patrón.
  • Si no tienes documentos para trabajar o estar en el país.
  • Si has tenido que hacer cosas ilegales bajo fuerza o bajo amenazas.
  • Si alguien te quita tus documentos y no tienes como comprobar tu estatus migratorio.
  • Si tienes una deuda con alguien por haberte traído o por haberte dado el trabajo.

 

!NADIE TIENE DERECHO DE CONTROLAR TU VIDA!

El trabajo forzado y la explotación sexual es un delito y debes denunciarlo cuanto antes. Existen recursos y servicios locales para víctimas de trata.

Si tú o alguien que conoces vive una situación de explotación laboral o sexual, no te quedes callado; comunícate con una organización que lucha por  defender los derechos humanos y laborales.

Para más información o para reportar, llame al Línea Confidencial: 800-5533-000

 

ESTOS SERVICIOS SON GRATUITOS Y CONFIDENCIALES