Derechos humanos, democracia y estado de derecho en Birmania: presentación de argumentos

INFORME

POR EL GRUPO DE TRABAJO DE DEMOCRACIA Y DERECHOS HUMANOS *

Después de casi 60 años como un estado paria bajo un gobierno militar, Birmania ahora está inmersa en un proceso de transición económica y política. Si se gestiona con éxito, esta transición podría transformar al país en un actor regional cada vez más importante en los cálculos estratégicos de China, India y el sudeste asiático, además de Estados Unidos. Tras un proceso de liberalización gradual que comenzó con el ejército en 2010, las históricas elecciones de 2015 dieron como resultado una victoria abrumadora para la líder prodemocrática Aung San Suu Kyi y su partido de oposición, la Liga Nacional para la Democracia (NLD). La NLD aseguró el 77 por ciento de los escaños parlamentarios disputados y el poder de elegir al presidente, uno de los dos vicepresidentes y los ministros principales de todos los estados y regiones. A pesar del bloqueo constitucional sobre Aung San Suu Kyi de la presidencia porque sus hijos tienen ciudadanía extranjera, la NLD pudo crear un papel para ella como Consejera de Estado que la colocó en el centro del gobierno y sin alterar la constitución de 2008.

No es sorprendente que Birmania tenga un largo camino por recorrer en su desarrollo económico y político; Los efectos de un gobierno militar embrutecedor de décadas se sentirán durante mucho tiempo. El ejército todavía juega un papel destacado en el gobierno, con disposiciones constitucionales que le otorgan autonomía del control civil y el 25 por ciento de los escaños en las legislaturas nacional, estatal y regional, así como el control sobre los poderosos ministerios de Defensa, Interior y Asuntos Fronterizos. El conflicto y las tensiones entre el ejército y las minorías étnicas, exacerbados por las continuas violaciones de derechos humanos cometidas contra las minorías étnicas, han complicado la relación entre las minorías étnicas y el gobierno civil. Algunos de los combates más feroces en años en los estados de Kachin y Shan están poniendo en peligro las esperanzas de un acuerdo de paz nacional y erosionando el apoyo a la LND y a Aung San Suu Kyi, quienes los líderes étnicos sienten que no está usando suficientemente su cargo y autoridad para presionar por un fin a la lucha y un proceso más inclusivo. En el estado de Rakhine, la situación de los rohingya, una minoría religiosa y étnica, se ha deteriorado gravemente desde el 9 de octubre de 2016, cuando las fuerzas de seguridad lanzaron un ataque generalizado y sistemático contra ellos tras los ataques de militantes contra puestos de la policía fronteriza. Decenas de miles han huido a los miserables campos de refugiados en Bangladesh, creando tensiones tanto con Bangladesh como con Malasia.

Las restricciones a los medios se han relajado desde 2010, aunque el estado todavía controla las principales emisoras y publicaciones. La corrupción es rampante en todos los niveles, con Birmania en el puesto 136 de 176 países en el Índice de Percepción de la Corrupción 2016 de Transparencia Internacional. Además, Birmania es uno de los países más pobres de Asia, con el 26 por ciento de su población viviendo en la pobreza. Aunque las sanciones de Estados Unidos a Birmania han terminado, los cálculos de riesgo que consideran que el entorno legal de Birmania es demasiado incierto obstaculizan las grandes inversiones.

Las reformas iniciadas en 2010 han dado lugar a un sistema económico y político más abierto en Birmania, pero la transición aún se encuentra en sus primeras etapas y tomará tiempo para solidificarse. Desde 2012, Estados Unidos ha proporcionado más de 500 millones de dólares en apoyo de la transición de Birmania y el proceso de paz. En diciembre de 2016, el presidente Obama levantó las prohibiciones sobre la asistencia directa de Estados Unidos al gobierno birmano. Con una población de más de 50 millones de personas y ubicada entre India y China, Birmania es un país de importancia geoestratégica. Sus vastos recursos naturales lo convierten en un socio de inversión potencialmente lucrativo para las empresas estadounidenses, y su membresía en la ASEAN significa que podría ser una fuerza democrática en una región que necesita democracias fuertes. Como tal, es de interés nacional de los Estados Unidos continuar apoyando la transición de Birmania.

 

RECOMENDACIÓN

Las recomendaciones para la administración de los Estados Unidos sobre el trabajo con Birmania en democracia y derechos humanos incluyen:

  • Mantener la política bipartidista actual hacia Birmania de apoyar la transición económica y política, el proceso de paz y el fortalecimiento de las instituciones democráticas y la sociedad civil, incluida la presión por el control civil sobre las fuerzas armadas.
  • Destacando la importancia de poner fin a los abusos contra los derechos humanos, liberar a los presos políticos y mejorar las condiciones de las minorías étnicas.
  • Identificar vías para participar de manera constructiva en el proceso de paz en curso y apoyar una mayor representación de todos los grupos étnicos en ese proceso, en el gobierno de Birmania y en el diálogo político en evolución del país.
  • Enfatizando la importancia de unos medios de comunicación diversos e independientes y el desarrollo de instituciones sólidas, incluido un poder judicial autónomo.
  • Trabajando para extender el mandato del Relator Especial de la ONU.
  • Aumentar el apoyo a los grupos moderados que estén dispuestos a abordar y actuar sobre cuestiones cruciales como la tolerancia étnica y religiosa que deberán afrontarse para impulsar la transición democrática.
  • Brindar apoyo a la próxima generación de líderes jóvenes en todos los sectores, incluidos los partidos políticos y la sociedad civil.
  • Identificar reformadores y puntos de influencia dentro de las fuerzas armadas que se puedan utilizar para tratar de fomentar una reforma democrática y económica más rápida y sustancial, así como un mayor respeto por los derechos humanos
  • Crear una estrategia de desarrollo del sector privado para identificar formas de fortalecer el sector privado, incluido el entorno legal, en Birmania y ayudar a las empresas estadounidenses a invertir allí de manera responsable.
  • Convocar una reunión entre el Departamento del Tesoro de EE. UU. Y la sociedad civil, instituciones financieras y otras partes interesadas para mejorar la comprensión de la terminación del Programa de sanciones de Birmania y discutir formas de facilitar transacciones financieras legítimas con organizaciones de la sociedad civil y entidades del sector privado en Birmania.
  • Brindar asistencia al gobierno y al parlamento de Birmania para ayudarlos a desarrollar el plan de acción requerido y cumplir con los requisitos de membresía en Open Government Partnership, una plataforma internacional que involucra a 75 países para hacer que los gobiernos sean más abiertos, receptivos y responsables ante los ciudadanos.
  • Alentar a otras democracias de la región, como India e Indonesia, a que apoyen la transición de Birmania y brinden apoyo para su desarrollo político y económico.

 

* El Grupo de Trabajo Democracia y Derechos Humanos es una iniciativa no partidista que reúne a expertos académicos y de grupos de expertos y profesionales de ONG y administraciones demócratas y republicanas anteriores, que busca elevar la importancia de la democracia y las cuestiones de derechos humanos en la política exterior de Estados Unidos. Es convocado por el Instituto McCain de Liderazgo Internacional de la Universidad Estatal de Arizona. Las opiniones expresadas aquí no representan necesariamente las posiciones de los miembros individuales del grupo o de sus organizaciones.

Publish Date
abril 20, 2021
Type
Share
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin