Derechos humanos, democracia y estado de derecho en Venezuela: defensa del Grupo de Trabajo Democracia y Derechos Humanos

Venezuela fue una vez una de las democracias más estables y prósperas de América Latina, pero ha caído en espiral en todos los frentes a un ritmo vertiginoso después de años de negligencia y mala gestión económica por parte de los regímenes autocráticos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. Desde la muerte de Chávez y la asunción del poder de Maduro, la economía de Venezuela se ha contraído todos los años desde 2014, las libertades políticas y civiles han sido devastadas y la corrupción es desenfrenada. Se prevé que la hiperinflación alcance el 10 millones por ciento en 2019, según el Fondo Monetario Internacional, mientras que más de tres millones de venezolanos han huido de su país, buscando escapar del crimen, el desempleo y la escasez de bienes, desde alimentos hasta medicamentos y papel higiénico. Durante décadas, los latinoamericanos y otras personas buscaron refugio en Venezuela de sus crisis económicas y políticas, pero hoy esa realidad lamentablemente se ha revertido.

Ha habido destellos de optimismo para los venezolanos durante los últimos años. La victoria de una coalición legislativa de la oposición en la Asamblea Nacional en 2015 trajo algunas esperanzas de cambio, pero durante los próximos dos años un poder judicial politizado y la creación de una Asamblea Nacional Constituyente progubernamental dejaron a la Asamblea Nacional prácticamente impotente. En mayo de 2018, Maduro fue reelegido para un segundo mandato de seis años en elecciones que fueron consideradas por una amplia gama de gobiernos y observadores internacionales como defectuosas e ilegítimas, ya que se programó de manera acelerada para aprovechar a Maduro y a la mayoría de los principales partidos de oposición y los candidatos fueron excluidos de la participación. El 23 de enero de 2019, el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, tildó de «usurpador» a Maduro y se declaró presidente interino. Su justificación se basó en fundamentos constitucionales; De acuerdo con la constitución de Venezuela, si la presidencia está vacante (lo que Guaidó argumenta en este caso es porque Maduro asumió el cargo de manera ilegítima), el jefe de la Asamblea Nacional se convierte en presidente interino.

Desde la declaración de Guaidó, cientos de miles de venezolanos han salido a las calles para marchar en oposición pacífica al régimen de Maduro. De febrero de 2018 a febrero de 2019, hubo un aumento del 260% en las protestas, con un promedio de 57 protestas por día. Un total de 54 países, desde Estados Unidos y Canadá hasta una mayoría en América Latina y casi todos los países de la Unión Europea (UE), han reconocido a Juan Guaidó como el líder interino legítimo de Venezuela. Además, Estados Unidos ha impuesto nuevas sanciones que prohíben a las empresas estadounidenses interactuar con la compañía petrolera estatal de Venezuela, lo que resultará en pérdidas financieras para el gobierno de Maduro por miles de millones de dólares. Si bien los altos mandos militares, a los que se les han otorgado altos cargos y tienen acceso a privilegios económicos, continúan apoyando a Maduro, hay indicios de que la lealtad de las bases puede estar disminuyendo. Muchos han huido a países como Colombia y Perú, algunos han desobedecido las órdenes de detener la marcha de los manifestantes, y la creación de fuerzas externas al estilo de las pandillas (colectivos) para reprimir a la oposición puede ser un indicio de fisuras dentro del ejército. Sin embargo, un intento de llevar a cabo un golpe de estado el 30 de abril de 2019 fracasó debido al apoyo insuficiente de los militares. Además, Maduro sigue recibiendo el apoyo de ciertos miembros de la comunidad internacional, como Cuba, Rusia, China y Turquía, que sostienen que Maduro es el líder legítimo de Venezuela.

Venezuela se encuentra en una encrucijada crítica. Por primera vez en décadas, un líder elegido democráticamente está en condiciones de poner fin al régimen criminal que ha paralizado a Venezuela. Las recomendaciones para que la administración estadounidense apoye el regreso de Venezuela a la democracia incluyen:

  • Continuar trabajando de manera bipartidista con la comunidad internacional y los activistas democráticos de Venezuela para apoyar la transición democrática de Venezuela, específicamente los esfuerzos de Guaidó para obligar a Maduro a renunciar y crear un gobierno de transición hasta que se lleven a cabo elecciones libres y justas.
  • Continuar y fortalecer las sanciones económicas dirigidas contra Maduro y su círculo íntimo, incluidas las prohibiciones de viaje, contra aquellas personas que han cometido abusos contra los derechos humanos y otros delitos, como el tráfico de drogas, la corrupción y la destrucción de instituciones democráticas.
  • Aumento de la presión económica internacional sobre Venezuela ahogando los ingresos de las ventas de petróleo.
  • Considerar imponer sanciones a los comerciantes internacionales de oro y a las refinerías y empresas que controlan que compren oro, lo que beneficia al régimen de Maduro.
  • Alentar a los líderes militares venezolanos a defender a los funcionarios elegidos legítima y democráticamente, a saber, el presidente interino Juan Guaidó y su gobierno.
  • Manteniendo una fuerte alianza internacional con organismos multilaterales como el Grupo de Lima, una coalición de más de una decena de países latinoamericanos organizada en 2017 para poner fin a la crisis en Venezuela, el Grupo de Contacto Internacional, integrado por varios estados de la UE y de América Latina, el G-7 y la Unión Europea, y alentándolos a presionar a Maduro para que renuncie a fin de que haya una transición democrática pacífica.
  • Reconociendo a la Asamblea Nacional como el único organismo nacional legítimamente electo en Venezuela.
  • En coordinación con los esfuerzos regionales y las partes neutrales, brindar asistencia humanitaria al pueblo venezolano en la medida de lo posible a pesar de los esfuerzos del régimen de Maduro para prohibir la entrada de ayuda al país.
  • Asegurar que los venezolanos exiliados en los Estados Unidos reciban el Estatus de Protección Temporal.
  • Preparándose para el día en que Maduro deje el cargo mediante el desarrollo de un plan para poner fin a las sanciones y la transición al apoyo a Venezuela, trabajando con la comunidad internacional para brindar asistencia financiera y humanitaria lo más rápido posible.
  • Iniciar ejercicios de mesa conjuntos e interinstitucionales para mejorar la coordinación del gobierno de los Estados Unidos para las complejas operaciones que acompañarán a la transición venezolana.
  • Alentando a la comunidad internacional a dejar en claro sus preocupaciones a los países que continúan apoyando a Maduro, como Cuba, Rusia, China y Turquía.

 

* El Grupo de Trabajo Democracia y Derechos Humanos es una iniciativa no partidista que reúne a expertos académicos y de grupos de expertos y profesionales de ONG y administraciones demócratas y republicanas anteriores, que busca elevar la importancia de la democracia y las cuestiones de derechos humanos en la política exterior de Estados Unidos. Es convocado por el Instituto McCain de Liderazgo Internacional de la Universidad Estatal de Arizona. Las opiniones expresadas aquí no representan necesariamente las posiciones de los miembros individuales del grupo o de sus organizaciones.

Publish Date
mayo 20, 2019
Type
Share
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin