Enfrentando la recesión democrática

POR EL GRUPO DE TRABAJO DE DEMOCRACIA Y DERECHOS HUMANOS *

INTRODUCCIÓN

¿Por qué debería importarle a Estados Unidos el estado de la democracia en todo el mundo? Las naciones libres son socios económicamente más exitosos, estables y confiables, y las sociedades democráticas tienen menos probabilidades de producir terroristas, crear incentivos para la emigración masiva, proliferar armas de destrucción masiva o participar en agresiones y guerras. Esto significa que el avance de la democracia beneficia no solo a Estados Unidos, sino que refuerza la estabilidad y la paz en todo el mundo. El hecho de que la democracia se encuentre bajo presión en muchas partes del mundo, incluidos nuestros aliados, significa que la Administración debe afrontar este momento con liderazgo y determinación. Estados Unidos es más seguro y más próspero en un mundo más democrático y debe tomar la iniciativa, como lo ha hecho durante décadas, en el avance de esta causa, no imponiendo nuestros valores y nuestro sistema a otros, sino apoyando a las fuerzas indígenas de todo el mundo que buscan un mejor desarrollo. futuro democrático para sus países y en sus propias formas únicas. De hecho, la historia ha demostrado que invertir en otros países durante la transición, tanto económica como políticamente, puede generar dividendos extraordinarios, como fue el caso del Plan Marshall después de la Segunda Guerra Mundial y de Corea del Sur, ahora uno de los más importantes de Estados Unidos. socios comerciales – después de la Guerra de Corea. Estados Unidos debe seguir comprometido en la lucha por la democracia como líder mundial, no solo por razones morales, sino también por razones de seguridad nacional.

La libertad en todo el mundo se enfrenta a serios desafíos, tanto externos como internos. Los regímenes autoritarios como Rusia y China no solo continúan con sus prácticas represivas internamente; también están exportando sus modelos tóxicos a otros países y promocionándolos como un modelo alternativo. Los actores no estatales que participan en tácticas violentas y terrorismo también representan una amenaza para nuestra forma de vida. Internamente, varios países democráticos o en transición están experimentando disturbios como resultado del aumento del populismo, la migración masiva, las oportunidades económicas limitadas y la desilusión con los gobiernos electos. Desafortunadamente, la narrativa común en Washington es que Estados Unidos realmente no puede hacer una diferencia para apoyar la democracia a nivel mundial dada la recesión democrática actual. Este documento proporciona algunos ejemplos para contrarrestar esta narrativa y ofrece algunos casos cruciales de aperturas democráticas recientes que representan lugares críticos para compromiso.

En los últimos años, una mala noticia generalizada ha sido el informe anual Freedom in the World de Freedom House. La edición de este año se titula «Democracia en crisis» y señala que 2017 fue el duodécimo año consecutivo en el que ha habido una disminución de la libertad global. Si bien 71 países mostraron una disminución neta de las libertades políticas y civiles, solo 35 demostraron avances. Algunos de los países que declinaron, como Hungría, Polonia y Turquía, son los más preocupantes, ya que representan un retroceso en las prácticas y principios democráticos después de ser ejemplos positivos de democracia y libertad durante muchos años antes. Incluso las democracias más antiguas se enfrentan a desafíos, desde luchas económicas hasta la migración y los movimientos populistas que dificultan la búsqueda de un terreno común para la reforma.

Sin embargo, a pesar del declive de la libertad global que ha seguido Freedom House, todavía hay 88 países calificados como «libres» en 2018 en comparación con 44 países «libres» en 1973. Según el informe de 2017 de International IDEA titulado, El estado global de la democracia: exploración de la resiliencia de la democracia , desde 1975 ha habido un amplio progreso global en todos los aspectos de la democracia, pero ese progreso se ha estancado desde mediados de la década de 1990. Si bien ha habido altibajos en países individuales, sin embargo, «no hay tendencias generales de progreso o declive, [which] significa firmeza democrática en los niveles más altos de la historia mundial «. Además, el informe de IDEA encuentra que el número de democracias electorales ha aumentado desde 1975, de 46 a 132 en 2016, y que la mayoría de las que se establecieron después de 1975 todavía existen y casi no se ha revertido entre las democracias establecidas. En las encuestas de opinión pública en países de todo el mundo, la gente elige abrumadoramente la democracia como la mejor forma de gobierno.

Establecer un sistema democrático de gobierno es un esfuerzo a largo plazo que requiere un compromiso y apoyo sostenidos. Al mismo tiempo, cuando se llevan a cabo elecciones críticas, o se está considerando reformar la legislación en el parlamento, también es importante brindar el asesoramiento y la creación de capacidad necesarios en ese momento para permitir que se lleven a cabo procesos transparentes y responsables. El apoyo de Estados Unidos a tales fuerzas puede, en algunos casos, marcar una gran diferencia. En este momento de profunda preocupación por el estado de la democracia global, es aún más importante no retroceder ni rendirse. Una encuesta nacional de 2018 encargada conjuntamente por Freedom House, el Instituto George W. Bush y el Centro Penn Biden para la Diplomacia y el Compromiso Global, llamada Proyecto Democracia, encontró que los estadounidenses sienten de manera abrumadora que es fundamental mantenerse comprometidos. Una mayoría del 91 por ciento cree que «tenemos la obligación moral de hablar y hacer lo que podamos cuando las personas son víctimas de genocidio, violencia y abusos graves a los derechos humanos». Además, una mayoría del 84 por ciento cree que «cuando otros países se vuelven democráticos, contribuye a nuestro propio bienestar».

A continuación se presentan dos conjuntos importantes de casos: primero, algunos ejemplos de países que están manteniendo transiciones democráticas gracias al apoyo significativo de Estados Unidos y otros actores occidentales; y, en segundo lugar, algunos ejemplos recientes de países que se oponen a la recesión democrática y obtienen avances democráticos o experimentan aperturas políticas notables.

TRANSICIONES DEMOCRÁTICAS NOTABLES

Los siguientes países son ejemplos de lugares donde se ha logrado un progreso democrático notable en las últimas décadas y donde el apoyo de Estados Unidos y otros países occidentales a la democratización ha jugado un papel importante. Sin embargo, la participación continua sigue siendo importante, especialmente en aquellos países, como Túnez, donde la democracia aún no está completamente consolidada.

cable
AUNQUE MEDELLÍN, COLOMBIA FUE CONOCIDA DURANTE LOS AÑOS 80 Y 90 COMO UNA DE LAS CIUDADES MÁS PELIGROSAS DEL MUNDO, LA RÁPIDA TRANSFORMACIÓN DE LA CIUDAD ES AHORA CONSIDERADA UN MODELO.

COLOMBIA

Hace veinte años, la democracia de Colombia se deslizaba hacia el colapso, producto de la debilidad de las instituciones, la insurgencia, el crimen organizado y el narcotráfico. Hoy, Colombia acaba de completar una vigorosa campaña electoral en la que los temas principales ya no eran la anarquía y la incapacidad de gobernar grandes franjas del país, sino la economía, la corrupción y la implementación del acuerdo de paz concluido con el grupo guerrillero más grande del país. El cambio de rumbo de Colombia se aseguró mediante el apoyo sostenido y el compromiso de Estados Unidos proporcionado a través del “Plan Colombia” y la voluntad política de los sucesivos gobiernos y líderes políticos colombianos produjo este cambio de rumbo. Aprobado por el Congreso de los Estados Unidos en 2000 con apoyo bipartidista, el “Plan Colombia” es una abreviatura de la cooperación estadounidense de amplio alcance para ayudar en la lucha contra las drogas, la violencia guerrillera y problemas institucionales y sociales relacionados.

La asistencia a la democracia fue un componente pequeño pero crítico de este apoyo, incluido el fortalecimiento institucional dentro del gobierno central, la legislatura, los partidos políticos, los gobiernos locales y las organizaciones de la sociedad civil. Ciertamente, Colombia enfrenta continuos desafíos de seguridad y gobernabilidad, incluyendo aumentos en la producción de drogas, narcotráfico, polarización política y dificultades en la implementación del controvertido acuerdo de paz. Sin embargo, las instituciones democráticas del país están demostrando ser capaces de manejar tales tensiones y a medida que su economía ha crecido y las instituciones democráticas del país se vuelven más efectivas, las necesidades de apoyo externo han disminuido considerablemente.

GHANA

Desde 1992, Ghana ha experimentado múltiples transferencias de poder pacíficas, incluso después de su séptima elección nacional en diciembre de 2016. Desafiar una narrativa cansada de guerra, hambruna y pobreza en África, Ghana y varias otras naciones de la región ha demostrado con éxito que los dictadores y los estados de partido único no son la clave para la estabilidad o el éxito económico. Ghana disfruta de unos medios de comunicación fuertes e independientes, una sociedad civil dinámica y un sector privado saludable que ha estado creciendo durante décadas. Su transición democrática se nutrió del apoyo internacional en la década de 1990 y principios de la de 2000, y la asistencia a la democracia de Estados Unidos y otros lugares ha desempeñado un papel fundamental para garantizar que se sigan celebrando elecciones creíbles y transparentes. La preservación de estos logros requerirá una distribución más equitativa de las ganancias del progreso económico del país durante los próximos años y un compromiso con las instituciones democráticas que todos los ghaneses han llegado a esperar.

INDONESIA

Después de la caída del general Suharto en 1998 al final de 30 años de gobierno militar, Indonesia adoptó una nueva constitución democrática con disposiciones para un gobierno descentralizado, una prensa libre y libertad de expresión, y la destitución de los militares de su papel formal en el gobierno. . Las primeras elecciones democráticas en décadas se celebraron en 1999 y finalizó la participación directa de los militares en la legislatura; en 2004 se produjo la primera elección directa del presidente. El progreso democrático se vio empañado por la violencia en Timor Oriental y ciertamente se tomaron medidas duras en las otras provincias que amenazaban con separarse. Sin embargo, la transición no se descarriló; el país de mayoría musulmana más grande del mundo se encaminó hacia la democracia. Las relaciones estratégicas y económicas entre Estados Unidos e Indonesia benefician a ambos países, particularmente para contrarrestar una China en ascenso y el extremismo en el sudeste asiático.

Hay varias razones del éxito de Indonesia. El movimiento Reformasi, que pedía el fin del régimen militar, adoptó los valores democráticos desde el principio. Organizaciones islámicas clave a nivel nacional promovieron las normas democráticas y apoyaron la transición. La comunidad internacional desempeñó un papel fundamental en el lanzamiento de programas que facilitaron la transición en áreas como la gobernanza, los derechos humanos, el fortalecimiento parlamentario, la creación de capacidad de la sociedad civil y la reforma constitucional. Indonesia aún enfrenta desafíos en áreas como la violencia extremista, las tensiones separatistas y la erosión de la libertad de religión y creencias. Sin embargo, la supervivencia del proceso democrático de Indonesia atestigua el compromiso del pueblo indonesio que ha luchado por garantizar un futuro democrático para todos los indonesios.

MACEDONIA

En una región marcada por la violencia interétnica, Macedonia se separó pacíficamente de Yugoslavia en 1991, aunque ha tenido algunos obstáculos en su camino para convertirse en una democracia estable. En 2001, el conflicto armado entre Macedonia y Albania requirió la intervención de Estados Unidos y Europa. Más recientemente, en 2015, se produjo una crisis política de un año después de que se supo la noticia de un programa de vigilancia y escuchas telefónicas patrocinado por el gobierno. Esta crisis solo se resolvió a través de la mediación de Estados Unidos y Bruselas, lo que llevó a elecciones democráticas en mayo de 2017 que instalaron un gobierno comprometido con abordar la corrupción endémica y otros abusos sistémicos, además de reorientar su atención hacia la integración euroatlántica. Desde que se independizó, Macedonia ha recibido un apoyo constante de la comunidad internacional, que ha tenido una presencia duradera en el país y ha brindado asistencia técnica y capacitación en su transición a la democracia.

TÚNEZ

Después de desencadenar la Primavera Árabe en 2011, Túnez sigue siendo el único país «libre» del mundo árabe, según las calificaciones de Freedom House. Desde entonces ha sido un reformador bastante consistente, habiendo celebrado cuatro elecciones exitosas, una asamblea constituyente y un proceso de desarrollo constitucional inclusivo y ampliamente elogiado. También persigue la descentralización después de celebrar sus primeras elecciones municipales el 6 de mayo de 2018. A lo largo de este período de transición, los Estados Unidos y los europeos han brindado apoyo para las elecciones, el desarrollo de los partidos políticos y la sociedad civil, y la redacción de la constitución y la legislación. Sin embargo, es fundamental no alejarse demasiado pronto. Persisten las frustraciones económicas, así como la corrupción endémica, y los miembros del antiguo régimen continúan tratando de impulsar su agenda a través del proceso legislativo. Para que se mantengan los logros democráticos de Túnez, la comunidad internacional debe seguir participando y comprometida.

UCRANIA

Si bien Ucrania se independizó en 1991 después de la desintegración de la Unión Soviética, se necesitaron dos revoluciones (la primera en 2004 y la segunda en 2014) para que Ucrania realmente progresara hacia la reforma económica, la privatización y la protección de las libertades civiles. No ha sido una transición fácil. La invasión y anexión de la península de Crimea por parte de Rusia y su continua agresión militar en Donetsk y Lugansk plantean los mayores obstáculos, mientras que la corrupción es otro enorme desafío para el avance del país. A pesar de estos desafíos, Ucrania ha llevado a cabo reformas significativas y ha establecido numerosas instituciones democráticas creíbles con el apoyo de Estados Unidos y otros actores públicos y privados occidentales. Para mantener el impulso, los reformadores ucranianos necesitarán un apoyo internacional considerable para fortalecer los órganos anticorrupción y celebrar elecciones transparentes y creíbles, tanto parlamentarias como presidenciales, en 2019.

 

GANANCIAS O APERTURAS DEMOCRÁTICAS RECIENTES

Contrariamente a la narrativa reciente de pesimismo democrático, varios países han logrado importantes avances democráticos o han experimentado aperturas democráticas en los últimos años. Estos casos representan oportunidades cruciales para que Estados Unidos y otros actores prodemocráticos brinden apoyo diplomático y asistencia a la democracia para ayudar a preservar los logros actuales y sostener el progreso en el futuro.

demostración_republica
LOS MANIFESTANTES SE REUNEN EN LA PLAZA DE LA REPÚBLICA EN LA CAPITAL DE ARMENIA YEREVAN EN RESPUESTA A LAS NOTICIAS DE QUE EL PRESIDENTE DEL PAÍS, QUE HABÍA SERVIDO EL MÁXIMO DOS TÉRMINOS, PLANEÓ CONVERTIRSE EN PRIMER MINISTRO. MÁS TARDE SE RETIRÓ

ARMENIA

El 13 de abril de 2018, después de que Serzh Sargsyan fuera nombrado primer ministro por el partido gobernante, a pesar de las promesas de dimitir después de que terminaron sus dos mandatos de cinco años como presidente, se produjeron protestas callejeras masivas contra lo que la gente consideraba un gobierno corrupto y autoritario. Sargsyan renunció el 23 de abril y el líder de la oposición Nikol Pashinyan fue elegido primer ministro el 8 de mayo. Se espera que se celebren elecciones parlamentarias el próximo año. Esta transición electoral crea la oportunidad de un mayor pluralismo y de erradicar la corrupción sistémica.

ECUADOR

La elección del exvicepresidente Lenin Moreno como presidente en abril de 2017 trajo consigo importantes aperturas y reformas que se alejaron del gobierno generalmente represivo de su predecesor, Rafael Correa. El presidente Moreno ha reducido la presión sobre los medios, ha comenzado a interactuar con la sociedad civil y representantes de la oposición y ha propuesto la restauración de los límites de mandato, entre otras iniciativas. Como parte de una ofensiva contra la corrupción, su propio vicepresidente fue declarado culpable de “asociación ilícita” y recibió una sentencia de prisión de seis años en diciembre pasado en un caso que involucraba a una empresa constructora brasileña.

LA GAMBIA

Las elecciones presidenciales de 2016 llevaron al poder al candidato de la oposición Adama Barrow después de más de dos décadas de gobierno despótico del presidente Yahya Jammeh. Jammeh dejó el cargo solo después de que la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) envió tropas para supervisar una transferencia pacífica del poder. En abril de 2017 se celebraron elecciones legislativas competitivas y desde entonces han regresado periodistas y activistas exiliados, se ha liberado a los presos políticos, los ministros del gobierno han declarado sus bienes a un defensor del pueblo y se ha iniciado la reforma del sector de los medios.

LIBERIA
Diezmada por la guerra civil entre 1989 y 2003, Liberia ha dado pasos sólidos hacia el fortalecimiento de su democracia, incluida la celebración de tres elecciones nacionales generalmente consideradas libres y justas. El apoyo significativo de USAID, la Unión Europea y otros ayudó a sacar a la nación del borde de una economía diezmada. La ex presidenta Ellen Johnson Sirleaf, quien ocupó el cargo desde 2006 hasta principios de 2018, fue la primera mujer líder elegida en África y se la consideró un modelo de buen gobierno. Si bien el actual presidente George Weah, ex estrella del fútbol, enfrenta desafíos importantes, incluida la inflación y la corrupción, el país tiene motivos para la esperanza: las fuerzas de paz de la ONU se retiraron esta primavera, concluyendo que su misión de 15 años fue un éxito.

MALASIA

El 9 de mayo de 2018, la coalición de oposición, encabezada por Mahathir Mohamad, obtuvo una victoria sorpresa sobre la coalición gobernante del primer ministro Najib Razak, poniendo fin a seis décadas de su gobierno. Como parte de una investigación de corrupción que siguió, el gobernador del banco central, el fiscal general y el jefe anti-sobornos han dimitido. Aunque no sin complicaciones, estos desarrollos potencialmente marcan un gran punto de inflexión para el futuro democrático de Malasia.

NIGERIA

Las elecciones generales de 2015 marcaron la primera derrota electoral y transferencia de poder de un partido gobernante en el poder en los 57 años de historia de Nigeria. Antes de estas elecciones, existía una preocupación generalizada de que la reñida contienda política conduciría a la violencia electoral en todo el país. Sin embargo, las elecciones se desarrollaron en relativa paz, con menos incidentes violentos que en elecciones anteriores. La ausencia de violencia electoral generalizada se ha atribuido en gran medida a los amplios esfuerzos preventivos realizados por la comisión electoral de Nigeria, grupos de la sociedad civil y donantes internacionales. Los socios internacionales apoyaron las reformas de la administración electoral, los mecanismos de alerta temprana y los mensajes de paz, y participaron en una diplomacia coordinada para instar a los principales candidatos a pedir la paz. Si bien el presidente Muhammadu Buhari fue elegido con promesas de reducir la corrupción, abordar la inseguridad y asumir otras iniciativas políticas, el país ha experimentado un aumento de la violencia antes de las elecciones presidenciales de 2019, los derechos humanos son violados constantemente por grupos militantes y servicios de seguridad, y la corrupción sigue siendo un desafío endémico.

*****

Dos países que han soportado décadas de dictadura y represión pero que ahora muestran signos de estar potencialmente abiertos a reformas son Etiopía y Uzbekistán. El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, elegido en abril de 2018, ha tomado numerosas medidas radicales para reformar su país y restaurar la confianza pública. Además de liberar a miles de presos políticos, anunciar planes para liberalizar la economía, invitar a los líderes políticos exiliados a regresar a casa e iniciar importantes reformas institucionales en los sectores de seguridad y justicia, ha calificado de la democracia multipartidista como la única opción de Etiopía. Este mes, Etiopía y Eritrea normalizaron las relaciones, poniendo fin a décadas de amargo conflicto.

En Uzbekistán, la muerte en 2016 del dictador Islam Karimov abrió la puerta a un nuevo liderazgo. El presidente Shavkat Mirziyoyev ha comenzado a tomar medidas modestas para aliviar la represión, incluida la liberación de algunos prisioneros políticos prominentes, demostrando su voluntad de comprometerse con la sociedad civil e invitando a Human Rights Watch, cuya oficina fue cerrada en 2011, a enviar un equipo a Uzbekistán. reunirse con miembros del gobierno y de la sociedad civil. Si bien queda un largo camino por recorrer, este podría ser el comienzo de un movimiento hacia el pluralismo y la competencia política, y Estados Unidos y la comunidad internacional deberían apoyar esos esfuerzos.

Si bien, en última instancia, el establecimiento de la democracia depende de la voluntad de la gente de un país, el apoyo de los Estados Unidos y otros actores prodemocracia suele ser clave para mantener y fortalecer esos esfuerzos. Con este apoyo, los desafíos actuales a la libertad se pueden enfrentar y revertir, haciendo del mundo un lugar más próspero y seguro.

 

* El Grupo de Trabajo Democracia y Derechos Humanos es una iniciativa no partidista que reúne a expertos académicos y de grupos de expertos y profesionales de ONG y administraciones demócratas y republicanas anteriores, que busca elevar la importancia de la democracia y las cuestiones de derechos humanos en la política exterior de Estados Unidos. Es convocado por el Instituto McCain de Liderazgo Internacional de la Universidad Estatal de Arizona. Las opiniones expresadas aquí no representan necesariamente las posiciones de los miembros individuales del grupo o de sus organizaciones.

Publish Date
abril 20, 2021
Type
Share
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin