Grupo de trabajo: El avance de la libertad promueve los intereses de EE. UU.

POR EL GRUPO DE TRABAJO DE DEMOCRACIA Y DERECHOS HUMANOS *

Durante décadas, Estados Unidos ha apoyado la democracia y los derechos humanos en todo el mundo por las siguientes razones:

  • Estados Unidos se fundó sobre los principios de la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad, y los estadounidenses creen que todas las personas deben disfrutar de estos derechos.
  • Estados Unidos es más seguro y próspero en un mundo más democrático y debe tomar la iniciativa en el avance de esta causa.
  • Las naciones libres son socios económicamente más exitosos, estables y confiables, y las sociedades democráticas tienen menos probabilidades de producir terroristas, proliferar armas de destrucción masiva o participar en agresiones y guerras. Esto significa que el avance de la democracia beneficia no solo a Estados Unidos, sino al orden y la paz en todo el mundo.
  • Los principales problemas que enfrentamos en el mundo provienen de regímenes autoritarios (y actores no estatales) que buscan frenar el avance de la democracia y la ven como una amenaza para su propio control / toma del poder.
  • Los defensores de la democracia y los defensores de los derechos humanos buscan en Estados Unidos liderazgo y apoyo moral, financiero y político, lo que hace que el liderazgo estadounidense sea indispensable. Callar o rebajar el perfil de estos temas abandona a personas que, en muchos casos, sacrifican su libertad y su vida luchando por una sociedad más democrática.
  • La forma en que un régimen trata a su propio pueblo es a menudo indicativo de cómo se comportará en la política exterior, consiguiendo así que un gobierno respete los valores universales y promueva el desarrollo democrático que promueve la causa de la libertad.
  • Si tuviera la opción, la mayoría de la gente en todo el mundo elegiría vivir en sociedades libres. Según la Encuesta Mundial de Valores más reciente, más del 82% de los encuestados cree que tener un sistema de gobierno democrático es algo bueno.

El entorno para la democracia y los derechos humanos, tanto como ideas como para las personas y grupos en el frente que luchan por lograrlos, se ha vuelto más desafiante debido a la agitación en la región MENA, así como a las crisis económicas que han dejado a muchas democracias enfocadas hacia adentro. Los jóvenes se sienten privados de sus derechos y carecen de oportunidades económicas. Los ciudadanos de muchos países sienten que sufren una falta de dignidad, justicia y respeto. Como resultado, las fuerzas antidemocráticas están mucho más empoderadas y envalentonadas hoy que en cualquier otro momento desde la Guerra Fría. El resurgimiento de Rusia, Irán, China, la expansión de ISIS y las secuelas de los movimientos en el mundo árabe han creado múltiples desafíos globales a los esfuerzos de los activistas por la democracia y los derechos humanos. Asimismo, la actual era de la información instantánea, que ha proporcionado nuevos medios para ayudar a estos activistas, también ha permitido que prosperen los antidemocráticos. Este es un espacio en disputa; por lo tanto, es importante dejar en claro que Estados Unidos apoya firmemente a quienes buscan construir sociedades democráticas que permitan que las personas vivan en libertad, conduzcan a un mayor éxito económico, protejan mejor los derechos de propiedad intelectual y brinden un entorno de inversión más estable.

En el complejo entorno actual, es necesario un esfuerzo renovado y más moderno para apoyar la democracia. Necesitamos elevar la promoción de la democracia y los derechos humanos a un lugar destacado en la agenda de la política exterior estadounidense apoyando a las fuerzas indígenas y ayudando a crear un espacio para que trabajen dentro de su propio país. Debemos buscar promover los valores universales – las libertades de expresión, reunión, asociación y religión – sin intentar imponer el modelo estadounidense en otros países o con el cañón de un arma. Necesitamos asociarnos con otras democracias, tanto las que tienen una historia de libertad como las que han hecho una transición más reciente, para fortalecer los esfuerzos por difundir estos valores universales. Esto implica apoyar:

  • Estado de derecho y rendición de cuentas,
  • Separación de poderes, poder judicial independiente y controles y equilibrios,
  • Elecciones libres, justas y competitivas y desarrollo de partidos políticos,
  • Respeto por los derechos de la mujer,
  • Un medio de comunicación diverso e independiente, incluida la libertad de Internet,
  • Una sociedad civil vibrante,
  • Gobernanza democrática e instituciones representativas y funcionales,
  • Respeto y tolerancia a los grupos minoritarios y a la libertad religiosa, y
  • Protección de los derechos de propiedad.

Promover estos valores universales implica capacitar, desarrollar capacidades, ayudar a establecer sistemas de gobernabilidad democrática y fomentar el diálogo, tanto en los países que luchan por establecer la democracia como en los que están liderados por opositores a la democracia. Los países que adoptan y siguen estos elementos básicos del desarrollo democrático son mejores aliados de Estados Unidos y mejores ciudadanos del mundo. Los regímenes autoritarios, por el contrario, por su propia naturaleza plantean un desafío a nuestra forma de vida y a nuestra seguridad, así como a la seguridad de los demás.

Sin embargo, apoyar a las fuerzas democráticas es solo una parte de la ecuación, aunque es una gran parte. También debemos hacer frente al desafío autoritario imponiendo consecuencias a los involucrados en graves abusos contra los derechos humanos. A menos que los líderes autoritarios incurran en costos por sus acciones antidemocráticas, no verán ninguna razón para cambiar su comportamiento. El gobierno de los Estados Unidos tiene muchas herramientas a su disposición tanto para ayudar a quienes luchan por la libertad como para presionar a las fuerzas antidemocráticas para que cambien su comportamiento. Estas herramientas existen en muchas áreas de la política exterior de Estados Unidos, desde herramientas diplomáticas y asistencia militar hasta acuerdos comerciales y asociaciones económicas. En la medida de lo posible, estas herramientas deben aprovecharse de manera coordinada con democracias afines para apoyar a quienes luchan por un cambio democrático en países de todo el mundo.

* El Grupo de Trabajo Democracia y Derechos Humanos es una iniciativa no partidista que reúne a expertos académicos y de grupos de expertos y profesionales de ONG y administraciones demócratas y republicanas anteriores, que busca elevar la importancia de la democracia y las cuestiones de derechos humanos en la política exterior de Estados Unidos. Es convocado por el Instituto McCain de Liderazgo Internacional de la Universidad Estatal de Arizona. Las opiniones expresadas aquí no representan necesariamente las posiciones de los miembros individuales del grupo o de sus organizaciones.

Publish Date
abril 20, 2021
Type
Share
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin