Justicia Internacional y Corte Penal Internacional

INFORME

En los veinticinco años transcurridos desde que Estados Unidos lideró los esfuerzos para establecer tribunales internacionales de crímenes de guerra para la ex Yugoslavia y Ruanda, dando origen a la era moderna de la justicia penal internacional, el marco de la justicia penal mundial se ha vuelto mucho más sólido. En este período de tiempo, se han creado varios tribunales internacionales, híbridos (mixtos internacionales / nacionales) y nacionales especializados para responsabilizar a los autores de atrocidades masivas. Sin embargo, en la actualidad, la Corte Penal Internacional (CPI) es el único tribunal penal plenamente internacionalizado, y con 123 estados miembros que son partes del tratado que lo creó, es poco probable que se creen tribunales adicionales totalmente internacionalizados en el futuro previsible. futuro. Como resultado, la CPI desempeña un papel fundamental en la administración de justicia en aquellas situaciones en las que los enfoques nacionales o híbridos no son viables. Estados Unidos llegó a reconocer esto cuando intentó responder a las atrocidades masivas en Darfur y Libia, apoyando finalmente las remisiones del Consejo de Seguridad de la ONU de esas situaciones a la CPI. Estados Unidos apoyó de manera similar una remisión de la situación de Siria a la Corte, pero Rusia y China vetaron una resolución del Consejo de Seguridad que lo habría hecho. Para estas situaciones más atroces, la CPI ha sido vista como la única opción para buscar una responsabilidad genuina y su posible papel en una variedad de contextos ha servido para promover la justicia como un objetivo clave en los debates políticos. La CPI también ha llevado a cabo investigaciones o enjuiciamientos en varios otros casos, abordando atrocidades masivas cometidas en conflictos en lugares como la República Democrática del Congo, Uganda (Ejército de Resistencia del Señor), Costa de Marfil y la República Centroafricana. La Corte también ha desempeñado un papel importante en la promoción de la rendición de cuentas nacional en países como Colombia, donde la CPI ha ayudado a catalizar los esfuerzos nacionales para abordar los crímenes atroces y promover la justicia transicional.

Cabe señalar que la CPI no está exenta de fallas. Ha sido muy costoso (su presupuesto hasta la fecha ha sido de aproximadamente $ 1.5 mil millones) y ha sido criticado por el bajo número de condenas que ha podido conseguir desde sus inicios. Si bien el progreso en algunos casos se ha visto obstaculizado por la falta de cooperación estatal en las detenciones, los funcionarios judiciales deben extraer lecciones para mejorar la eficiencia y eficacia de los procedimientos. La CPI también ha sido criticada por su falta de responsabilidad institucional interna, su percepción de sesgo político y, en particular por algunos líderes de África, por ser un instrumento del neocolonialismo occidental. Los críticos en los Estados Unidos se han quejado con frecuencia de la falta de controles y equilibrios adecuados sobre el Fiscal de la CPI y han expresado su preocupación de que los prejuicios contra Estados Unidos (e Israel) puedan conducir a enjuiciamientos de sus ciudadanos por motivos políticos. Estos debates sobre la CPI y el papel de Estados Unidos en ella no son nuevos; han estado en curso desde la creación de la Corte en 1998. Sin embargo, es muy poco probable que cualquier administración estadounidense coopere con cualquier esfuerzo de la CPI para investigar o enjuiciar a ciudadanos estadounidenses.

En principio, la CPI está destinada a servir como una institución de justicia de último recurso; es decir, en situaciones en las que los acusados de delitos no son investigados o procesados por las autoridades nacionales porque el estado en el que se cometieron los delitos y / o el estado de su ciudadanía no tiene la capacidad o la voluntad política para hacerlo. Por lo tanto, ningún caso sería «admisible» ante la CPI si el asunto en cuestión ha sido investigado o procesado de manera genuina dentro del proceso judicial interno en los EE. UU. Una investigación de la CPI, ya que el fiscal de la CPI está actualmente buscando la autorización de los jueces de la corte. perseguir, en las acusaciones de abuso de detenidos por personas estadounidenses en Afganistán, junto con el supuesto abuso cometido por las fuerzas afganas y los talibanes, tendría que basarse en las conclusiones de que Estados Unidos no investigó adecuadamente o procesó esas acusaciones de buena fe.

La relación de Estados Unidos con la CPI, durante el período desde 1998, ha variado desde la cooperación caso por caso hasta el escepticismo respetuoso y la hostilidad abierta. La administración Clinton participó activamente en las negociaciones para crear la CPI y, a pesar de las dudas sobre la forma final del Tratado de Roma (que establece la CPI), lo firmó a fines de 2000. La Administración de George W. Bush se opuso activamente a la Corte durante su primer mandato, pero adoptó un enfoque mucho más pragmático, e incluso de apoyo, hacia la Corte durante su segundo mandato. La administración Obama continuó en esta dirección e institucionalizó aún más la cooperación con la CPI caso por caso, de conformidad con las leyes y los intereses de Estados Unidos. La Administración Trump no ha dado ningún paso concreto hacia la CPI, pero ha anunciado su intención de oponerse activamente a la Corte en caso de que avance con las investigaciones en Afganistán y / o Israel / Palestina.

A pesar de los altibajos de su relación con la CPI en los últimos años, Estados Unidos, a partir de la década de 1860, cuando dio instrucciones a sus soldados sobre la conducta adecuada durante la guerra, siempre ha estado a la vanguardia de los esfuerzos para proteger a los civiles y promover la rendición de cuentas de quienes han violado las leyes de la guerra. Estados Unidos ha sido un líder mundial en la lucha contra la impunidad a través de su apoyo a los Convenios de La Haya y Ginebra y en sus esfuerzos por establecer tribunales de crímenes de guerra como los de Nuremberg y Tokio, creados después de la Segunda Guerra Mundial; los tribunales de Yugoslavia y Ruanda; los tribunales híbridos de Sierra Leona, Camboya y Líbano; y una miríada de tribunales de crímenes de guerra nacionales. El ejército de los Estados Unidos ha apoyado tradicionalmente la aplicación de la ley humanitaria internacional porque refuerza la adhesión de los Estados Unidos a las leyes de la guerra y ayuda a proteger a nuestros soldados del abuso y el maltrato en conflictos en el extranjero. Es fundamental que Estados Unidos mantenga su papel de liderazgo e influencia trabajando con instituciones establecidas en estos temas, incluida la CPI, y no repita los errores del pasado.

 

RECOMENDACIONES

Las recomendaciones para la administración y el Congreso de los EE. UU. Sobre cómo trabajar con la CPI incluyen:

  • – Reforzar las disposiciones de la legislación nacional de EE. UU. Para abordar todas las posibles violaciones de los preceptos del derecho internacional humanitario aceptado y garantizar que las autoridades policiales de EE. UU. Lleven a cabo investigaciones exhaustivas cuando se realicen acusaciones creíbles de irregularidades contra ciudadanos estadounidenses.
  • – De acuerdo con el principio rector de complementariedad de la CPI, continuar apoyando iniciativas apropiadas de rendición de cuentas, en forma de tribunales de crímenes de guerra nacionales e híbridos, que puedan abordar casos de atrocidades masivas en lugar o además del papel de la CPI.
  • – Reconocer que la CPI tiene un papel importante que desempeñar como el único tribunal penal plenamente internacional que existe actualmente, ya que probablemente será el único lugar disponible para perseguir la rendición de cuentas por atrocidades masivas en muchas situaciones, un asunto de interés nacional de los Estados Unidos. .
  • – Apoyar, en el Consejo de Seguridad de la ONU, la remisión de situaciones a la CPI cuando sea apropiado en ausencia de otras opciones viables para perseguir la rendición de cuentas por atrocidades masivas, teniendo en cuenta el papel de la corte de llevar ante la justicia a los principales responsables de crímenes graves.
  • – Reconocer que prácticamente todos nuestros aliados más cercanos (Estados miembros de la OTAN y de la UE, Australia, Japón, Corea del Sur) con los que EE. UU. Ha colaborado estrechamente para abordar crímenes atroces masivos en el pasado apoyan firmemente a la CPI, y que la oposición de EE. UU. A ella socava esta coalición vital de países libres y democráticos que se encuentran en una posición única y tienen la voluntad política para prevenir y responder a tales crímenes.
  • – Mantener una relación de trabajo respetuosa con la CPI a fin de comprometerse de manera más eficaz con los aliados y la propia Corte para abordar las preocupaciones de los EE. UU. Sobre las operaciones de la CPI y su legislación vigente, y evitar revertir el desacuerdo y la negativa a cooperar o apoyar una investigación de EE. UU. nacionales en caso de que la CPI proceda con un caso por presuntos crímenes en Afganistán en un asalto más amplio contra la CPI como institución.
  • – Abstenerse de negociar nuevos acuerdos del Artículo 98, ya que esta práctica resultó improductiva en el pasado, sirviendo para reforzar las percepciones globales de la hipocresía estadounidense, creando conflicto con aliados y socavando las relaciones militares con países con los que tenemos intereses importantes.
  • – Rechazar propuestas de medidas punitivas contra personas asociadas con la CPI, incluidos los esfuerzos para sancionar a los jueces, fiscales y otros funcionarios de la CPI o prohibirles ingresar a los EE. UU., Así como las propuestas para tener en cuenta la cooperación con la CPI al tomar decisiones sobre asistencia exterior, como tales acciones serían contraproducentes y servirían para aumentar la tensión con nuestros aliados.
  • – En última instancia, si bien acepta estar en desacuerdo con la CPI cuando se considera que actúa en contra de los intereses de Estados Unidos, participe de manera constructiva con la Corte y apoye sus esfuerzos para investigar y enjuiciar a los perpetradores de las peores atrocidades masivas en todo el mundo en situaciones en las que hacerlo serviría a los intereses de Estados Unidos.

 

* El Grupo de Trabajo Democracia y Derechos Humanos es una iniciativa no partidista que reúne a expertos académicos y de grupos de expertos y profesionales de ONG y administraciones demócratas y republicanas anteriores, que busca elevar la importancia de la democracia y las cuestiones de derechos humanos en la política exterior de Estados Unidos. Es convocado por el Instituto McCain de Liderazgo Internacional de la Universidad Estatal de Arizona. Las opiniones expresadas aquí no representan necesariamente las posiciones de los miembros individuales del grupo o de sus organizaciones.

 

 

Imagen: Foto ONU / Rick Bajornas

 

 

Publish Date
abril 20, 2021
Type
Share
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin