El nuevo primer ministro rumano: ¿empoderamiento de la mujer? ¿O juegos políticos?

vista de la sala del auditorio

IRINA GOTISANIrina Gotisan

10 de febrero de 2018

El 29 de enero, por primera vez en su historia, Rumania eligió a una primera ministra. Aunque la elección de Viorica Dancila puede parecer una simple victoria para la igualdad de género, su elección como primera ministra indica una gran incertidumbre política. Debido a las luchas internas dentro del gobernante Partido Socialdemócrata (PSD), la Sra. Dancila será la tercera Primera Ministra en los últimos siete meses. Los dos primeros ministros anteriores, Mihai Tudose y Sorin Grindeanu dejaron el cargo debido a su animosidad hacia el presidente del PSD, Liviu Dragnea.

El Sr. Dragnea ha sido político durante más de dos décadas y es considerado una de las personas más influyentes en la política rumana. Sin embargo, una condena previa por fraude electoral en un referéndum de 2012 le impide postularse para primer ministro. Por lo tanto, se cree que está utilizando a la Sra. Dancila como representante de su propio control sobre el gobierno.

¿Cuáles son las calificaciones de la Sra. Dancila para Primera Ministra?

Si miramos el currículum de Viorica Dancila, encontramos una carrera en la que ascendió en la jerarquía política. En 1996, se convirtió en miembro del Partido Socialdemócrata y después de 4 años fue elegida como presidenta local por la Organización de Mujeres PSD (WO) en su ciudad natal. En 2003, se convirtió en la líder de PSD WO a nivel regional y alcanzó el reconocimiento nacional en 2015 al convertirse en la presidenta nacional de PSD WO.

Desde 2009 hasta que fue elegida primera ministra, la Sra. Dancila se desempeñó como miembro del Parlamento Europeo (MEP). Cuando la prensa rumana le preguntó qué logros como eurodiputada estaba más orgullosa, la Sra. Dancila evitó la pregunta y recomendó que los periodistas visitaran la página web del Parlamento Europeo. Otra acción de la Sra. Dancila que reveló su carácter fue su decisión de apoyar una iniciativa del PSD en contra de los deseos de cientos de miles de manifestantes rumanos. La iniciativa PSD hizo que fuera más difícil procesar los cargos de corrupción en los niveles más altos del gobierno. No solo fue en contra de los manifestantes, sino que también los criticó por protestar contra dicha legislación.

El equilibrio entre igualdad de género y meritocracia

Según Deutsche Welle, Dancila ha prometido reducir la burocracia, aumentar los salarios y construir cientos de kilómetros de nuevas carreteras y líneas ferroviarias para 2020. Además, se ha comprometido a hacer de Rumanía una economía fuerte de la que los jóvenes ya no querrán abandonar. La nueva primera ministra enfrentará muchos desafíos para asegurar al público rumano que su gobierno no dará marcha atrás en compromisos anteriores para combatir la corrupción y el crimen organizado, particularmente después de su apoyo a la iniciativa anterior del PSD que debilitó la aplicación de la corrupción en los niveles más altos del gobierno.

En este sentido, el mandato de Viorica Dancila será muy duro. Tendrá que demostrar que es una líder genuina con una visión clara y un carácter fuerte que no se dejará influenciar por el Sr. Dragnea. Por otro lado, debe abordar los problemas económicos y los desafíos políticos de Rumania.

El gobierno de un país debe garantizar el derecho de la mujer a postularse para el cargo más alto de su gobierno. Para garantizar que las mujeres tengan este derecho, los países deben promover y motivar a las mujeres a adoptar el liderazgo, especialmente en países con una democracia débil, crisis políticas continuas y una historia de comunismo. Los modelos a seguir femeninos impulsados por el carácter son cruciales para motivar a las mujeres jóvenes a postularse para cargos públicos. El problema al que se enfrentan Rumania, Moldavia y la región en su conjunto es que hay pocos, si es que hay alguno, de estos modelos a seguir para inspirar a las mujeres jóvenes.

Viorica Dancila ahora tiene una gran oportunidad para demostrar que las mujeres pueden liderar e inspirar a otras mujeres a seguir su camino / ejemplo. Sin embargo, si la Sra. Dancila se desvía de los valores y la ética de un líder impulsado por el carácter, confirmará el concepto erróneo patriarcal de la sociedad rumana de que las mujeres deben permanecer fuera del gobierno.

DISCLAIMER: McCain Institute for International Leadership is a non-partisan «do-tank» that is part of Arizona State University. The views expressed in this blog are solely those of the author and do not represent an opinion of the McCain Institute.

Publish Date
febrero 10, 2018
Type
Tags
Share
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin