Op-Ed: Es hora de unirnos para poner fin a la violencia de los supremacistas blancos

final blanco supremacía informe

Por Katrina Mulligan y Brette Steele

Los supremacistas blancos violentos plantean actualmente la amenaza más letal a la seguridad estadounidense, más que a cualquier nación hostil o terrorista extranjero. Un resurgimiento de la ideología supremacista blanca se ha extendido a un ritmo alarmante durante los últimos cuatro años. Las consecuencias han sido mortales.

El capitolio cerco fue un evento desgarrador y nos recuerda el peligro real y presente que se presenta cuando los supremacistas blancos se involucran. La amenaza no terminó con Presidente Trump presidencia. A aumento La violencia contra los estadounidenses de origen asiático, junto con una tendencia más amplia en el extremismo por motivos raciales y étnicos, está plagando a los Estados Unidos, y los supremacistas blancos son en gran parte responsables.

Los legisladores, los expertos en políticas y las comunidades afectadas generalmente están de acuerdo en que se necesita una acción rápida y deliberada para contrarrestar esta amenaza. Sin embargo, los esfuerzos anteriores para abordar estos problemas a nivel federal han dividido distritos electorales clave y finalmente se han estancado.

Durante el año pasado, el Center for American Progress y el Instituto McCain, donde trabajamos, han convocado a más de 150 líderes comunitarios y expertos de todo el espectro político que han sido los más afectados por la violencia supremacista blanca y han estado trabajando durante años para disminuirla. El resultado es un plan integral que proporciona un punto de partida para la acción, respaldado por la coalición crítica necesaria para finalmente avanzar.

Los perpetradores de la violencia de la supremacía blanca emplean una amplia gama de tácticas; a su vez, los funcionarios públicos deben implementar una amplia variedad de políticas para frenar la violencia y abordar sus causas fundamentales.

En primer lugar, el poder ejecutivo debe aprovechar sus autoridades existentes para abordar el problema de frente. La administración Biden debería aprovechar sus esfuerzos actuales creando conciencia general sobre el problema. También debería impulsar los recursos federales hacia la prevención y el enjuiciamiento y establecer un código de conducta uniforme para los empleados federales. Estas medidas demostrarán un fuerte liderazgo federal al tiempo que abordan problemas conocidos.

En relación con esto, el gobierno debe financiar más investigaciones sobre la violencia de los supremacistas blancos y mejorar y hacer cumplir los estándares de presentación de datos en incidentes basados en el odio . Hacerlo informaría mejor al público estadounidense, respaldaría el desarrollo de soluciones basadas en evidencia y garantizaría que los recursos se asignen de acuerdo con las necesidades.

Usando estos datos mejorados y evidencia científica, el gobierno debe adoptar un enfoque de dos frentes que proteja a las comunidades y procese a los infractores. En primer lugar, EE. UU. Debería invertir en un enfoque de salud pública a la prevención, centrándose en programas multidisciplinarios que desvinculan a las personas de la movilización hacia la violencia. En segundo lugar, el gobierno debe garantizar que los organismos encargados de hacer cumplir la ley tengan los recursos para aprovechar las herramientas y las autoridades existentes para denunciar, investigar y enjuiciar los delitos asociados con la violencia de la supremacía blanca, especialmente crímenes de odio . Esto incluye actualizar la definición federal de delitos de odio y designar el linchamiento como tal. De igual importancia es previniendo perpetradores de la violencia supremacista blanca de armarse. Estas acciones deben respetar las libertades civiles protegidas constitucionalmente.

Los supremacistas blancos aportan habilidades tácticas y credibilidad a su movimiento al reclutar miembros con entrenamiento formal de combate. Datos fiables sobre la prevalencia de supremacistas blancos tanto en el militar y cumplimiento de la ley está limitado; sin embargo, cualquier forma de amenaza interna representa un peligro evidente para las comunidades locales y la seguridad nacional. Para reconocer y contrarrestar la evolución de las tácticas de reclutamiento e infiltración, se necesita con urgencia el apoyo a los veteranos y las políticas, los procesos y la capacitación actualizados para los miembros del servicio activo. Si bien el gobierno federal tiene una capacidad limitada para implementar reformas policiales generalizadas, el Departamento de Justicia (DOJ) puede establecer un comité asesor federal para desarrollar pautas que obstaculicen la infiltración y aborden la participación de las fuerzas del orden en las actividades supremacistas blancas.

Por último, el gobierno federal y las empresas de tecnología deben asociarse para abordar la capacidad de los supremacistas blancos de utilizar plataformas basadas en Internet al unirse al Llamada de Christchurch , desarrollando las mejores prácticas para clasificar el contenido que incita al odio y abogando por métodos transparentes de moderación del contenido.

En general, no existe una política única o un estatuto penal que ponga fin a la violencia de los supremacistas blancos. Pero hasta que Estados Unidos se tome en serio las amenazas a largo plazo de la violencia supremacista blanca, persistirá el ciclo frustrante de violencia, terror en toda la comunidad, llamadas a la acción y complacencia.

DISCLAIMER: McCain Institute for International Leadership is a non-partisan «do-tank» that is part of Arizona State University. The views expressed in this blog are solely those of the author and do not represent an opinion of the McCain Institute.

Publish Date
abril 22, 2021
Type
Tags
Share
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin