Estados Unidos necesita un embajador para combatir la trata de personas, y lo necesitamos ahora

edificio

Este artículo apareció originalmente en The Hill. Puedes leerlo en su fuente principal. aquí .

Por Kristen Leanderson Abrams y Corban Teague

El año pasado, Estados Unidos celebró el vigésimo aniversario de la Ley de Protección a las Víctimas de la Trata, la base de la política estadounidense para combatir la trata de personas, y el Protocolo de Palermo, el marco de la ONU para abordar la trata en todo el mundo. Si bien hemos visto un progreso indiscutible en la lucha contra la trata durante este período, hay más por hacer. Se estima que veinticinco millones de personas son víctimas de trata sexual o laboral, y el riesgo de explotación sigue aumentando a medida que los traficantes se aprovechan de las vulnerabilidades causadas por la pandemia, la coacción económica y la migración forzada. Esta es la razón por la que la administración de Biden necesita una acción rápida para desempeñar un papel que será fundamental para continuar la lucha contra la trata de personas.

Una pequeña oficina en el Departamento de Estado de los Estados Unidos, conocida como la Oficina para Monitorear y Combatir la Trata de Personas (J / TIP), lidera los esfuerzos internacionales de lucha contra la trata de personas de nuestra nación. Es vital que la administración de Biden dé prioridad a la nominación de un embajador en general para dirigir esta oficina. Durante las últimas dos décadas, Estados Unidos ha tenido varios embajadores de J / TIP de ambas partes que han ayudado a establecer a nuestro país como líder mundial en la lucha contra la trata. Sin embargo, dado que múltiples crisis exacerban las vulnerabilidades en todo el mundo, corremos el riesgo de perder décadas de progreso. Los esfuerzos estadounidenses e internacionales se beneficiarán enormemente de tener un embajador confirmado para priorizar los esfuerzos contra la trata, con tres áreas específicas que exigen el enfoque inmediato y sostenido del nuevo embajador.

Primero, el embajador debe comprometerse inequívocamente con un enfoque integral basado en una combinación de esfuerzos de prevención, protección de sobrevivientes y enjuiciamiento de los perpetradores. En particular, el nuevo embajador debería aumentar el enfoque de la oficina en la prevención. Estos esfuerzos deben abordar las causas fundamentales que hacen que las personas sean más vulnerables a la explotación e incorporar una lente sistémica que aborde cuestiones como el racismo, la misoginia y la desigualdad económica. Igualmente crítica es la protección de los sobrevivientes de la trata de personas. Al desarrollar estos esfuerzos, el nuevo embajador debe aprovechar los conocimientos de los sobrevivientes, incluidos los del Consejo Asesor de Estados Unidos para la Trata de Personas. Además, el nuevo embajador debe abogar a nivel nacional e internacional por una aplicación penal más vigorosa, al tiempo que impulsa con fuerza para mejorar la forma en que se llevan a cabo las investigaciones y los enjuiciamientos de la trata de personas. Como se documenta en el anual Informe sobre trata de personas (Informe TIP), todavía hay muy pocos enjuiciamientos de traficantes, particularmente en casos de trata laboral, pero también se necesitan reformas, incluida la garantía de que las víctimas nunca sean enjuiciadas.

En segundo lugar, el embajador entrante debe garantizar que el Informe anual sobre la trata de personas (TIP) siga siendo una herramienta indispensable en la lucha contra la trata de personas. El Informe TIP ha sido durante mucho tiempo el estándar para analizar los esfuerzos globales para abordar la trata, pero solo es efectivo si es creíble. Si bien la mayor parte del informe no es controvertido, ha habido varios casos de alto perfil en los que consideraciones ajenas a la trata, como el comercio o la seguridad nacional, han afectado el informe. Estos otros factores son ciertamente consideraciones importantes para la política exterior de Estados Unidos, pero el informe debe seguir siendo un análisis estrictamente sencillo de los esfuerzos globales contra la trata de personas. Nunca debería haber dudas acerca de que el informe se ha visto influenciado indebidamente por presiones políticas. Cualquier duda sobre la confiabilidad del informe socava los datos, la credibilidad de la oficina y, lo que es más importante, la capacidad para combatir la trata de personas a nivel mundial.

Publish Date
junio 1, 2021
Type
Tags
Share
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin