Derechos humanos, democracia y estado de derecho en Sudán del Sur: presentación de argumentos

INFORME

POR EL GRUPO DE TRABAJO DE DEMOCRACIA Y DERECHOS HUMANOS *

El voto de Sudán del Sur para convertirse en un estado independiente en 2011 debería haber servido como un brillante ejemplo de libertad y autodeterminación. En cambio, trágicamente se ha convertido en una catástrofe humanitaria. Desde diciembre de 2013, Sudán del Sur se ha visto envuelto en un conflicto violento entre tribus rivales, comenzando por las centradas en el presidente Salva Kiir y el ex primer vicepresidente Riek Machar, pero que ahora ha atraído a otros grupos étnicos. Como resultado, de una población de 12,5 millones, más de 1,7 millones de sursudaneses han huido del país, casi 1,9 millones son desplazados internos y se estima que 100.000 han muerto. De los que quedan, al menos 100.000 personas mueren de hambre y un millón más están al borde de la inanición. El acuerdo de poder compartido de 2015, así como muchos otros acuerdos de alto el fuego que han sido negociados por la Unión Africana, las Naciones Unidas, los Estados Unidos y otros actores occidentales, han sido violados y finalmente se han desmoronado. La violencia se ha generalizado tanto, atrayendo a muchos de los otros grupos étnicos del país, y las atrocidades son tan horribles, que a las Naciones Unidas le preocupa que el país esté al borde del genocidio.

La Comisión de Derechos Humanos de la ONU en Sudán del Sur emitió un informe en marzo de 2017 que describía violaciones sistémicas de derechos humanos en Sudán del Sur, incluidos asesinatos y torturas por motivos de origen étnico por parte de soldados del gobierno; discurso de odio por parte de líderes gubernamentales, incluido el presidente Kiir; violencia sexual; arresto, detención, tortura y asesinato arbitrarios de periodistas; reclutamiento generalizado de niños soldados; censura de los medios de comunicación; cierre de periódicos; y restricciones y cierre de organizaciones humanitarias y de derechos humanos. Se han incendiado casas y pueblos, se ha masacrado a civiles y se ha violado a mujeres en grupo. Los expertos temen que para el cuarto aniversario de la guerra en diciembre, casi la mitad de la población habrá muerto de hambre o habrá huido del país.

No es sorprendente que Sudán del Sur no pueda realizar ni siquiera las funciones básicas de un estado, incluida la prestación de servicios sociales, garantizar la seguridad o administrar justicia. Su economía ha colapsado, pasando de generar miles de millones de dólares en generación de petróleo crudo en el momento de la independencia, cuando los precios del petróleo eran altos, a casi ningún ingreso público y una inflación masiva después de que los precios del petróleo se desplomaron, lo que resultó en un aumento vertiginoso de los precios de los alimentos y hambruna. Mientras que los altos funcionarios conducen automóviles caros y hacen fortunas durante los años de prosperidad, los ciudadanos no han cosechado beneficios y los maestros y otros funcionarios públicos apenas reciben una remuneración. Sudán del Sur ocupa el puesto 163 de los 168 países y territorios encuestados en el Índice de Percepción de la Corrupción 2015 de Transparencia Internacional.

Estados Unidos, que desempeñó un papel clave en la conversión de Sudán del Sur en una nación independiente, ha proporcionado más de $ 11 mil millones en asistencia humanitaria, de mantenimiento de la paz y de reconstrucción a Sudán del Sur desde 2005, una inversión que corre el riesgo de perder sentido en el actual estado de violencia y anarquía. El personal de mantenimiento de la paz de la ONU ha fracasado en gran medida en proteger a los civiles fuera de los 232.000 que se refugian directamente en los complejos de la Misión de la ONU en la República de Sudán del Sur (UNMISS). Además, Sudán del Sur se enfrenta a la mayor crisis de refugiados en África y la tercera del mundo, después de Afganistán y Siria, lo que supone una enorme carga para los países vecinos y la comunidad internacional. Es fundamental que Estados Unidos, junto con sus socios en África y en otros lugares, encuentren una manera de poner fin a esta guerra para que el pueblo de Sudán del Sur pueda vivir en paz y satisfacer sus necesidades básicas.

 

RECOMENDACIONES

Las recomendaciones para la administración de los EE. UU. Y el Congreso sobre cómo trabajar con Sudán del Sur en la democracia, el estado de derecho y los derechos humanos incluyen:

  • Denunciando la violencia y la terrible situación humanitaria en Sudán del Sur de manera contundente y directa a los niveles más altos y anunciando una política estadounidense clara sobre cómo abordarla.
  • Apoyar el establecimiento de un mandato ejecutivo para la Unión Africana, con el apoyo de la ONU, para administrar temporalmente Sudán del Sur hasta que se establezcan instituciones que puedan gestionar la política de forma no violenta y se rompan las redes que subyacen al conflicto. Esto requeriría el apoyo de los servicios de seguridad, los grupos armados y las principales tribus, así como la salida tanto de Kiir como de Machar del liderazgo político. Este enfoque no tiene precedentes. Se han instalado administraciones internacionales en Timor Oriental, Kosovo, Camboya y otros países que han sufrido graves conflictos.
  • Continuar trabajando con la sociedad civil local, la iglesia y otros líderes cívicos que no han sido desacreditados durante la agitación política para unirse en apoyo de la intervención externa para estabilizar Sudán del Sur.
  • Recomendar que el Consejo de Seguridad de la ONU imponga un embargo de armas estricto como un medio para reducir el número de armas disponibles para ambos lados del conflicto, así como imponer sanciones selectivas a los altos funcionarios que hayan cometido atrocidades.
  • Apoyar la creación de un tribunal híbrido para Sudán del Sur por parte de la Unión Africana con jueces sudaneses y africanos del sur, que formaba parte del acuerdo de paz de 2015 y daría inicio al proceso de rendición de cuentas por las atrocidades cometidas.
  • Apoyar el mandato de investigación otorgado recientemente a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en Sudán del Sur y alentar a las organizaciones de derechos humanos a ayudar con la recopilación de pruebas de violaciones de derechos humanos en previsión de futuros juicios de infractores de derechos humanos.
  • Demostrar la seriedad con la que Estados Unidos toma el empeoramiento de la crisis asegurando un fuerte enfoque en Sudán del Sur por parte del Subsecretario de Estado para Asuntos Africanos y considerando la posibilidad de nombrar a un funcionario de alto nivel y experimentado para la oficina del Enviado Especial para Sudán del Sur y Sudán.
  • Recomendar que el Congreso pida el fin de las hostilidades; apoyar un esfuerzo internacional para poner fin al flujo de armas y traer estabilidad a Sudán del Sur; y organizar CODELS a Sudán del Sur para revisar la situación sobre el terreno.
  • Apoyar unos medios de comunicación libres e independientes para que la información, especialmente en lo que respecta a los servicios humanitarios, esté a disposición de todos.
  • Una vez que haya cesado la violencia, explorar la viabilidad de establecer un Programa de Asistencia para la Gestión Económica y la Gobernanza (GEMAP) en Sudán del Sur, similar al modelo implementado en Liberia. Esto proporcionaría supervisión de los ministerios y agencias clave del país para fortalecer la responsabilidad financiera, la transparencia y la gestión presupuestaria.
  • Reconocer que el establecimiento de instituciones sostenibles con paz y prosperidad requerirá un cambio generacional, lo que significa que EE. UU. Y la comunidad internacional deben apoyar el desarrollo y la capacitación de líderes jóvenes en todos los sectores de la sociedad, como a través de la Iniciativa de Jóvenes Líderes Africanos.

 

* El Grupo de Trabajo Democracia y Derechos Humanos es una iniciativa no partidista que reúne a expertos académicos y de grupos de expertos y profesionales de ONG y administraciones demócratas y republicanas anteriores, que busca elevar la importancia de la democracia y las cuestiones de derechos humanos en la política exterior de Estados Unidos. Es convocado por el Instituto McCain de Liderazgo Internacional de la Universidad Estatal de Arizona. Las opiniones expresadas aquí no representan necesariamente las posiciones de los miembros individuales del grupo o de sus organizaciones.

 

Foto: Steve Evans

Publish Date
abril 20, 2021
Type
Share
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin