Derechos humanos, democracia y estado de derecho en Vietnam: Argumentos

INFORME

POR EL GRUPO DE TRABAJO DE DEMOCRACIA Y DERECHOS HUMANOS *

Al final de dos décadas de guerra civil en 1975, Vietnam se reunificó bajo un gobierno comunista, aunque Estados Unidos no normalizó las relaciones diplomáticas con Vietnam hasta 1995. En los últimos años, sus relaciones se han vuelto más amplias y cooperativas, guiadas por la Asociación Integral entre Estados Unidos y Vietnam de 2013, un marco general destinado a promover la relación bilateral en una amplia gama de áreas, así como otras declaraciones conjuntas y acuerdos. Durante las negociaciones sobre la Asociación Transpacífica (TPP), de la que ahora se ha retirado Estados Unidos, Vietnam acordó permitir la organización de sindicatos independientes, compromiso que aún no se ha cumplido. Vietnam hizo una serie de otras promesas y reformas como parte del desarrollo continuo de su relación con los EE. UU., Incluido un compromiso amplio para hacer que sus leyes cumplan con las normas internacionales, la ratificación de varios tratados de derechos humanos, incluida la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura, modesta mejoras en su código de procedimiento penal, enmienda a su ley de religión para permitir una mayor libertad de culto y reducción del número de enjuiciamientos y arrestos de disidentes. Estados Unidos, además de involucrar a Vietnam en el TPP, ha brindado apoyo para mitigar los efectos del cambio climático en Vietnam, ayudó a financiar la primera fase de la limpieza de dioxinas en el Aeropuerto Internacional de Danang y está comprometido en nuevos esfuerzos conjuntos en Bien Hoa. Air Base, y acordó una relación militar más estrecha, incluida la asistencia al primer despliegue de fuerzas de paz de la ONU en Vietnam para 2017. Además, el presidente Barack Obama visitó Vietnam en mayo de 2016 y levantó por completo el embargo de armas de Estados Unidos; también firmó un acuerdo de país del Cuerpo de Paz durante esa visita. Los dos países tienen una relación económica vibrante, con un comercio bilateral que aumentó de $ 451 millones en 1995 a casi $ 45 mil millones en 2015.

Sin embargo, Vietnam, con una población de 90 millones, permanece bajo el firme control del Partido Comunista, el único partido político legalmente reconocido. Controla toda la toma de decisiones y la implementación de la política gubernamental, así como los tribunales. Todos los medios impresos y de radiodifusión están regulados por el estado, y los periodistas críticos son acosados, detenidos y encarcelados de forma rutinaria. Según Human Rights Watch, “durante los primeros nueve meses de 2016, al menos 19 blogueros y activistas fueron juzgados y condenados”, mientras que otros permanecen detenidos sin juicio. La libertad religiosa y académica es limitada, y la libertad de expresión y asociación está extremadamente restringida. Vietnam, en otras palabras, a pesar de todo su dinamismo y desarrollo, todavía tiene un largo camino por recorrer en la liberalización política y sigue siendo un país políticamente represivo.

Los vietnamitas están en gran parte unidos en su deseo de entrar en el escenario mundial y tener una relación positiva con los Estados Unidos. Y, sin embargo, la retirada de Estados Unidos del TPP ha reducido un punto de influencia para presionar al liderazgo vietnamita sobre la liberalización política. El progreso en Vietnam está lejos de ser irreversible, especialmente si Estados Unidos reduce su nivel de compromiso, que se ha incrementado durante la última década y ha ayudado a catalizar el cambio en el país.

 

RECOMENDACIONES

Las recomendaciones para la administración y el Congreso de los EE. UU. Sobre cómo trabajar con Vietnam en la democracia, el estado de derecho y los derechos humanos incluyen:

  • Mantener el compromiso con Vietnam en la amplia gama de temas que han sido el foco de las relaciones entre Estados Unidos y Vietnam durante los últimos años, incluida la reforma judicial (incluido el código penal) y los derechos humanos, así como garantizar que sus leyes se ajusten a los estándares internacionales.
  • Continuar celebrando diálogos regulares sobre derechos humanos, que a lo largo de los años se han vuelto cada vez más productivos, son tomados en serio por ambas partes y han incluido la presentación de inquietudes en áreas de arrestos y enjuiciamientos de activistas y otros. Agregar un diálogo de expertos legales, para incluir abogados y jueces, podría ayudar a despolitizar ciertos temas.
  • Plantear casos específicos de prisioneros políticos, tanto en público como en privado, por parte de funcionarios estadounidenses en todos los niveles y por todos los departamentos con sus homólogos vietnamitas.
  • Mantener la presión sobre Vietnam para permitir los sindicatos independientes y adaptar sus normas laborales a las normas internacionales.
  • Brindar apoyo continuo para los problemas del «legado de guerra» relacionados con las municiones sin detonar y la remediación de dioxinas mientras se presiona a Vietnam para que mantenga los esfuerzos de reforma.
  • Explorar el establecimiento de un «diálogo parlamentario» entre legisladores estadounidenses y vietnamitas para continuar las discusiones sobre la reforma.
  • Elevar la participación de altos funcionarios del gobierno de Estados Unidos, incluso a nivel presidencial, para la reunión de APEC de este año, que será la sede de Vietnam.
  • Reforzar el apoyo de Estados Unidos a un orden basado en reglas con respecto al estado de derecho, la lucha contra la corrupción y las libertades de expresión, asociación y religión, ya que esto puede conducir a la innovación y la modernización.
  • Aprovechando la reunión de marzo de 2017 entre los dos países en el marco del Acuerdo de Facilitación e Inversiones Comerciales, la primera reunión desde 2011, para fortalecer el comercio bilateral y seguir avanzando en las reformas.
  • Instar a un enfoque de no intervención con los proveedores de Internet y las redes sociales.
  • Alentar a Vietnam a cumplir con sus compromisos bajo el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos e informar a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU sobre su implementación.
  • Fomentar el compromiso continuo con Vietnam como un medio para fortalecer las relaciones bilaterales y la influencia de Estados Unidos en la región frente a Rusia y China. Dicho compromiso debe incluir el apoyo a la sociedad civil independiente, así como la continuación de los diálogos e intercambios de alto nivel entre los líderes de los partidos políticos de Vietnam y los EE. UU. Que comenzaron en marzo de 2015 en virtud del Acuerdo de Asociación Integral de julio de 2013 y la Declaración de Visión Conjunta de julio. 2015.
  • Asegurar que las ventas de armas sean examinadas de acuerdo con la «Ley Leahy».

 

* El Grupo de Trabajo Democracia y Derechos Humanos es una iniciativa no partidista que reúne a expertos y profesionales académicos y de grupos de expertos de ONG y administraciones demócratas y republicanas anteriores, que busca elevar la importancia de la democracia y las cuestiones de derechos humanos en la política exterior de Estados Unidos. Es convocado por el Instituto McCain de Liderazgo Internacional de la Universidad Estatal de Arizona. Las opiniones expresadas aquí no representan necesariamente las posiciones de los miembros individuales del grupo o de sus organizaciones.

Publish Date
abril 20, 2021
Type
Share
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin