Elecciones globales y Covid-19: lecciones aprendidas y el camino a seguir

La pandemia del COVID-19 llegó en un momento difícil para la democracia, en medio de un resurgimiento del autoritarismo en todo el mundo y una Decadencia democrática de 14 años. Los países programados para celebrar elecciones se vieron obligados a decidir si celebrarlas según lo programado o posponerlas. En ambos casos, los países han lidiado con cómo administrar las elecciones de la manera más segura posible, mientras abordan la multitud de nuevos problemas que ha presentado la pandemia, es decir, cómo incluir los votos de los que están en cuarentena, cómo evitar un aumento en los casos, cómo para manejar campañas, cómo evitar la política y la manipulación de nuevos procesos electorales, cómo identificar recursos para financiar gastos adicionales como equipo de protección personal, saneamiento de lugares de votación y mantenimiento de la seguridad, y cómo ser lo más transparente e inclusivo posible en la toma de decisiones . Desde que comenzó la pandemia, 75 países y territorios han elecciones aplazadas , más de 95 han celebrado elecciones según lo previsto, y más de 45 han celebró elecciones que inicialmente se pospusieron. En los últimos meses se han aprendido importantes lecciones sobre cómo abordar estos y otros temas para que se pueda preservar la integridad de las elecciones.

Corea del Sur fue uno de los primeros países en celebrar elecciones durante la pandemia, votando por 300 miembros de su Asamblea Nacional el 15 de abril de 2020. Según la mayoría de los casos, la elección puede considerarse un modelo para otros países. Además de contener eficazmente el virus desde el principio, el gobierno alentó el uso de acuerdos especiales de votación (SVA) preexistentes, como la votación anticipada y la votación ampliada por correo, así como también puso a disposición instalaciones de votación especiales en hospitales y centros médicos para aquellos que se enfermó después de que pasaron los plazos de solicitud de SVA. Los funcionarios se comunicaron ampliamente sobre las medidas que estaban tomando para que los ciudadanos se sintieran seguros al participar. Pusieron recursos a disposición para celebrar elecciones de forma segura y tuvieron la suerte de que, cuando llegó el día de las elecciones, la curva del virus de Corea del Sur había estado baja durante aproximadamente un mes, lo que también dio a los ciudadanos confianza para votar, lo que resultó en la mayor participación de votantes en tres décadas. Por otro lado, el gobierno de Polonia usó su mayoría en el Sejm para impulsar una expansión de la votación por correo, sin una discusión más amplia o consenso, en un esfuerzo por celebrar sus elecciones presidenciales el 10 de mayo. Al final, se vieron obligados a posponer las elecciones hasta el 28 de junio, e incluso entonces se apresuraron. Si bien las elecciones fueron relativamente bien con una alta participación, fue un proceso complicado y contencioso. La República Dominicana, que no estableció SVA de manera efectiva para sus elecciones nacionales del 5 de julio, experimentó una caída del 14 por ciento en la participación electoral en comparación con sus elecciones presidenciales de 2016. Irán y Francia celebraron elecciones nacionales en septiembre, cuando los casos de COVID-19 estaban aumentando, lo que también resultó en una disminución de la participación.

Si bien el contexto es diferente en cada país, se pueden extraer varias lecciones de los datos que se han recopilado de las elecciones que se han celebrado desde que comenzó la pandemia. En primer lugar, es fundamental que exista un consenso político en torno a las decisiones relacionadas con la celebración de elecciones, incluido cuándo, dónde y cómo llevarlas a cabo, así como las medidas necesarias para abordar las preocupaciones por la pandemia. Este consenso deberá alcanzarse entre entidades que pueden no estar acostumbradas a trabajar juntas, como la comisión electoral, el partido gobernante y la oposición. En segundo lugar, cuanto antes comience la planificación para la celebración de elecciones, mejor. Impulsar nuevas medidas no solo puede confundir a los votantes, sino también dar la apariencia de manipulación del proceso. En tercer lugar, se debe pensar seriamente en SVA, incluida la votación por correo, la votación anticipada y la votación móvil. Nuevamente, estos no pueden apresurarse, ya que es importante establecer protocolos para garantizar que se proteja la integridad del proceso electoral. Cuarto, la comunicación y la transparencia son vitales para garantizar la confianza en el proceso. Se debe educar a los votantes sobre cualquier nuevo método de votación que esté disponible para ellos y comprender qué protocolos de seguridad se les exigirán si van a las urnas a votar en condiciones de pandemia. En quinto lugar, la capacidad de obtener recursos financieros para cumplir con los requisitos de seguridad para la celebración de elecciones durante una pandemia y proporcionar métodos alternativos para emitir un voto es muy importante. En sexto lugar, se debe considerar cuidadosamente el momento de una elección aplazada. Si los casos de COVID-19 han aumentado a medida que se acercan las elecciones, es probable que afecte la participación, mientras que lo contrario probablemente signifique una mayor participación. Séptimo, no se puede suponer que todas las elecciones tendrán una participación electoral menor que en el pasado. El Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA) ha compilado un base de datos de participación electoral Eso muestra que la participación electoral fue en realidad más alta en aproximadamente un tercio de las elecciones celebradas durante la pandemia de COVID-19, en comparación con la participación promedio en las elecciones de esos países entre 2008 y 2019. La SVA y la comunicación mejorada pueden ayudar a aumentar la participación de votantes incluso en estas circunstancias desafiantes. En octavo lugar, es posible realizar una observación electoral, aunque incorporar observadores a largo plazo es mucho más difícil que observar el día de las elecciones. Para la observación a largo plazo, es necesario capacitar a los observadores locales para que puedan proporcionar evaluaciones imparciales de la legitimidad de una elección.

Si bien al principio de la pandemia, era legítimo pecar de posponer las elecciones, en el futuro los países deberían hacer todo lo posible para celebrar las elecciones según lo programado, ya que se han aprendido suficientes lecciones para que sea posible llevar a cabo elecciones de manera segura y eficaz. Las recomendaciones para que la administración y el Congreso de los EE. UU. Apoyen la celebración de elecciones a nivel mundial durante la pandemia de COVID-19 incluyen:

  • Aprovechar esta crisis para hacer mejoras en los procesos electorales, especialmente en lo que respecta a la inclusión, pero también en lo que respecta a la mejora de la comunicación, el fortalecimiento de los consensos políticos y el mejor uso de los recursos.
  • Revisar y actualizar las normas y leyes relacionadas con los decretos de emergencia y las restricciones de salud y seguridad para asegurarse de que la transparencia y la integridad de las elecciones aún estén protegidas.
  • Aprovechar la investigación y los datos comparativos que existen relacionados con las elecciones que se han celebrado durante la pandemia e incorporarlos en la toma de decisiones.
  • Identificar aquellos nuevos elementos de la celebración de elecciones durante una pandemia que deben mantenerse después de que esta crisis termine, como el uso de SVA para lograr el nivel más alto de inclusión posible, transparencia y comunicación total sobre los procesos electorales, y el uso de observadores electorales locales. .
  • Alentar a las ONG internacionales a coordinar sus esfuerzos para apoyar la celebración de elecciones inclusivas, transparentes, legítimas y seguras durante esta y futuras crisis de salud.

 

* El Grupo de Trabajo Democracia y Derechos Humanos es una iniciativa no partidista que reúne a expertos académicos y de grupos de expertos y profesionales de ONG y administraciones demócratas y republicanas anteriores, que busca elevar la importancia de la democracia y las cuestiones de derechos humanos en la política exterior de Estados Unidos. Es convocado por el Instituto McCain de Liderazgo Internacional de la Universidad Estatal de Arizona. Las opiniones expresadas aquí no representan necesariamente las posiciones de los miembros individuales del grupo o de sus organizaciones.

Publish Date
abril 20, 2021
Type
Share
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin