Informe de la encuesta sobre experiencias juveniles de ASU STIR

RESUMEN

Este estudio investigó la prevalencia de experiencias de tráfico sexual entre adultos jóvenes sin hogar de 18 a 25 años de edad que recibieron servicios de programas para personas sin hogar en Arizona durante julio de 2014.

El propósito de este estudio fue explorar las experiencias y desafíos únicos que enfrentan los adultos jóvenes sin hogar víctimas de la trata sexual en comparación con los adultos jóvenes sin hogar que no han sido víctimas de la trata sexual. Las encuestas fueron completadas por 246 jóvenes sin hogar que recibieron servicios de organizaciones de servicios para jóvenes adultos en Arizona, que incluyen: Tumbleweed Youth Services (Phoenix), One • n • Ten (Phoenix) y Our Family (Tucson).

Los resultados revelaron que el 25,6% de los participantes informaron antecedentes de trata sexual, el 21,8% de los participantes masculinos y el 24,5% de las participantes femeninas. Los adultos jóvenes LGBTQ eran significativamente más propensos a reportar experiencias de tráfico sexual (33, 38,4%) que los adultos jóvenes heterosexuales (23, 19,7%).

Se encontró que los adultos jóvenes víctimas de trata sexual difieren significativamente de los participantes que no han sido víctimas de trata sexual con tasas más altas de autolesiones, antecedentes de intentos de suicidio, adicciones a las drogas y al alcohol, antecedentes de violencia en el noviazgo, abuso sexual infantil y problemas médicos y de salud mental.

Las implicaciones de estos hallazgos indican que hasta uno de cada cuatro adultos jóvenes sin hogar en Arizona ha experimentado explotación sexual a través de una situación de tráfico sexual comercial, y el 65,1% informa tener un traficante sexual.

Estos hallazgos también demuestran que la trata sexual es experimentada tanto por hombres como por mujeres jóvenes sin hogar y es significativamente más probable que sea denunciada por jóvenes que se identifican como LGBTQ.

 

INTRODUCCIÓN

Los adultos jóvenes sin hogar se han definido como aquellos que son personas sin hogar de forma crónica o intermitente, que viven en refugios transitorios o situaciones temporales como ‘surf en el sofá’, que viven en hoteles o en las calles, casas abandonadas u otras situaciones de vivienda inseguras / inestables (National Healthcare for the Homeless Council, 2014; Woods, Samples, Melchiono, Harris y Boston Happens Program Collaborators, 2003). Haley y col. (2004) definieron además a los jóvenes y adultos jóvenes sin hogar como personas menores de 25 años “que han abandonado la escuela, no tienen un empleo regular, viven en condiciones precarias y, a menudo, tienen poco apoyo social de sus familias o comunidades (p. 526). ).

Los datos nacionales sobre los jóvenes sin hogar en los Estados Unidos sugieren que ha habido un aumento constante en el número de jóvenes sin hogar en los últimos años (United States Interagency Council on Homelessness, 2013), y una estimación reciente de la National Alliance to End Homelessness (2012) encontraron que cada año 550.000 jóvenes solteros y adultos jóvenes de hasta 24 años habían experimentado un episodio de personas sin hogar durante más de una semana. En 2013, el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano informó de 46,924 jóvenes sin hogar no acompañados menores de 25 años. Es probable que esta estadística sea una subestimación, ya que esta población es difícil de contar (National Alliance to End Homelessness, 2014).

La investigación sobre los adultos jóvenes sin hogar se ha visto complicada por la naturaleza transitoria de su comportamiento «vivo». En algunos casos, no se identifican como personas sin hogar, ya que tienen un lugar para quedarse, pero reconocen que es transitorio o inseguro. En otros casos, los adultos jóvenes sin hogar son inaccesibles, ya que se reducen a la población adulta sin hogar y no reciben servicios únicos.

Finalmente, algunos adultos jóvenes sin hogar viven sin muros y solo son accesibles a través de los esfuerzos de los trabajadores de extensión, que están limitados por los esfuerzos económicos y comunitarios. Se ha estudiado a los adultos jóvenes sin hogar utilizando una serie de metodologías que incluyen encuestas de censos que preguntan sobre las experiencias de la falta de hogar, investigación en centros que atienden a adultos jóvenes sin hogar a través de servicios y viviendas sin hogar, y muestreo a nivel de calle (Toro, Dworsky y Fowler, 2007 ).

Este estudio utilizó todas estas técnicas con el objetivo de que los hallazgos fueran lo más generalizables posible para los adultos jóvenes sin hogar en Arizona. Específicamente, los métodos de encuesta incluyeron contactar a los jóvenes en programas sin cita previa, servicios de vivienda de transición y actividades de divulgación en la calle.

 

FACTORES DE RIESGO PARA LAS PERSONAS SIN HOGAR

Abuso de sustancias

Las investigaciones indican que los jóvenes y adultos jóvenes fugitivos y sin hogar participan en comportamientos de uso de drogas de alto riesgo (Lankenau et al., 2004). Un estudio de 775 adolescentes fugitivos y sin hogar encontró que el 97% de su muestra informó haber consumido drogas o alcohol, y el 43% de ellos consumió drogas inyectables en algún momento de su vida (Kral et al., 1997). En un estudio de jóvenes sin hogar de San Francisco, un tercio de los jóvenes informó haber consumido múltiples drogas y drogas inyectables a lo largo de su vida (Van Leeuwan et al. 2004). Los comportamientos de uso de drogas de alto riesgo (por ejemplo, inyectarse drogas) están asociados con un mayor riesgo de una variedad de problemas de salud (hepatitis C, hepatitis B, VIH y tuberculosis (Kral et al., 1997) que complican aún más los esfuerzos para proporcionar estabilización y promover la salud entre esta población. Según la Encuesta Nacional Longitudinal de la Juventud, los jóvenes que han huido repetidamente tienen entre 7 y 12 veces más probabilidades de tener antecedentes de abuso de sustancias que los jóvenes que han huido solos o que no han huido (Van Leeuwan et al., 2004).

Salud mental

Se ha descubierto que los problemas de salud mental prevalecen entre los jóvenes y adultos jóvenes sin hogar. Los encuestados de una muestra de 364 adolescentes sin hogar indicaron una mayor prevalencia de psicopatología, que incluye: depresión, problemas sexuales, reacciones postraumáticas, abuso de sustancias, comportamientos agresivos y problemas emocionales (Cauce et al, 2000). Además, Perlman et al (2014) estimaron que las ideas suicidas pueden llegar al 80% entre los jóvenes sin hogar y un historial de intentos de suicidio de hasta el 67%.

LGBTQ

Los jóvenes lesbianas, homosexuales, bisexuales y transgénero y los que cuestionan tienen un mayor riesgo de quedarse sin hogar y sus factores de riesgo asociados. Whitbeck y col. (2010) estimaron a partir de varios estudios de las poblaciones de adolescentes sin hogar en ciudades magnet como Los Ángeles, San Francisco y Seattle, que el 20% de los adolescentes sin hogar y fugitivos son homosexuales, lesbianas o bisexuales. Según Kruks (1991), los jóvenes varones homosexuales y bisexuales corren un mayor riesgo de quedarse sin hogar y suicidarse. Whitbeck y col. (2004) observaron que los jóvenes sin hogar y fugitivos que se identificaron como homosexuales, lesbianas o bisexuales informaron tasas más altas de enfermedades mentales en comparación con sus contrapartes heterosexuales. Se descubrió que los jóvenes homosexuales, lesbianas y bisexuales sin hogar y fugitivos estaban en riesgo de tener tasas más altas de intentos e ideas suicidas, así como de suicidio (Whitbeck et al., 2004). A partir de varios estudios, el Departamento de Salud y Servicios Humanos descubrió que los jóvenes homosexuales intentaron suicidarse en tasas de tres a seis veces más altas que sus pares no homosexuales y que los jóvenes homosexuales sin hogar parecen sufrir ideas suicidas en tasas significativamente más altas que los no sin hogar. juventud (Kruks, 1991). Entre un conjunto de datos de un consorcio de agencias, incluida una que se centra en los jóvenes LGB, el 53% de los jóvenes homosexuales de la calle informaron intentos de suicidio en comparación con el 32% de la muestra general, que incluye a jóvenes homosexuales y no homosexuales (Kruks, 1991). Los jóvenes GLB son únicos en el sentido de que con mayor frecuencia informan sentimientos de aislamiento en relación con otras poblaciones marginadas, lo que los pone en riesgo de quedarse sin hogar y buscan el apoyo de sus compañeros en las calles, donde forman “familias” callejeras con vínculos que pueden afectar negativamente su progreso. para salir de las calles (Kruks, 1991, p. 517).

Participación en el bienestar infantil

La participación en el bienestar infantil se asocia con un aumento de las tasas de personas sin hogar en la edad adulta (Park, Metraux, Culhane y Brodbar, 2004), y los niños que han estado en hogares de acogida tienen «muchas más probabilidades que otros niños de cometer delitos, abandonar la escuela, únase a la asistencia social, experimente problemas de abuso de sustancias o ingrese a la población sin hogar ”(Doyle Jr., 2007, p. 1583). En un estudio de 10 trabajadores sexuales masculinos sin hogar, los encuestados informaron un historial infantil de inestabilidad de la vivienda que incluía: padres separados o divorciados, hogares de acogida, vivir con abuelos o padrastros (Lankenau, 2005); este proceso se describe como «fluidez del cuidador» y se refiere a un «flujo entre los cuidadores dentro del hogar de un niño» (p. 12). Cuatro de los diez participantes en el estudio de Lankenau (2005) estaban en cuidado de crianza a la edad de 10 años, y “al entrar en el cuidado de crianza, ninguno de estos cuatro jóvenes encontró un ambiente hogareño estable o no abusivo” (p. 13). En un estudio de 11,401 adultos sin hogar en refugios, se encontró que el 29% de los participantes informaron antecedentes de participación en el bienestar infantil (Park, Metraux y Culhane, 2005). Además, de este grupo, los niños que abandonan directamente el sistema de bienestar social para vivir de forma independiente tienen un mayor riesgo de “quedarse sin hogar posteriormente y otros resultados negativos” (Park et al., 2005, p. 534).

Historia del trauma

Las investigaciones demuestran consistentemente que es probable que los jóvenes sin hogar hayan experimentado “hogares empobrecidos, abuso sexual y vivir en un hogar con abuso de sustancias” (Lankenau et al., 2004, p. 11). El abuso sexual infantil es un factor de riesgo destacado para huir y quedarse sin hogar (Tyler, et al., 2001); En un estudio de 429 jóvenes sin hogar y fugitivos en cuatro estados del medio oeste, una cuarta parte de los encuestados informó haber sido abusada sexualmente por un adulto que los cuidaba al menos una vez (Whitbeck et al., 2004). Estas experiencias pueden ser traumáticas para los niños, y los pone en riesgo de “correr de algo, no correr a algo” (Tyler, et al., 2001, p. 153).

 

LAS PERSONAS SIN HOGAR Y LA TRATA SEXUAL

Haciendo la conexión:

Sexo de supervivencia y tráfico sexual

Las experiencias de tráfico sexual de los adultos jóvenes sin hogar se han clasificado con mayor frecuencia como sexo de supervivencia, que se ha definido como el intercambio de sexo para satisfacer las necesidades de subsistencia, incluido el dinero, la vivienda, la comida, las drogas o la protección (Bailey, Camlin y Ennett, 1998; Greene, Ennett y Ringwalt, 1999). En un gran estudio de jóvenes (de 12 a 21 años), Greene et al. (1999) exploraron el intercambio sexual para satisfacer las necesidades de subsistencia entre los jóvenes de la calle sin hogar (n = 528) y los jóvenes en albergues (n = 631). Descubrieron que el intercambio sexual basado en la supervivencia fue reportado por el 9.5% de los jóvenes en los refugios y el 27.5% de los jóvenes de la calle sin hogar. En el estudio de 2012 de Hudson y Nandy de 156 jóvenes y adultos jóvenes sin hogar extraídos de centros de atención específicos para jóvenes y adultos jóvenes, encontraron que el 13,6% informó haber intercambiado sexo por dinero y el 17% intercambiado sexo por drogas. Muchos de los jóvenes sin hogar que practican sexo para sobrevivir cumplen los criterios establecidos por la Ley de Protección de Víctimas de la Trata de Personas de 2000, y una conciencia cada vez mayor de su victimización ha llevado a investigadores, profesionales y legisladores a repensar el contexto y las experiencias de los jóvenes y adultos jóvenes sin hogar participar en sexo de supervivencia.

En un estudio reciente sobre la trata de personas entre jóvenes sin hogar (de 16 a 21 años), Covenant House (2013) encontró que casi el 23% de su muestra informó alguna experiencia de trata de personas, el 8% informó específicamente intercambios sexuales comerciales (por algo de valor) , mientras que el 48% informó un intercambio comercial de sexo por un lugar para quedarse. Descubrieron que las experiencias sexuales de supervivencia “con frecuencia se convertían en experiencias de trata violentas y coercitivas” (Covenant House, 2013, p. 6). También identificaron factores de riesgo relacionados con las experiencias de tráfico sexual que incluyen 1) falta de un adulto que se preocupe, 2) antecedentes de abuso sexual infantil y 3) falta de educación o habilidades para ganar dinero.

Otro factor de riesgo de explotación sexual, específicamente entre hombres jóvenes, es la orientación sexual y de género. El informe de ECPAT de 2014 sobre la explotación sexual de niños concluyó que algunos hombres y niños jóvenes que se identifican como homosexuales, bisexuales o transgénero pueden correr el riesgo de ser expulsados de sus hogares o rechazados por familias que reaccionan negativamente a su orientación sexual. Esta experiencia los deja vulnerables a la falta de vivienda y la necesidad económica que a menudo precede a la explotación / tráfico sexual. Una encuesta reciente de profesionales que trabajan con jóvenes sexualmente explotados apoyó este hallazgo y también informó que los jóvenes GBT pueden entablar relaciones de explotación sexual si no pueden o no están seguros de cómo explorar relaciones saludables entre personas del mismo sexo y, por lo tanto, buscan relaciones inseguras ( ubicaciones virtuales o físicas / geográficas) (McNaughton Nicholls, Harvey y Paskall, 2014)

 

DEFINICIÓN DE TÉRMINOS

Tráfico sexual:

La trata sexual se utilizará en este informe para referirse a la experiencia de haber sido obligado, forzado o coaccionado a realizar un acto sexual, incluidas las relaciones sexuales, el sexo oral o el sexo anal. Esto incluye intercambiar actos sexuales por dinero, drogas, protección, refugio y ropa. Este término abarca la explotación sexual y el sexo de supervivencia, aunque el sexo de supervivencia se separará para su exploración.

Sin hogar:

Este estudio tuvo como objetivo explorar las experiencias de los adultos jóvenes sin hogar (de 18 a 25 años de edad). Los participantes que completaron la encuesta provenían de una combinación de situaciones y / o lugares de prestación de servicios donde los adultos jóvenes sin hogar frecuentan, incluidos los servicios de extensión en la calle, los centros de acogida centrados en los adultos jóvenes y las viviendas de transición para adultos jóvenes que atienden a los jóvenes sin hogar.

Objetivos de investigación:

Los objetivos de investigación de este estudio son:

establecer la prevalencia de experiencias de tráfico sexual de adultos jóvenes sin hogar en Arizona,
explorar las facetas de las experiencias de tráfico sexual que informan nuestra comprensión sobre las vías tanto de vulnerabilidad como de resiliencia, y
comprender cómo las necesidades de servicios de los adultos jóvenes con experiencias de trata sexual pueden diferir de las personas sin hogar que no son víctimas de trata sexual.

Preguntas de investigación

¿Cuál es la prevalencia de experiencias de tráfico sexual reportadas por adultos jóvenes sin hogar en Arizona?
¿Existen diferencias en las características demográficas y de experiencia de vida de los adultos jóvenes que informan experiencias de tráfico sexual en comparación con los adultos jóvenes que no informan experiencias de tráfico sexual?
¿Los jóvenes sin hogar que han sido víctimas de trata sexual tienen necesidades únicas de servicio e intervención?

Metodología

Este estudio es un estudio descriptivo que utiliza un diseño de muestreo transversal durante un período de recopilación de datos de diez días en julio de 2014. Un total de 246 encuestas fueron recopiladas por tres agencias en Arizona que atienden a adultos jóvenes sin hogar (de 18 a 25 años de edad). Las agencias de Arizona que participaron en la recopilación de las encuestas fueron: Tumbleweed Youth Services en Phoenix (n = 173), Our Family Services (n = 60) en Tucson y One * n * ten (n = 13) en Phoenix.

Las encuestas fueron completadas por participantes adultos jóvenes en viviendas de transición, centros de acogida y a través de actividades de divulgación en la calle. Las 246 encuestas fueron completadas por los participantes adultos jóvenes, quienes recibieron una tarjeta de regalo de Wal-Mart de $ 5 por su participación. A cada participante se le entregó una carta de consentimiento y se encontraba en un lugar (tanto en una agencia como en la calle) donde los servicios de apoyo psicológico estaban disponibles durante y después de completar sus encuestas. Específicamente, se les proporcionó una lista de recursos de apoyo y crisis específicos para adultos jóvenes para usar si sentían que necesitaban apoyo adicional en cualquier momento después de completar la encuesta. Este estudio fue aprobado por la Revisión Institucional de la Universidad Estatal de Arizona

La encuesta

Las preguntas del instrumento de la encuesta fueron influenciadas por la Encuesta Covenant House HTIAM-14 (Covenant House, 2013) sobre preguntas sobre explotación sexual y tráfico sexual. La encuesta incluyó las categorías 1 a 3 de la Ley HEARTH de personas sin hogar para identificar el tipo de personas sin hogar. También se tomaron preguntas de una encuesta creada por ASU STIR Office y utilizada con adultos víctimas de trata sexual y prostituidos con respecto al uso / frecuencia de drogas; conductas de autolesión y salud mental y médica.

Las preguntas sobre género, raza, identidad sexual y experiencias de vida fueron creadas por el equipo de investigación y revisadas y modificadas por expertos que trabajan con adultos jóvenes sin hogar.

La encuesta tiene 24 preguntas que cubren lo siguiente: edad, identidad de género, raza / etnia, identidad sexual, situación actual de vivienda, historial de uso de drogas, conductas de autolesión, salud mental y problemas de salud física, tráfico sexual / explotación sexual, experiencias de vida y fortalezas de por vida.

PREGUNTAS DE LA ENCUESTA

Experiencias de explotación sexual comercial

¿Alguna vez ha sido obligado, forzado o coaccionado a realizar un acto sexual, incluidas las relaciones sexuales, el contacto oral o anal por lo siguiente (marque todo lo que corresponda): dinero, drogas, ropa, un lugar para quedarse o protección?

Si marcó con un círculo cualquiera de los anteriores, ¿qué edad tenía la primera vez que sucedió?

Tener un tratante en la experiencia de explotación sexual:

¿Tiene actualmente una persona que lo alienta / presiona / obliga a intercambiar actos sexuales por dinero, drogas, lugar para quedarse, ropa o protección?

En el pasado, ¿alguien le ha animado / presionado / obligado a intercambiar actos sexuales por dinero, drogas, un lugar para quedarse, ropa o protección?

¿Alguna vez ha tenido miedo de salir o salir de esta situación por miedo a la violencia u otras amenazas de hacerle daño a usted oa su familia?

¿La persona que le pidió que intercambiara actos sexuales alguna vez controló lo que ganaba o se quedó con lo que ganaba a cambio de proporcionar transporte, comida, alquiler u otros, sin su consentimiento?

Descripción de los participantes

Los participantes tenían edades comprendidas entre los 18 y los 25 años (M = 21,3, SD = 1,96). Informaron que su identidad de género era masculina (n = 121, 49,2%), mujer (n = 102, 41,5%), genderqueer (n = 5, 2%), de dos espíritus (n = 6, 2,4%), no conforme ( n = 3, 1.2%) y transgénero (n = 1, .4%). En cuanto a la raza, la mayoría de los participantes son blancos (n = 75; 30,5%), hispanos (n = 56; 22,3%), negros / afroamericanos (n = 45; 18,3%) y birraciales o multirraciales (n = 45; 18,3%). %). En cuanto a la orientación sexual, el 48% refirió ser heterosexual, seguido de bisexual (17%), asexual (11%), gay (9%), lesbiana (6%), sin orientación (5%) y pansexual (4%).

Historial de consumo de drogas

Muchos de los participantes informaron sobre el uso de drogas y alcohol, y casi dos tercios habían consumido drogas y casi la mitad habían consumido alcohol.

Más de la mitad (n = 154, 62,6%) informó haber consumido alguna vez drogas. La edad informada del primer consumo de drogas osciló entre los 3 y los 21 años (M = 14,13, SD = 3,33). De los que informaron con qué frecuencia consumían drogas, 49 (43%) informaron diariamente, 34 (29,8%) informaron semanalmente y 31 (27,2%) informaron consumo mensual de drogas. El tipo de droga reportado incluyó: 95 (39%) marihuana, 32 (13,3%) metanfetaminas, 18 (7,3%) cocaína / crack, 8 (3,3%) éxtasis, 2 (.8%) GHB y 1 (.4%) MDA. Treinta y nueve (15,9%) participantes se identificaron como adictos a las drogas.

Ciento trece participantes (45,9%) informaron haber consumido alcohol, y la frecuencia de su consumo de alcohol se informó como diaria (n = 22, 19,5%), semanal (n = 27, 23,9%) y mensual (n = 64, 56,5%). Treinta y dos (13%) de los participantes informaron una adicción al alcohol.

Problemas de salud mental

109 (44,3%) de los participantes informaron conductas de autolesión. Una vez que afirmaron las conductas de autolesión, se les indicó a los participantes que encerraran en un círculo todas las conductas de autolesión en las que habían participado (ver tabla). Las autolesiones también fueron descritas en forma narrativa por los participantes para incluir «sobredosis con pastillas», «golpear cosas», «golpear cosas como paredes, puertas, personas y automóviles», «quemarme» y «quemarme a mí mismo».

Problemas médicos

Los problemas médicos fueron identificados por 114 (46,3%) de los participantes. Los problemas médicos identificados incluyeron mala visión (64, 56,1%), dolor crónico (61, 53,5%), asma (61, 53,5%), problemas dentales (52, 45,6%), problemas de la piel (23, 20,2%), huesos problemas (18, 15,8%), heridas (9, 7,9%) e ITS (8, 7,0%). Es importante señalar que solo cincuenta y un participantes (44,7%) de los 114 participantes con un problema médico informaron que habían recibido atención médica por los problemas médicos que identificaron.

Experiencias de por vida

Personas sin hogar 216 (87,8%)

Haber huido de casa 122 (49,6%)

Experiencias negativas de aplicación de la ley 101 (41,1%)

Violencia en el noviazgo 98 (39,8%)

Programa de tratamiento residencial 39 (15,9%)

Vivir en un hogar de acogida o un hogar grupal 82 (33,3%)

Sistema de Justicia Juvenil 78 (31,7%)

Dificultades académicas 90 (36,6%)

Expulsado de la escuela 95 (38,6%)

Clases de educación especial 72 (29,3%)

Bullying 94 (38,2%)

Acoso por parte de sus compañeros 79 (32,1%).

Afiliados a pandillas 65 (26,4%)

Trabajó en la industria del entretenimiento para adultos (clubes de striptease, películas pornográficas) 24 (9,8%)

Historias de abuso

Aproximadamente un tercio (n = 79; 32,1%) de los participantes informó abuso físico por parte de un padre o tutor. El abuso emocional por parte de un padre o tutor fue informado por 114 (45,9%) de los participantes, y 83 (33,6%) participantes informaron abuso sexual infantil. Más de una cuarta parte de los participantes (n = 65; 26,4%) informaron haber sido abusados o violados cuando eran niños (de 12 años o menos). 20,3%) participantes. El acoso escolar fue informado por 94 (38,2%) de los participantes y el sentimiento de acoso por parte de sus compañeros fue informado por 79 (32,1%) de los participantes.

Fortalezas

Decir no a las drogas o al alcohol cuando se les ofreció fue informado por 115 (63,4%) de los participantes. Noventa y siete (39,4%) informaron haber dicho que no cuando sentían que los estaban obligando a tener relaciones sexuales. 87 (35,4%) participantes informaron un empleo estable. Ser parte de un club u organización juvenil fue informado por 131 (53,3%) de los participantes. Noventa y nueve participantes (40,2%) informaron que estaban matriculados en la escuela o en un programa de formación técnica. El voluntariado en la comunidad fue informado por 102 (41,5%) de los participantes. 108 (43,9%) participantes informaron que tenían una familia o un grupo de amigos que los apoyara. 153 (62,2%) participantes informaron haber tenido sexo seguro. 58 (23,6%) participantes informaron que tenían una relación buena y de confianza con las fuerzas del orden. 117 (47,6%) informaron de sentirse seguro o a salvo defendiéndose / protegiéndose. Ciento uno (41,1%) participantes informaron tener conocimiento de los recursos comunitarios.

VICTIMIZACIÓN POR TRÁFICO SEXUAL / EXPLOTACIÓN SEXUAL

Descripción de adultos jóvenes sin hogar víctimas de trata sexual

En respuesta a la pregunta, «¿ha sido obligado, forzado o coaccionado a realizar un acto sexual, incluidas las relaciones sexuales, el contacto oral o anal?», 63 (25,5%) de los participantes respondieron «sí».

Hubo 119 participantes masculinos en total, con 26 (21,8%) que informaron una experiencia de tráfico sexual. Hubo 102 mujeres participantes, con 25 (24,8%) que informaron una experiencia de tráfico sexual. Las otras 12 (19%) víctimas de trata sexual identificadas como LGBTQ (transgénero (4), de dos espíritus (4), genderqueer (3) e inconforme (1)).

Los adultos jóvenes LGBQT fueron significativamente más propensos a reportar experiencias de tráfico sexual (33, 38,4%) que los adultos jóvenes heterosexuales (23, 19,7%). Tres (75%) de los 4 participantes que se identificaron como genderqueer informaron una experiencia de tráfico sexual, cuatro (66,7%) de los 6 participantes que se identificaron como dos espíritus informaron una experiencia de tráfico sexual, uno (33,3%) de los 3 participantes que se identificaron como no conforme, y 4 (44,4%) de los 9 participantes que se identificaron como transgénero informaron haber tenido una experiencia de tráfico sexual.

De los 63 que se identificaron como víctimas de trata sexual, 42 (66,6%) participantes informaron haber sido explotados sexualmente por dinero, 41 (65,1%) para albergue, 21 (8,5%) para drogas, 18 (28,6%) para protección, 14 (22,2%) para ropa. Se encontró que las razones identificadas por los participantes para la experiencia de explotación sexual se superponen. Por ejemplo, los informes de intercambio de sexo por drogas solo fueron informados por tres participantes, refugio solo por diez participantes, dinero solo por nueve participantes y dinero combinado / refugio fue informado por ocho participantes.

Tráfico sexual = 63 Solo refugio = 10 Solo dinero = 9 Dinero y refugio = 8

La edad de la primera experiencia de tráfico sexual / explotación sexual osciló entre los 5 y los 23 años (M = 15,16, SD = 3,76). Los participantes escribieron información específica sobre sus experiencias de tráfico sexual; Las descripciones de ejemplo explicaron el intercambio de sexo por “cigarrillos cuando era un niño pequeño”, “por comida”, “por comida para niños”, “la última vez fue hace 3,5 años” y por una “amenaza de muerte”.

De los 63 participantes que informaron haber tenido una experiencia de trata sexual, 40 (63,5%) informaron haber tenido un tratante en algún momento y 9 (17,6%) informaron haber tenido un tratante en el momento del estudio. Veintidós (55,0%) de los participantes que informaron tener un traficante también informaron que han tenido miedo de salir o salir de esta situación debido a “temores de violencia u otras amenazas de hacerle daño a usted oa su familia”. Dieciséis (40.0%) de los participantes víctimas de trata sexual informaron que la persona que les pidió que intercambiaran actos sexuales controlaba lo que ganaban o se quedaba con lo que ganaban a cambio de proporcionar transporte, comida, alquiler u otros, sin su consentimiento.

Perfil de los participantes que informaron tener un trafficker

Un total de nueve (14,3%) de los participantes víctimas de trata sexual informaron tener un traficante en el momento del estudio. Estos participantes tenían edades comprendidas entre 19 y 23, con 5 (55,6%) participantes que se identificaron como hombres, 2 (22,2%) se identificaron como mujeres y 2 (22,2%) se identificaron como dos espíritus. Con respecto a la raza, tres (33,3%) participantes se identificaron como caucásicos, dos (22,2%) como hispanos / latinos / latinos, dos (22,2%) como negros / afroamericanos y dos (22,2%) como birraciales / multirraciales. De los 9 participantes que informaron sobre un traficante actual, 5 (55,6%) se identificaron como heterosexuales, 1 (11,1%) se identificaron como bisexuales, 1 (11,1%) se identificaron como asexuales y 2 (22,2%) se identificaron como homosexuales. Más de la mitad (6, 66,7%) de los participantes informaron no tener hogar. Un participante (11,1%) informó alojamiento temporal y dos (22,2%) informaron vivir en un hotel.

Cuarenta (63,5%) participantes informaron haber tenido un traficante en el presente o en el pasado. Los participantes tenían entre 18 y 25 años, con 12 (30,0%) participantes identificados como hombres, 21 (52,5%) participantes identificados como mujeres, 3 (7,5%) participantes identificados como de dos espíritus, 2 (5,0%) participantes identificados como genderqueer, 1 (2,5%) participante se identifica como transgénero y 1 (2,5%) participante se identifica como no conforme. Con respecto a la raza, 12 (30.0%) participantes se identificaron como birraciales / multirraciales, 11 (27.5%) como caucásicos, 8 (20.0%) como negros / afroamericanos, 5 (12.5%) como hispanos / latinos / latinos, 1 (2.5%) ) como árabe, 1 (2,5%) como asiático / isleño del Pacífico, 1 (2,5%) como nativo americano / indio americano y 1 (2,5%) como africano / caribeño. De los 40 participantes que informaron tener un traficante, 12 (30,0%) se identificaron como bisexuales, 11 (27,5%) se identificaron como heterosexuales, 6 (15,0%) se identificaron como homosexuales, 6 (15,0%) se identificaron como asexuales, 3 (7,5%) ) identificado como lesbiana y 1 (2,5%) identificado como pansexual. Casi la mitad (18, 45,0%) de los participantes informaron vivir en viviendas temporales. Un tercio (12, 30,0%) de los participantes informaron que no tenían hogar, 5 (12,5%) informaron que vivían en un hotel, 3 (7,5%) informaron que eran propietarios de una propiedad y 1 (2,5%) informaron que practicaban surf en el sofá.

 

¡COMPARANDO A LOS JÓVENES ADULTOS TRATADOS SEXUALMENTE CON JÓVENES ADULTOS NO TRATADOS SEXUALES!

El grupo de tráfico sexual (n = 63) se comparó con el grupo sin tráfico de sexo (n = 183) mediante el análisis de chi cuadrado y pruebas t.

Las diferencias entre los dos grupos se exploraron mediante análisis de chi cuadrado y pruebas t. Los dos grupos parecen ser significativamente diferentes en muchos dominios (consulte la Tabla 4).

El grupo de tráfico sexual informó una tasa significativamente más alta de experiencias negativas en la niñez (huir, ser intimidado, acosado por compañeros e involucrado en pandillas), experiencias escolares negativas (dificultades académicas graves) y experiencias de abuso infantil (violencia en el noviazgo, abuso físico, violencia sexual). abuso) que el grupo no objeto de trata.

El grupo de tráfico sexual también fue significativamente más propenso a informar sobre el uso y adicción de drogas y alcohol, conductas de autolesión

(cortarse, sexo con extraños, correr riesgos, no comer durante largos períodos de tiempo, modificación corporal y escarificación).

El grupo de tráfico sexual informó tasas significativamente más altas de problemas de salud mental y un historial de intentos de suicidio, problemas de salud física, contacto con el sistema de justicia juvenil e interacciones negativas con las fuerzas del orden, y un historial de trabajo en la industria del entretenimiento para adultos que los que no lo son. grupo de tráfico sexual.

 

Experiencias de la infancia

Grupo sin tráfico sexual

Grupo de tráfico sexual

Historia de huir **

81 (45.3%)

40

(64.5%)

Ser intimidado por compañeros **

59

(33%)

34

(54.8%)

Afiliación a una pandilla *

42 (23.5%)

23

(37.1%)

Acosado por compañeros **

48 (26.8%)

32

(51.6%)

Vivió en un hogar de acogida / hogar grupal

57 (31.8%)

24

(38.7%)

Tratamiento residencial

26 (14.5%)

13

(21%)

23 (19.7%)

33

(38.4%)

LGBTQ

Experiencias escolares

54 (30.3%)

34

(54.8%)

Dificultades académicas

Expulsado de la escuela

71 (39.7%)

24

(38.7%)

Clases de educación especial en la escuela

47 (26.3%)

23

(37.1%)

Experiencias de abuso y tráfico sexual

Historia de violencia en el noviazgo **

57

(31.8%)

40 (64.5%)

Abuso físico infantil *

51

(28.7%)

27 (43.5%)

Violada / abusada sexualmente de 12 años o menos **

37

(20.7%)

27 (43.5%)

Violada entre los 13 y 17 años **

27

(15.1%)

22 (35.5%)

78

(43.6%)

34 (54.8%)

Abuso emocional

Tráfico sexual y consumo de drogas

Uso excesivo de alcohol **

20

(11.1%)

19 (30.2%)

El consumo de drogas**

28

(15.6%)

24 (38.1%)

Drogadicción

**

22

(15.2%)

17 (32.1%)

Adicción al alcohol**

16

(9.5%)

16 (27.6%)

Edad promedio del primer consumo de drogas

14,39 años

13,41 años

20

(11.1%)

19 (30.2%)

Uso excesivo de alcohol

Actividades de tráfico sexual y autolesiones

Historia de autolesión **

44

(26%)

27 (48.2%)

Corte**

28

(15.6%)

20 (31.7%)

Sexo con extraños **

14

(7.8%)

27 (42.9%)

Asunción de riesgos **

29

(16.1%)

27 (42.9%)

No comer / largos períodos de tiempo **

29

(16.1%)

24 (38.1%)

Modificación corporal *

10

(5.6%)

10 (15.9%)

39

(22.3%)

35 (56.5%)

Escarificación*

Trata sexual y problemas de salud mental

Intento de suicidio **

39

(22.3%)

35 (56.5%)

42

(24%)

24 (38.1%)

Problema de salud mental *

Trata sexual y problemas de salud física

Problema medico*

77

(42.8%)

36 (57.1%)

Tráfico sexual y contacto con el sistema de justicia penal

Contacto negativo con la policía *

66

(36.9%)

34 (54.8%)

Participación de la justicia de menores *

51

(28.5%)

26 (41.9%)

Tráfico sexual y participación en la industria del entretenimiento para adultos

Trabajó en la industria del entretenimiento para adultos **

10

(5.6%)

13 (21.3%)

 

RESULTADOS

El hallazgo del 25,6% de los 246 adultos jóvenes sin hogar encuestados que se identificaron como víctimas de trata sexual en su vida es similar a las tasas de prevalencia encontradas en investigaciones anteriores dentro de la población (Covenant House, 2013; Green et al, 1999).

En este estudio, los participantes identificaron que sus experiencias de tráfico sexual fueron por dinero (66,6%), un lugar para quedarse (65,1%), drogas (8,5%) y protección (5,7%). Estas tasas son más altas que en el estudio Covenant House (2013) que encontró que el 48% de los jóvenes encuestados reportaron experiencias de explotación sexual para un lugar donde quedarse en comparación con el hallazgo de este estudio del 65,1%. En comparación con el estudio de Hudson y Nandy (2012) de jóvenes y adultos jóvenes sin hogar, este estudio tuvo una mayor tasa de denuncia de tráfico sexual con fines de lucro, 66,6%, en comparación con 13,6%. La tasa de denuncia de situaciones de tráfico sexual con fines de drogas fue menor para este estudio, 8.5%, en comparación con la tasa de Hudson y Nandy del 17%.

En este estudio, se encontró que los adultos jóvenes LGBTQ tenían un riesgo significativamente mayor de tráfico sexual que los adultos jóvenes no LGBTQ. Estos hallazgos apoyan los informes de ECPAT (2014) y McNaughton Nicholls, Harvey y Paskall (2014) que sugieren que los jóvenes que se identifican como no heterosexuales son vulnerables a la falta de vivienda y las necesidades económicas que pueden conducir a situaciones de tráfico sexual. Aunque los factores contextuales relacionados con la victimización por tráfico sexual de adultos jóvenes LGBTQ no fueron explorados en este estudio, es importante considerar este hallazgo.

Nueve jóvenes identificados como traficantes sexuales en el momento de la recopilación de datos para este estudio en julio de 2014. Aunque este número representa menos del 4 por ciento del total de participantes, representa casi el 15 por ciento del grupo de víctimas de trata sexual. Estos nueve adultos jóvenes actualmente víctimas de trata sexual se encuentran en situaciones peligrosas y su participación en la calle o en los servicios para adultos jóvenes sin hogar debe utilizarse como una oportunidad para intervenir en la victimización por tráfico sexual.

Los problemas de infancia, de comportamiento y no tratados que crearon factores de riesgo para la vulnerabilidad al tráfico sexual fueron extensos. En la mayoría de las comparaciones entre los adultos jóvenes traficados sexualmente y no traficados sexualmente, se encontraron diferencias significativas con el grupo traficado sexual teniendo muchas más experiencias negativas, comportamientos y problemas no tratados.

Los factores de riesgo de la niñez incluyen:

Abuso físico y sexual infantil

Problemas académicos

Ser intimidado en la escuela

Acosado por compañeros

Historia de huir

Estar involucrado en una pandilla

Historia de violencia en el noviazgo

Identificarse como no heterosexual / LGBTQ

Los factores de riesgo de comportamiento incluyen:

Consumir drogas y alcohol

Adicción a las drogas y al alcohol

Autolesionarse y cortarse

Tomar riesgos

Tener sexo con extraños

Modificación corporal

No comer durante períodos prolongados

Historia de intentos de suicidio

Historia de la participación de la justicia de menores

Posibles problemas no tratados:

Problemas médicos

Problemas de salud mental

Historia de intentos de suicidio

En general, al comparar los dos grupos, los adultos jóvenes sin hogar que informaron experiencias de tráfico sexual y aquellos que no informaron experiencias de tráfico sexual, parecen ser bastante diferentes y tienen diferentes necesidades de servicio con respecto al uso de sustancias, autolesiones, salud física y mental, física y sexual. abuso, historial de traumas, luchas académicas, violencia en el noviazgo adolescente, contacto con el sistema de justicia penal y participación en la industria del entretenimiento para adultos.

Este estudio tiene una serie de limitaciones que deben tenerse en cuenta al interpretar los hallazgos. Primero, esta fue una muestra transversal de adultos jóvenes sin hogar en contacto con servicios para jóvenes sin hogar en Arizona. Los hallazgos no se pueden generalizar a la población de adultos jóvenes sin hogar, especialmente a aquellos que no están en contacto con ninguna organización de servicios para jóvenes. En segundo lugar, el estudio se limitó a adultos jóvenes que sabían leer inglés y estaban alfabetizados, lo que puede haber excluido parte de la participación. Finalmente, la influencia de la tarjeta de regalo de $ 5 y la posible satisfacción de las personas al aceptar completar la encuesta no son medibles y deben considerarse.

Es evidente a partir de este estudio que preguntar a los adultos jóvenes sin hogar sobre sus experiencias de tráfico sexual es de vital importancia para identificar mejor sus necesidades de servicio, así como para crear planes de prevención, intervención y tratamiento específicos que se adapten mejor a sus necesidades. Esto implicará que todo el personal que interactúe con los jóvenes esté informado sobre las situaciones de tráfico sexual entre los adultos jóvenes sin hogar y tenga las habilidades para evaluar la situación e intervenir con protocolos de prevención y tratamiento capacitados.

AQUELLOS QUE ACTUALMENTE TRABAJAN CON JÓVENES SIN HOGAR DEBEN TENER EN CUENTA EL MAYOR RIESGO DE LOS JÓVENES DE ESTAR EXPUESTOS A LOS TRAFICANTES POR LA MAYOR OPORTUNIDAD DE EXPLOTACIÓN (TENER HAMBRE, NO HAY LUGAR PARA QUEDARSE, VULNERABLE, NO PUEDE TRABAJAR). HACER QUE TODO EL PERSONAL QUE TRABAJA CON JÓVENES ADULTOS SIN HOGAR ESTÉN CONSCIENTES DE LOS FACTORES DE RIESGO, ASÍ COMO LAS VULNERABILIDADES ÚNICAS DE LOS JÓVENES PARA LA VICTIMIZACIÓN POR TRÁFICO SEXUAL, AYUDARÁ A UN MODELO SISTEMÁTICO DE CONCIENCIA, PREVENCIÓN, INTERVENCIÓN Y SERVICIOS DE TRATAMIENTO PARA LOS JÓVENES AL MEJOR TRATAMIENTO. .

Los hallazgos de este estudio sugieren que los adultos jóvenes sin hogar víctimas de trata sexual requieren intervenciones específicas que difieren de las intervenciones requeridas por sus pares no víctimas de trata sexual. Esto sugiere que los servicios para los adultos jóvenes víctimas de trata sexual deben ser focalizados, inclusivos, integrales y tomar en consideración la probabilidad de atención médica física y mental inmediata.

Los jóvenes víctimas de trata sexual informaron tasas significativamente más altas de adicción al alcohol y las drogas. Esto es de particular preocupación cuando se brindan servicios y recursos, la adicción activa puede ser un impedimento importante para obtener y utilizar con éxito los servicios. La necesidad de brindar apoyo e intervenciones de tratamiento para el abuso de drogas y alcohol a estos adultos jóvenes está respaldada por los hallazgos de este estudio. Las tasas más altas de conductas autolesivas, intentos de suicidio y problemas de salud mental entre los adultos jóvenes víctimas de trata sexual también deben tenerse en cuenta al proporcionar servicios. Estas necesidades críticas a menudo requieren atención para establecer la seguridad antes de que se pueda administrar eficazmente cualquier otro tipo de servicios.

Las diferencias significativas en la orientación sexual relacionadas con el tráfico sexual fueron sorprendentes. Casi el 20 por ciento de los participantes que se identificaron como heterosexuales informaron experiencias de tráfico sexual, mientras que casi el doble del porcentaje, el 38,4 por ciento de los que se identificaron como LGBTQ informaron experiencias de tráfico sexual. ¡Las tasas más altas de tráfico sexual reportadas por adultos jóvenes que se identificaron dentro de la comunidad LGBTQ tienen una implicación significativa con respecto a los servicios específicos necesarios para enfocarse! Jóvenes LGBTQ y estar al tanto del tráfico sexual para ayudar en la prevención y el tratamiento.

LOS RESULTADOS DE ESTE ESTUDIO INDICAN QUE LOS JÓVENES ADULTOS SIN HOGAR QUE HAN EXPERIMENTADO LA TRATA SEXUAL TAMBIÉN HAN EXPERIMENTADO UN TRAUMA SIGNIFICATIVO EN SUS VIDAS JOVENES. EL USO DE ATENCIÓN INFORMADA SOBRE EL TRAUMA Y TRATAMIENTOS ENFOCADOS EN EL TRAUMA JUNTO A LAS INTERVENCIONES INDIVIDUALES Y DE GRUPO RELACIONADAS CON LA TRATA SEXUAL SERÁ MEJOR A LOS ADULTOS JÓVENES TRATADOS SEXUALES EN ESTE ESTUDIO. ESTO REQUERIRÁ PROPORCIONAR CAPACITACIÓN CLÍNICA Y DESARROLLO DE CURRÍCULOS QUE SE PROPORCIONARÁ EN VIVIENDAS DE TRANSICIÓN, SERVICIOS DE ALBERGUE Y REFERENCIA

UBICACIONES PARA JÓVENES ADULTOS SIN HOGAR.

Han surgido varias implicaciones de este estudio. Está claro que preguntar a los adultos jóvenes sin hogar sobre sus experiencias de tráfico sexual puede ayudar a desarrollar servicios específicos. El hecho de que uno de cada cuatro adultos jóvenes sin hogar de este estudio informara un historial de tráfico sexual es información clave a considerar al planificar la capacitación del personal, las herramientas de detección y el desarrollo y diseño de intervenciones para abordar el tráfico sexual y los problemas coexistentes identificados en este estudio. En este estudio, los adultos jóvenes sin hogar víctimas de trata sexual diferían significativamente de los adultos jóvenes sin hogar sin hogar víctimas de trata sexual. Esto implica que el grupo de víctimas de trata sexual requiere servicios únicos y específicos que llevará tiempo desarrollar e implementar para los actuales proveedores de servicios para adultos jóvenes sin hogar.

Las investigaciones futuras sobre esta población que se basen en los cimientos establecidos por este y otros estudios deberían centrarse en las vías del tráfico sexual para adultos jóvenes sin hogar, explorar el orden temporal de las experiencias de personas sin hogar y tráfico sexual, y evaluar tratamientos innovadores centrados en el tráfico sexual.

 

INFORME TUMBLEWEED

Esta encuesta se entregó a adultos jóvenes sin hogar en dos centros de acogida (Phoenix y Tempe), un programa de vivienda de transición y a través de servicios de extensión en la calle. Las encuestas fueron completadas por 173 adultos jóvenes sin hogar a través de Tumbleweed Youth Services.

Descripción de los participantes:

Los participantes de Tumbleweed Youth Services tenían edades comprendidas entre los 18 y los 25 años (M = 21,6, SD = 2,07). Reportaron su identidad de género como hombre (88, 50,9%), mujer (71, 41,0%), transgénero (5, 2,9%), de dos espíritus (4, 2,3%), no conforme (3, 1,7%) y género-queer (2, 1.2%). En cuanto a la raza, los participantes se identificaron como blancos (52, 30,6%), negros / afroamericanos (37, 21,8%), hispanos / latinos / latinos (37, 21,8%), birraciales / multirraciales (30, 17,6%), africanos / caribeños (5, 2.9%), nativo americano / indio americano (5, 2.9%), asiático / isleño del Pacífico (3, 1.8%) o árabe (1, 0.6). En cuanto a la orientación sexual, más de la mitad (52%) se identificó como

heterosexual, seguido de bisexual (19%), asexual (10%), gay (7%), lesbiana (7%), pansexual (4%) ninguna (1%) y desaparecida (5,2%).

Desamparo

Los arreglos de vivienda actuales informados por los participantes de Tumbleweed incluían alojamiento temporal (62, 35,8%), personas sin hogar (69, 39,9%), sofá-surf (15, 8,7%), hotel (11, 6,4%) y apartamento / casa propia ( 13, 7,5%). Los participantes describieron su vivienda temporal para incluir: «quedarse con mi pastor», «Vivienda de emergencia Tumbleweed» y «Casa a mitad de camino».

Historial de consumo de drogas

Más de la mitad (111, 64,2%) de los participantes de Tumbleweed informaron haber consumido drogas. La edad informada del primer consumo de drogas osciló entre los 3 y los 21 años (M = 14,11, DE = 3,42). Cuando se les preguntó acerca de la frecuencia del consumo de drogas, 37 (42,5%) informaron diariamente, 25 (28,7%) informaron semanalmente y 25 (28,7%) informaron consumo mensual de drogas. Treinta y dos (22,1%) participantes identificados como adictos a las drogas. Consulte la Tabla 2 para conocer los tipos de fármacos notificados. Ochenta y ocho participantes (50,9%) informaron haber consumido alcohol y la frecuencia de su consumo de alcohol fue informada por 21 (23,9%) participantes que consumían diariamente, 22 (25,0%) participantes que consumían semanalmente y 45 (51,1%) participantes que consumían mensualmente. Treinta (18,3%) participantes informaron una adicción al alcohol.

¿Cuál es su droga preferida?

Tipo de droga

norte

%

Marijuana

65

37.6%

Metanfetaminas

25

14.5%

Cocaína / crack

16

9.2%

Heroína

10

5.8%

Éxtasis

7

4.0%

especia

3

1.7%

Pastillas

3

1.7%

GHB

2

1.2%

Percocet / Percodan

2

1.2%

Autolesiones

Los comportamientos de autolesión fueron reportados por 83 (48%) de los participantes. Una vez que afirmaron la conducta de autolesión, se les indicó a los participantes que encerraran en un círculo todas las conductas de autolesión en las que habían participado (ver Tabla 2).

Tipos de autolesiones informadas

Comportamiento de autolesión

norte

%

Tomar riesgos

49

59.0%

El consumo de drogas

42

50.6%

No comer durante largos períodos de

40

48.2%

hora

Corte

35

42.2%

Sexo con extraños

35

42.2%

Beber alcohol en exceso

28

33.7%

Modi fi cación corporal

15

18.1%

Vómitos

12

14.5%

Escarificación

12

14.5%

Los participantes de Tumbleweed también describieron las autolesiones como «quemaduras», «sobredosis de pastillas», «golpear cosas» y «golpear cosas, paredes, puertas, personas, coches».

Desafíos de salud mental

54 (31,2%) participantes de Tumbleweed informaron antecedentes de intentos de suicidio. Un problema de salud mental actual fue identificado por 50 (28,9%) participantes, y 50 (28,9%) informaron que habían recibido tratamiento para sus problemas de salud mental. De los 54 participantes que informaron un problema de salud mental, 26 (48,1%) informaron trastorno bipolar, 12 (22,2%) informaron depresión, 12 (22,2%) informaron TDA / TDAH, 8 (14,8%) informaron esquizofrenia, 8 (14,8%) ) informó trastorno de estrés postraumático, 7 (13,0%) ansiedad, 3 (5,56%) informó trastorno de oposición desafiante, 2 (3,7%) informó síndrome de Asperger, 1 (1,9%) informó autismo, 1 (1,9%) informó trastorno de identidad disociativo, 1 (1,9%) informó trastorno límite de la personalidad y 1 (1,9%) informó trastorno antisocial de la personalidad.

Problemas médicos

Los problemas médicos fueron identificados por 86 (49,7%) de los participantes de Tumbleweed. Los problemas médicos identificados por los participantes incluyeron dolor crónico (50, 58,1%), asma (48, 55,8%), mala visión (46, 53,5%), problemas dentales (40, 46,5%), problemas de la piel (18, 20,9%). ), problemas óseos (16, 18,6%), heridas (8, 9,3%) e ITS (8, 9,3%). De los 86 participantes que informaron problemas médicos, 36 (41,9%) informaron que estaban recibiendo servicios para estos problemas médicos.

Experiencias de por vida

159 (91,9%) participantes de Tumbleweed informaron antecedentes de falta de vivienda, y más de un tercio (62, 35,8%) de los participantes informaron que vivían en un hogar de acogida o en un hogar grupal. Con respecto a los antecedentes penales, 61 (35,3%) participantes reportaron estar involucrados en el Sistema de Justicia Juvenil, y casi la mitad (78, 45,1%) reportaron una experiencia negativa con la aplicación de la ley. Cincuenta y tres (30,6%) participantes informaron estar afiliados a pandillas. Con respecto a la escuela, los participantes informaron dificultad académica (68, 39,3%), clases de educación especial (54, 31,2%), expulsión de la escuela (71, 41,0%) y ser acosados por compañeros de la escuela (71, 41,0%). Más de la mitad (88, 50,9%) de los participantes informaron antecedentes de huir de casa. Otras experiencias de la vida incluyeron: violencia en el noviazgo (74, 42,8%), acoso por parte de compañeros (61, 35,3%), programa de tratamiento residencial (33, 19,1%) y trabajo en la industria del entretenimiento para adultos (21, 12,1%).

Historias de abuso

Aproximadamente un tercio (58, 33,5%) de los participantes de Tumbleweed informaron abuso físico por parte de un padre o tutor. Casi la mitad (82, 47,4%) de los participantes informó de abuso emocional por parte de un padre o tutor. Más de una cuarta parte de los participantes (47, 27,2%) informó haber sufrido abusos sexuales en la niñez, caracterizado por abuso o violación a los 12 años o menos, y 39 (22,5%) informó de violación entre los 13 y 17 años. El abuso sexual combinado fue reportado por 60 (34,9%) de los participantes de Tumbleweed.

Fortalezas

Más de la mitad de los participantes reportaron antecedentes de decir “no” a las drogas o al alcohol (104, 60,1%) cuando se les ofreció o cuando sintieron que se les obligaba a tener relaciones sexuales (64, 37%). Un tercio de los participantes de Tumbleweed informaron que habían tenido un empleo estable (58, 33,5%) en algún momento de su vida. Los participantes identificaron los sistemas de apoyo y son importantes para ellos, y algunos habían experimentado un sistema de apoyo en su vida. Más de la mitad (89, 51,4%) de los participantes formaban parte de un club u organización juvenil en algún momento de su vida, y 67 (38,7%) informaron que estaban matriculados en la escuela o en un programa técnico. El voluntariado en la comunidad fue informado por 68 (39,3%) de los participantes. 67 (38,7%) de los participantes informaron tener una familia o un grupo de amigos cariñosos y solidarios. Más de la mitad (103, 59,5%) de los participantes informaron prácticas de sexo seguro. 38 (22,0%) de los participantes informaron una relación positiva y de confianza con las fuerzas del orden. Casi la mitad (76, 43,9%) informó sentirse seguro defendiéndose a sí mismo y 67 (38,7%) informó estar consciente de los recursos comunitarios disponibles para ellos.

Victimización por tráfico sexual / explotación sexual

Un total de 51 participantes (29,7%) de los 173 participantes de Tumbleweed sintieron que alguna vez habían sido obligados, forzados o coaccionados a realizar un acto sexual, incluidas las relaciones sexuales, el contacto oral o anal. De los 88 participantes de la muestra que se identificaron como hombres, 24 (27,3%) informaron una experiencia de tráfico sexual y de los 71 participantes que se identificaron como mujeres, 20 (28,2%) informaron una experiencia de tráfico sexual. Un hallazgo importante es que casi una cuarta parte (21, 24,7%) de los participantes que se identificaron como heterosexuales y el 39,3% (24) de los participantes que se identificaron como LGBTQ informaron antecedentes de explotación sexual. Aunque hubo un mayor porcentaje de participantes LGBTQ que reportaron una experiencia de tráfico sexual, la diferencia no fue estadísticamente significativa. Ambos (100.0%) de los participantes que se identificaron como de género queer informaron una experiencia de tráfico sexual, dos (50.0%) de los cuatro participantes que se identificaron como de dos espíritus informaron una experiencia de tráfico sexual, uno (33.3%) de los tres participantes quienes se identificaron como no conformes y dos (40.0%) de los cinco participantes que se identificaron como transgénero reportaron una experiencia de tráfico sexual. De los 51 participantes que se identificaron como víctimas de trata sexual, 37 (72,5%) informaron haber sido explotados sexualmente por dinero, 19 (37,3%) por drogas, 14 (27,5%) por protección, 13 (25,5%) por ropa. y 33 (64,7%) para vivienda. Se encontró que las razones identificadas por los participantes para la experiencia de explotación sexual tenían cierta superposición con los informes de intercambio por « solo drogas »: dos participantes informaron sobre refugio solo para siete participantes, dinero solo para siete participantes y dinero / refugio combinados. informado por siete participantes.

Tráfico sexual = 51

Solo dinero = 7

Refugio solamente = 7

Solo medicamentos = 2

Dinero y refugio = 7

La edad de la primera experiencia de tráfico sexual / explotación sexual osciló entre los 5 y los 23 años (M = 15,13, SD = 3,59) para los participantes de Tumbleweed. Los participantes escribieron información específica sobre sus experiencias de tráfico sexual; Las descripciones de ejemplo explicaron el intercambio de sexo para «cigarrillos cuando era un niño pequeño» y «para comida para niños». Más de una cuarta parte (19, 37,3%) de los participantes explotados sexualmente informaron haber tenido un traficante en el pasado. En el momento de la administración de la encuesta, seis participantes (11,8%) informaron tener un traficante / explotado que los alentó, presionó u obligó a intercambiar actos sexuales por dinero, drogas, un lugar para quedarse, ropa o protección. Un total de 20 (39,2%) informaron haber tenido un traficante sexual durante su vida. Diecisiete (33,3%) de los participantes víctimas de trata sexual informaron que habían tenido miedo de salir o salir de esta situación debido a “temores de violencia u otras amenazas de hacerle daño a usted oa su familia”. Catorce (27,5%) de los participantes víctimas de trata sexual informaron que la persona que les pidió que intercambiaran actos sexuales alguna vez controló lo que ganaban o se quedó con lo que ganaban a cambio de proporcionar transporte, comida, alquiler u otros, sin su consentimiento.

Perfil de los participantes que informaron tener un trafficker

Seis (11,8%) participantes de Tumbleweed informaron tener un traficante en el momento del estudio. Los participantes tenían entre 19 y 23 años de edad, con 5 (83,3%) participantes identificándose como hombres y 1 (16,7%) participante identificándose como dos espíritus. Ninguna participante informó tener un traficante en la actualidad. Con respecto a la raza, dos (33,3%) participantes se identificaron como caucásicos, dos (33,3%) como hispanos / latinos / latinos, uno (16,7%) como negros / afroamericanos y uno (16,7%) como birraciales / multirraciales. De los 6 participantes que informaron sobre un traficante actual, 3 (50,0%) se identificaron como heterosexuales, 1 (16,7%) se identificó como bisexual, 1 (16,7%) se identificó como asexual, 1 (16,7%) se identificó como gay. Más de la mitad (4, 66,7%) de los participantes informaron que no tenían hogar, un participante (16,7%) informó que había alojamiento temporal y uno (16,7%) informó que vivía en un hotel.

Diecinueve (37,3%) participantes de Tumbleweed informaron haber tenido un traficante en algún momento del pasado. Los participantes tenían entre 18 y 24 años, con 8 (42,1%) participantes identificándose como hombres, 8 (42,1%) participantes identificándose como mujeres, 1 (5,3%) participante identificándose como de dos espíritus, 1 (5,3%) participante identificándose como transgénero y 1 (5,3%) participante que se identifica como no conforme. Con respecto a la raza, cinco (26,3%) participantes se identificaron como caucásicos, cinco (26,3%) como birraciales / multirraciales, tres (15,8%) como negros / afroamericanos, tres (15,8%) como hispanos / latinos / latinas, uno (5,3%) ) como árabe, uno (5,3%) como asiático / isleño del Pacífico y uno (5,3%) como africano / caribeño. De los 19 participantes que informaron haber tenido un traficante en el pasado, 8 (42,1%) se identificaron como heterosexuales, 6 (31,6%) se identificaron como bisexuales, 3 (15,8%) se identificaron como asexuales y 2 (10,5%) se identificaron como homosexuales. Más de una cuarta parte (5, 26,3%) de los participantes informaron que no tenían hogar, 7 (36,8%) participantes informaron que tenían alojamiento temporal, cuatro (21,1%) informaron que vivían en un hotel, 1 (5,3%) informaron que eran propietarios de una propiedad y 1 (5,3%) %) informó que practica surf desde el sofá.

Factores de riesgo de tráfico para los participantes de Tumbleweed

Traf fi cker Now

Traficante en el pasado

n = 6

n = 19

norte

%

norte

%

Autolesiones

6

100.0%

16

84.2%

Intento de suicidio

5

83.3%

11

57.9%

Adicción a las drogas

5

83.3%

8

42.1%

Diagnóstico mental

2

33.3%

9

47.4%

Asunto médico

2

33.3%

8

42.1%

NUESTRO INFORME FAMILIAR

Esta encuesta se entregó a adultos jóvenes sin hogar en un centro informal para adultos jóvenes sin hogar y a un adulto joven

programa de vivienda de transición. Las encuestas fueron completadas por 60 adultos jóvenes sin hogar a través de Our Family Youth Services.

Descripción de los participantes:

Los participantes de Our Family Youth Services tenían edades comprendidas entre los 18 y los 24 años (M = 20,67, SD = 1,45). Los participantes informaron que su identidad de género era femenina (30, 50.0%), masculina (27, 45.0%), transgénero (2, 3.3%) y de dos espíritus (1, 1.7%). Con respecto a la raza, la mayoría de los participantes se identificaron como blancos (19, 31,7%) o hispanos / latinos / latinos (17, 28,3%), birraciales / multirraciales (11, 18,3%), negros / afroamericanos (7, 11,7%), y nativo americano / indio americano (6, 10.0%). En cuanto a la orientación sexual (ver Figura 1),

El 51,7% se identificó como heterosexual, seguido de asexual (18,3%), bisexual (11,7%), gay (8,3%) y lesbiana (5,0%).

Desamparo

Los arreglos de vivienda actuales informados por los participantes de Our Family Youth Services incluían vivienda temporal (39, 65.0%), personas sin hogar (10, 16.7%), surfear en sofá (5, 8.3%) y ser propietario de un apartamento / casa propia (5, 8.3%) %).

Historial de consumo de drogas

Más de la mitad (33, 55,0%) de los participantes informaron haber consumido drogas alguna vez. La edad informada del primer consumo de drogas osciló entre los 6 y los 19 años (M = 13,66, SD = 3,22). Cuando se les preguntó sobre la frecuencia del consumo de drogas, 12 (20,0%) informaron diariamente, 8 (13,3%) informaron semanalmente y 3 (5,0%) informaron consumo mensual de drogas. Cinco (8,3%) participantes identificados como adictos a las drogas (consulte la Tabla 2 para conocer los tipos de consumo de drogas informados). Veintidós (36,7%) participantes informaron haber consumido alcohol. La frecuencia de consumo de alcohol se informó como 1 (1,7%) participantes con uso diario, 5 (8,3%) participantes con uso semanal y 16 (26,7%) con uso mensual. Dos (3,3%) participantes informaron tener adicción al alcohol.

¿Cuál es su droga preferida?

Tipo de droga

norte

%

Marijuana

27

45.0%

Metanfetamina

7

11.7%

Cocaína / Crack

2

3.3%

Pastillas

3

5.0%

Heroína

1

1.7%

Especial K / Ketamina

1

1.7%

Autolesiones

Los comportamientos de autolesión fueron reportados por 20 (33,3%) de los participantes de Our Family Youth Services. Una vez que afirmaron el comportamiento de autolesión, se les indicó a los participantes que encerraran en un círculo todos los comportamientos de autolesión en los que habían participado (ver Tabla 2) y el 50% informó comportamientos de corte.

Tipos de autolesiones informadas

Comportamiento de autolesión

norte

%

Corte

10

50.0%

El consumo de drogas

8

40.0%

Beber alcohol en exceso

8

40.0%

No comer durante largos períodos de tiempo.

8

40.0%

Tomar riesgos

6

30.0%

Modi fi cación corporal

4

20.0%

Vómitos

3

15.0%

Escarificación

2

10.0%

Desafíos de salud mental

12 (21,7%) participantes de Our Family Youth Services informaron antecedentes de intentos de suicidio. Un problema de salud mental actual fue identificado por 12 (20,0%) participantes. De los 13 participantes que informaron un problema de salud mental, 5 (38,5%) informaron depresión, 4 (30,8%) informaron ansiedad, 3 (23,1%) informaron trastorno de estrés postraumático, 2 (15,4%) informaron trastorno bipolar y 2 (15,4%) informaron trastorno bipolar %) informó ADD / ADHD. Los 13 participantes que informaron un problema de salud mental informaron que habían recibido tratamiento para el problema.

Desafíos médicos

Los desafíos médicos fueron identificados por más de un tercio (21, 35.0%) de los participantes de Our Family Youth Services. Los problemas médicos identificados incluyeron mala visión (14, 66,7%), asma (12, 57,1%), dolor crónico (11, 52,4%), problemas dentales (9, 42,9%), problemas de la piel (4, 19,0%), huesos problemas (2, 9.5) y heridas (1, 4.8%). Diez (52,6%) informaron haber recibido tratamiento por el problema médico.

Experiencias de por vida

46 (76,7%) participantes informaron antecedentes de falta de vivienda, y una cuarta parte (15, 25,0%) de los participantes informaron que vivían en un hogar de acogida o en un hogar grupal. Con respecto a los antecedentes penales, 16 (26,7%) participantes informaron estar involucrados en el Sistema de Justicia Juvenil, y casi un tercio (19, 31,7%) informó una experiencia negativa con la aplicación de la ley. Doce (20,0%) participantes informaron estar afiliados a pandillas. Con respecto a la escuela, los participantes informaron dificultad académica (17, 28,3%), clases de educación especial (14, 23,3%), expulsión de la escuela (20, 33,3%) y ser acosados por compañeros de la escuela (16, 26,7%). Casi la mitad (27, 45,0%) de los participantes informaron antecedentes de huir de casa. Otras experiencias de la vida incluyeron: violencia en el noviazgo (18, 30.0%), acoso por parte de compañeros (12, 20.0%), programa de tratamiento residencial (5, 8.3%) y trabajo en la industria del entretenimiento para adultos (2, 3.3%).

Historias de abuso

Una cuarta parte (15, 25%) de los participantes informó abuso físico por parte de un padre o tutor. El abuso emocional por parte de un padre o tutor fue informado por más de un tercio (22, 36,7%) de los participantes. 14 (23,3%) participantes informaron haber sido abusado sexualmente en la niñez, caracterizado por abuso sexual o violación a los 12 años o menos, y 8 (13,3%) informaron haber sido violado entre los 13 y 17 años de edad. El abuso sexual combinado fue informado por 17 participantes (28,8%) de Our Family Youth Services.

Fortalezas

Los participantes informaron un historial de decir «no» a las drogas o el alcohol (43, 71,7%) cuando se les ofreció, o cuando sintieron que se les obligaba a tener relaciones sexuales (25, 41,7%). Más de un tercio de los participantes informaron que tenían un empleo estable (23, 38,3%) en algún momento de su vida. La mitad (30, 50,0%) de los participantes informaron haber sido parte de un club u organización juvenil en algún momento de su vida, y 24 (40,0%) informaron que estaban matriculados en la escuela o en un programa técnico.

El voluntariado en la comunidad fue informado por 23 (38,3%) de los participantes. 32 (53,3%) de los participantes informaron tener una familia o un grupo de amigos cariñosos y solidarios. Más de la mitad (41, 68,3%) de los participantes informaron prácticas de sexo seguro. 12 (20,0%) participantes informaron una relación positiva y de confianza con las fuerzas del orden. Más de la mitad (31, 51,7%) de los participantes informaron sentirse seguros defendiéndose a sí mismos y 24 (40,0%) participantes informaron tener conocimiento de los recursos comunitarios disponibles para ellos.

Victimización por tráfico sexual / explotación sexual

Entre los participantes de Our Family Youth Services, 8 (13,3%) participantes sintieron que alguna vez habían sido obligados, forzados o coaccionados a realizar un acto sexual, incluidas las relaciones sexuales, el contacto oral o anal.

De los 27 participantes de la muestra que se identificaron como hombres, 1 (3,7%) reportó una experiencia de tráfico sexual y de los 29 participantes de la muestra que se identificaron como mujeres, 5 (17,2%) reportaron una experiencia de tráfico sexual. Uno (3.3%) de los 30 participantes que se identificaron como heterosexuales reportaron antecedentes de explotación sexual, mientras que 6 (40.0%) de los participantes que se identificaron como LGBTQ reportaron antecedentes de explotación sexual. Uno (50.0%) de los dos participantes que se identificaron como transgénero reportaron una experiencia de tráfico sexual y el único participante (100.0%) que se identificó como dos espíritus reportó una experiencia de tráfico sexual. De los que se identificaron como víctimas de trata sexual, 5 (62,5%) informaron haber sido explotados sexualmente por refugio, 4 (50,0%) por protección, 3 (37,5%) por dinero, 2 (25,0%) por drogas y 1 ( 12,5%) para vivienda. Se encontró que las razones identificadas por los participantes para la experiencia de explotación sexual tenían cierta superposición con los informes de intercambio por ‘solo refugio’ por parte de dos participantes, ‘solo dinero’ por un participante y ‘solo drogas’ por un participante

Tráfico sexual = 8

Solo dinero = 1

Refugio solamente = 1

Solo medicamentos = 1

La edad de la primera experiencia de tráfico sexual / explotación sexual osciló entre los 7 y los 18 años (M = 13,33, SD = 4,84). Cinco (62,5%) de los participantes explotados sexualmente informaron haber tenido un traficante en el pasado. Al momento de la administración de la encuesta, 2 (25.0%) participantes reportaron tener un traficante / explotado que los alentó, presionó u obligó a intercambiar actos sexuales por dinero, drogas, un lugar para quedarse, ropa o protección. Cinco (62,5%) informaron haber tenido alguna vez un traficante sexual. Cinco (62,5%) de los participantes víctimas de trata sexual informaron que han tenido miedo de salir de esta situación debido a “temores de violencia u otras amenazas de hacerle daño a usted oa su familia”.

Perfil de los participantes que informaron tener un trafficker

Dos (3,33%) participantes informaron tener un traficante en el momento del estudio en julio de 2014. Los participantes tenían edades comprendidas entre 20 y 21 años, con 1 participante (50,0%) identificado como mujer y 1 participante (50,0%) identificado como de dos espíritus. Con respecto a la raza, un participante (50,0%) identificado como negro / afroamericano y uno (50,0%) participantes identificados como birraciales / multirraciales. De los 2 participantes que informaron sobre un traficante actual, 1 (50,0%) se identificó como heterosexual y 1

(50,0%) identificado como gay. Ambos (100,0%) de los participantes informaron no tener hogar.

Cinco (8,3%) participantes informaron haber tenido un traficante en algún momento de su vida. Estos participantes tenían edades comprendidas entre 18 y 21 años, con 4 (80,0%) participantes identificados como mujeres y 1 (20,0%) participante identificándose como de dos espíritus. Con respecto a la raza, dos (40,0%) participantes se identificaron como caucásicos, dos ( 40.0%) como birracial / multirracial, y uno (20.0%) como negro / afroamericano. De los 5 participantes que informaron haber tenido un traficante en el pasado, 2 (40,0%) se identificaron como lesbianas, 1 (20,0%) se identificó como bisexual, 1 (20,0%) se identificó como gay y 1 (20,0%) se identificó como heterosexual. Dos (40,0%) participantes informaron que no tenían hogar, 2 (40,0%) participantes informaron tener su propio apartamento / casa y 1 (20,0%) informaron viviendas temporales.

Dos de los participantes que informaron haber tenido un tratante, dijeron «sí» a haber tenido un tratante en el pasado y en el presente.
Factores de riesgo de tráfico

Traf fi cker Now

Traficante en el pasado

n = 2

n = 5

norte

%

norte

%

Autolesiones

2

100.0%

5

100.0%

Intento de suicidio

2

100.0%

4

80.0%

Asunto médico

2

100.0%

4

80.0%

Diagnóstico mental

1

50.0%

4

80.0

INFORME UNO-N-DIEZ

Esta encuesta se entregó a adultos jóvenes sin hogar en un centro informal para adultos jóvenes sin hogar y a un adulto joven

programa de vivienda de transición. Las encuestas fueron completadas por 13 adultos jóvenes sin hogar hasta One • n • ten.

Descripción de los participantes:

Los participantes de One • N • Ten tenían entre 18 y 23 años (M = 20,58, SD = 1,83). Los participantes informaron que la identidad de género era masculina (6, 46,2%), mujer (1, 7,7%), transgénero (2, 15,4%), de dos espíritus (1, 7,7%) y genderqueer (3, 23,1%). Con respecto a la raza, los participantes se identificaron como blancos (4, 30,8%), birraciales / multirraciales (4, 30,8%), hispanos / latinos / latinos (2, 15,4%), negros / afroamericanos (1, 7,7%), nativos americanos o Indio americano (1, 7.7%) o indio o del sur de Asia (1, 7.7%). En cuanto a la orientación sexual (ver Figura 1), el 38,5% se identificó como gay, seguido de bisexual (23,1%), pansexual (23,1%), heterosexual (7,7%) y lesbiana (7,7%).

Situación de la vivienda

Todos los participantes de One • N • Ten (n = 13, 100%) informaron que la vivienda temporal era su situación actual de vivienda.

Historial de consumo de drogas

Más de las tres cuartas partes (10, 76,9%) de los participantes de One • N • Ten informaron haber consumido drogas alguna vez. La edad informada del primer consumo de drogas osciló entre 13 y 19 años (M = 15,90, SD = 2,13). Cuando se les preguntó acerca de la frecuencia del consumo de drogas, 1 (7,7%) informó sobre el consumo semanal y 3 (23,1%) informó sobre el consumo mensual de drogas. Dos (15,4%) participantes se identificaron como adictos a las drogas.

¿Cuál es su droga preferida?

Tipo de droga

norte

%

Marijuana

4

30.8%

Heroína

1

7.7%

Éxtasis

1

7.7%

Pastillas

1

7.7%

Autolesiones

Los comportamientos de autolesión fueron reportados por 6 (85,7%) de los participantes de One • N • Ten. Una vez que afirmaron la conducta de autolesión, se les pidió a los participantes que encerraran en un círculo todas las conductas de autolesión en las que habían participado.

Tipos de autolesiones informadas

Comportamiento de autolesión

norte

%

No comer durante largos períodos de tiempo.

5

83.3%

Corte

3

50.0%

Beber alcohol en exceso

3

50.0%

Vómitos

3

50.0%

27!

El consumo de drogas

2

25.0%

Tomar riesgos

1

16.7%

Modi fi cación corporal

1

16.7%

Escarificación

1

16.7%

Problemas de salud mental

Más de la mitad (8, 61,5%) de los participantes de One • N • Ten informaron antecedentes de intentos de suicidio. Un problema de salud mental actual fue identificado por 5 (38,5%) participantes. De los 5 participantes que informaron un desafío de salud mental, 3 (60,0%) informaron depresión, 1 (20,0%) informó trastorno bipolar, 1 (20,0%) informó ADD / ADHD y 1 (20,0%) informó ansiedad. Todos los participantes que identificaron tener un problema de salud mental también informaron que tenían o estaban recibiendo tratamiento para el problema.

Problema medico

Los problemas médicos fueron identificados por más de la mitad (7, 53,8%) de los participantes de One • N • Ten. Los problemas médicos identificados incluyeron mala visión (4, 57,1%), problemas dentales (3, 42,9%), dolor crónico (1, 14,3%), asma (1, 14,3%) y problemas de la piel (1, 14,3%). Cinco (71,4%) de los participantes que informaron tener un problema médico informaron que estaban recibiendo tratamiento para estos problemas.

Experiencias de por vida

11 (84,6%) participantes de One • N • Ten informaron antecedentes de falta de vivienda, y más de un tercio (5, 38,5%) de los participantes informaron que vivían en un hogar de acogida o en un hogar grupal. Con respecto a los antecedentes penales, 1 (7,7%) participante informó estar involucrado en el Sistema de Justicia Juvenil y 4 (30,8%) informó una experiencia negativa con la aplicación de la ley. Con respecto a la escuela, los participantes informaron dificultad académica (5, 38,5%), clases de educación especial (4, 30,8%), expulsión de la escuela (4, 30,8%) y ser acosados por compañeros de la escuela (7, 53,8%). Más de la mitad (7, 53,8%) de los participantes informaron antecedentes de huir de casa. Otras experiencias de la vida incluyeron: violencia en el noviazgo (6, 46,2%), acoso de compañeros (6, 46,2%), programa de tratamiento residencial (1, 7,7%) y trabajo en la industria del entretenimiento para adultos (1, 7,7%).

Historias de abuso

Casi la mitad (6, 46,2%) de los participantes de One • N • Ten informaron abuso físico por parte de un padre o tutor. Más de las tres cuartas partes (10, 76,9%) de los participantes informaron abuso emocional por parte de un padre o tutor. 4 (30,8%) participantes informaron haber sufrido abuso sexual en la niñez, caracterizado por abuso sexual o violación a los 12 años o menos, y 3 (23,1%) participantes informaron violación entre los 13 y 17 años. El abuso sexual general fue informado por 5 (28,5%) de los 13 participantes de One • N • Ten.

Fortalezas

Los participantes de One • N • Ten informaron un historial de decir «no» a las drogas o el alcohol (9, 69,2%) cuando se les ofreció, o cuando sintieron que se les obligaba a tener relaciones sexuales (8, 61,5%). Casi la mitad de los participantes informaron que experimentaron un empleo estable (6, 46,2%) en algún momento de su vida. Un participante (7,7%) informó haber sido parte de un club u organización juvenil en algún momento de su vida, y 8 (61,5%) informaron que estaban matriculados en la escuela o en un programa técnico. El voluntariado en la comunidad fue informado por 11 (84,6%) de los participantes. Diez (76,9%) de los participantes informaron que tenían una familia o un grupo de amigos que los apoyara y aman. Más de la mitad (9, 69,2%) de los participantes informaron prácticas de sexo seguro. 8 (61,5%) participantes informaron una relación positiva y de confianza con las fuerzas del orden. Más de las tres cuartas partes (10, 76,9%) informaron sentirse seguros o protegidos defendiéndose a sí mismos, así como estar conscientes de los recursos comunitarios disponibles para ellos.

Victimización por tráfico sexual / explotación sexual

Un total de 4 (30,8%) participantes de One • N • Ten informaron que sintieron que alguna vez habían sido obligados, forzados o coaccionados a realizar un acto sexual, incluidas las relaciones sexuales, el contacto oral o anal. De los 6 participantes de la muestra que se identificaron como hombres en Uno • N • Diez, 1 (16,7%) informó haber tenido una experiencia de tráfico sexual. Ninguno de los participantes que se identificaron como mujeres (1, 7.7%) informó haber tenido una experiencia de tráfico sexual. 3 (23,1%) participantes que se identificaron como LGBTQ reportaron antecedentes de explotación sexual. Uno (33,3%) de los tres participantes que se identificaron como genderqueer informó una experiencia de tráfico sexual, el único participante (100,0%) que se identificó como de dos espíritus informó una experiencia de tráfico sexual y uno (50,0%) de los dos participantes que identificó como transgénero reportó una experiencia de tráfico sexual. De los que se identificaron como víctimas de trata sexual, 2 (50,0%) informaron haber sido explotados sexualmente por dinero y 3 (75,0%) para refugio. Ninguno de los participantes informó haber sido explotado para obtener drogas, protección o ropa. Se encontró que las razones identificadas por los participantes para la experiencia de explotación sexual se superponen. Algunas de las razones no se superpusieron con los informes de intercambio por ‘solo refugio’ de dos participantes, ‘solo dinero’ por un participante y ‘dinero / refugio combinado’ fue informado por un participante.

Tráfico sexual = 4

Solo dinero = 1

Refugio solamente = 1

Dinero + Refugio = 1

La edad de la primera experiencia de tráfico sexual / explotación sexual osciló entre los 14 y los 21 años (M = 18,20, SD = 2,78) para los participantes de One • N • Ten. Dos (50,0%) de los participantes explotados sexualmente informaron haber tenido un traficante en el pasado. En el momento de la administración de la encuesta, ningún participante informó tener un traficante / explotado que los alentara, presionara u obligara a intercambiar actos sexuales por dinero, drogas, un lugar para quedarse, ropa o protección. Dos (50,0%) informaron haber tenido un traficante sexual. Dos (50,0%) de los participantes víctimas de trata sexual informaron que han tenido miedo de irse o salir de esta situación debido a “temores de violencia u otras amenazas de hacerle daño a usted oa su familia”.

REFERENCIAS

Referencias

Bailey, SL, Camlin, CS, Ennett, ST (1998). Uso de sustancias y comportamiento de riesgo entre jóvenes sin hogar y fugitivos. Journal of Adolescent Health, 23, 378–388.

Cauce, AM, Paradise, M., Ginzler, JA, Embry, L., Morgan, CJ, Lohr, Y. y Theofelis, J. (2000). Características y salud mental de los adolescentes sin hogar Diferencias de edad y género. Revista de trastornos emocionales y del comportamiento, 8 (4), 230-239.

Covenant House Nueva York. (2013). Personas sin hogar, sexo de supervivencia y trata de personas: como lo experimentaron los jóvenes de Covenant House New York. Casa del Pacto. Obtenido de http://www.covenanthouse.org/sites/default/files/attachments/Covenant-House-trafficking- estudiar.pdf

Doyle Jr, JJ (2007). Protección infantil y resultados del niño: medición de los efectos del cuidado de crianza. The American Economic Review, 1583-1610.

ECPAT USA. (2013). Y los niños también: un documento de debate de ECPAT-LSA sobre la falta de reconocimiento de la explotación sexual comercial de niños en los Estados Unidos. Obtenido de http://ecpatusa.org/wp/wp-content/uploads/2013/08/AndBoysToo_FINAL_single-pages.pdf

Greene, J., Ennett, S. y Ringwalt, C. (1999). Prevalencia y correlaciones del sexo de supervivencia entre jóvenes que huyen de su hogar y sin hogar. Revista Estadounidense de Salud Pública, 89, 1406-1409.

Haley, N., Roy, E., Leclerc, P., Boudreau, J. y Boivin, J. (2004). Perfil de riesgo de VIH de los jóvenes varones de la calle involucrados en sexo de supervivencia en la calle. Enfermedad de transmisión sexual, 80, 526-530.

Hudson, A. y Nandy, K. (2012). Comparaciones de abuso de sustancias, comportamiento sexual de alto riesgo y síntomas depresivos entre jóvenes sin hogar

! con y sin antecedentes de colocación en hogares de crianza. Enfermería contemporánea, 42, 178-186.

Kral, AH, Molnar, BE, Booth, RE y Watters, JK (1997). Prevalencia de conductas sexuales de riesgo y uso de sustancias entre adolescentes sin hogar y fugitivos en San Francisco, Denver y la ciudad de Nueva York. Revista internacional de ETS y SIDA, 8 (2), 109-117.

Kruks, G. (1991). Gays y lesbianas sin hogar / jóvenes de la calle: ¡Problemas especiales! Y preocupaciones. Revista de salud adolescente, 12 (7), 515-518.

Lankenau, SE, Clatts, MC, Welle, D., Goldsamt, LA y Gwadz, MV (2004). Carreras en la calle: indigencia, consumo de drogas y trabajo sexual entre hombres jóvenes que tienen sexo con hombres (YMSM). Revista Internacional de Políticas de Drogas, 16 (1), 10-18.

McNaughton Nicholls, C., Harvey, S., Paskell, C. (2014). Percepciones de género: lo que saben los profesionales sobre la explotación sexual de niños y hombres jóvenes en el Reino Unido. Barnardo’s, Londres.

Alianza Nacional para Poner Fin a las Personas sin Hogar (2012). Un marco emergente para acabar con la falta de vivienda de los jóvenes no acompañados que se encuentra en http: // b. 3cdn.net/naeh/1c46153d87d15eaaff_9zm6i2af5.pdf

Consejo Nacional de Atención Médica para Personas sin Hogar (2014). ¿Cuál es la definición oficial de indigencia? Recuperado el 14 de septiembre de 2014 de

! http://www.nhchc.org/faq/official-definition-homelessness/

Park, J., Metraux, S. y Culhane, DP (2005). Colocación infantil fuera del hogar y dinámica de utilización de refugios públicos entre los jóvenes

adultos sin hogar. Revisión de servicios para niños y jóvenes, 27 (5), 533-546.

Park JM, Metraux S., Brodbar G. y Culhane DP (2004). Participación en el bienestar infantil entre los niños de familias sin hogar. Journal of Child Welfare, 83, 423–436.

Tyler, KA, Hoyt, DR, Whitbeck, LB y Cauce, AM (2001). El impacto del abuso sexual infantil en la victimización sexual posterior entre los jóvenes fugitivos. Revista de investigación sobre la adolescencia, 11 (2), 151-176.

Toro, P., Dworsky, A. y Fowler, P. (2007). Jóvenes sin hogar en los Estados Unidos: resultados de investigaciones recientes y enfoques de intervención. Presentado en el Simposio Nacional sobre Investigación de Personas sin Hogar el 1 y 2 de marzo de 2007.

Consejo Interagencial de los Estados Unidos sobre Personas sin Hogar (2013). Marco para acabar con la falta de vivienda de los jóvenes. Recuperado el 14 de septiembre de 2014 de usich.gov.

Van Leeuwen, JM, Hopfer, C., Hooks, S., White, R., Petersen, J. y Pirkopf, J. (2004). Una instantánea del abuso de sustancias entre los jóvenes sin hogar y fugitivos en Denver, Colorado. Revista de salud comunitaria, 29 (3), 217-229.

Whitbeck, LB, Chen, X., Hoyt, DR, Tyler, KA y Johnson, KD (2004). Trastorno mental, estrategias de subsistencia y victimización entre adolescentes gays, lesbianas y bisexuales sin hogar y fugitivos. Revista de investigación sexual, 41 (4), 329-342.

Woods, ER, Samples, CL, Melchiono, MW y Harris, SK (2003, enero).

Programa Boston HAPPENS: los jóvenes con VIH, sin hogar y en riesgo pueden acceder a la atención a través de servicios de VIH orientados a los jóvenes. En Seminarios sobre enfermedades infecciosas pediátricas (Vol. 14, No. 1, págs. 43-53). WB Saunders.

Tabla de todas las variables y puntuación de significancia

Sin tráfico sexual

Grupo de tráfico sexual

X 2

Grupo

Historia de autolesión **

44

(26%)

27 (48.2%)

.002

Corte**

28

(15.6%)

20 (31.7%)

.005

Uso excesivo de alcohol **

20

(11.1%)

19 (30.2%)

.001

El consumo de drogas**

28

(15.6%)

24 (38.1%)

.001

Sexo con extraños **

14

(7.8%)

27 (42.9%)

.001

Asunción de riesgos **

29

(16.1%)

27 (42.9%)

.001

No comer durante períodos prolongados

29

(16.1%)

24 (38.1%)

.001

de tiempo**

Modi fi cación corporal *

10

(5.6%)

10 (15.9%)

.01

Escari fi cación *

39

(22.3%)

35 (56.5%)

.012

Intento de suicidio **

39

(22.3%)

35 (56.5%)

.001

Problema de salud mental *

42

(24%)

24 (38.1%)

.032

Problema medico*

77

(42.8%)

36 (57.1%)

.049

Drogadicción**

22

(15.2%)

17 (32.1%)

.008

Adicción al alcohol**

16

(9.5%)

16 (27.6%)

.001

Historia de violencia en el noviazgo **

57

(31.8%)

40 (64.5%)

.001

Contacto negativo con la ley

66

(36.9%)

34 (54.8%)

.013

aplicación*

Justicia juvenil

51

(28.5%)

26 (41.9%)

.05

intervención*

Dificultades académicas **

54

(30.3%)

34 (54.8%)

.001

Historia de huir **

81

(45.3%)

40 (64.5%)

.009

Siendo maltratado**

59

(33%)

34 (54.8%)

.002

Afiliación a pandillas *

42

(23.5%)

23 (37.1%)

.037

Trabajado en adulto

10

(5.6%)

13 (21.3%)

.001

industria del entretenimiento**

Abuso físico infantil *

51

(28.7%)

27 (43.5%)

.031

Acosado por compañeros **

48

(26.8%)

32 (51.6%)

.001

Violada / abusada sexualmente a los 12 años o

37

(20.7%)

27 (43.5%)

.001

debajo**

Violada entre edades

27

(15.1%)

22 (35.5%)

.001

13-17**

Abuso sexual combinado **

49

(27.4%)

32 (51.6%)

.001

Desamparo

157 (87.7%)

57 (91.9%)

.363

Historia de residencial

26 (14.5%)

13

(21%)

.235

Tratamiento

Hogar de acogida / hogar grupal

57 (31.8%)

24

(38.7%)

.324

Expulsado de la escuela

71 (39.7%)

24

(38.7%)

.894

Educación especial

47 (26.3%)

23

(37.1%)

.105

Abuso emocional infantil

78 (43.6%)

34

(54.8%)

.242

! LGBTQ

23 (19.7%)

33

(38.4%)

.003

* Significativo en la p< .05 nivel. ** Significativo en la p< .01 nivel

Publish Date
abril 20, 2021
Type
Share
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin