Skip to main content

Opinión: The Hill: ¿Abandonará Estados Unidos a las mujeres y niñas de Afganistán?

Artículo de opinión de The Hill: ¿Abandonará Estados Unidos a las mujeres y niñas de Afganistán?
Por Natalie Gonnella-Platts y Paul Fagan
10 de diciembre de 2021
https://thehill.com/opinion/international/585228-will-the-us-abandon-the-women-and-girls-of-afghanistan

Las mujeres y las niñas de Afganistán están ahora casi totalmente excluidas de la vida pública tras sólo tres meses de pleno dominio talibán, desde el colapso del gobierno afgano y la retirada militar de Estados Unidos. La equidad de género es inexistente, y la dignidad humana se ataca abiertamente a través de la opresión patrocinada por el Estado.

La situación es trágicamente irónica hoy, cuando se cumple el 73º aniversario de la proclamación por las Naciones Unidas de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que incluye la afirmación de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. También es el día en que se concederá formalmente el Premio Nobel de la Paz a Maria Ressa y Dmitry Muratov por «los esfuerzos para salvaguardar la libertad de expresión, que es una condición previa para la democracia y la paz duradera» en Filipinas y Rusia.

Hoy en día, en Afganistán no existen ni los derechos humanos ni la libertad de expresión. Aunque los talibanes defienden de boquilla la Declaración Universal de los Derechos Humanos, los avances que las mujeres y las niñas afganas han conseguido en los últimos 20 años están prácticamente perdidos. Entre ellos se encuentran sus enormes esfuerzos por mejorar la vida de sus familias, sus comunidades y su país.

Peor aún, cada vez es más probable que más de la mitad de los afganos se enfrenten a «niveles de emergencia» de inseguridad alimentaria este invierno. Se trata de un nivel de inseguridad alimentaria aguda sin precedentes, según las Naciones Unidas.

Hay al menos tres cosas que el gobierno de Estados Unidos y la sociedad civil aún pueden hacer para ayudar a frenar la marea y afirmar nuestro apoyo al pueblo afgano que se mantuvo con nosotros en la búsqueda de un futuro más pacífico y próspero.

En primer lugar, debemos resolver el problema de la salida de Afganistán: Cualquiera que intente salir ahora necesita un visado, pero actualmente no hay servicios diplomáticos o consulares estadounidenses allí. Lo mismo ocurre con muchos otros países, por lo que es imposible salir. Estados Unidos y la ONU deben establecer un corredor humanitario para las personas que deseen ir y para permitir la entrada de la ayuda tan necesaria en Afganistán. El gobierno de EE.UU. debe implementar la presentación electrónica y las entrevistas consulares a distancia.

En segundo lugar, los sectores público y privado deben movilizarse para hacer frente a los retos, enormemente desconocidos, de los afganos que se encuentran ociosos en terceros países mientras esperan su reasentamiento definitivo. Al enfrentarse a vías de visado limitadas y largos periodos de tramitación, muchos afganos evacuados que no se encuentran en bases militares estadounidenses designadas en el extranjero han quedado en un limbo legal, en lugares remotos con escasos recursos. Muchas personas y familias se enfrentan a riesgos muy reales de hambre, abusos y explotación porque sólo hay una protección limitada de sus derechos y su capacidad de acción, y no tienen dinero debido a la crisis de liquidez en Afganistán.

Por último, no podemos dejar que el mundo se olvide de los millones de mujeres y niños que permanecen en Afganistán y se enfrentan a la peor crisis humanitaria del mundo.

Las mujeres, que en su día fueron pilares fundamentales en la búsqueda de la libertad, la equidad y el desarrollo de su país, vuelven a verse privadas de los derechos humanos más básicos. La mitad de los niños menores de 5 años corren el riesgo de sufrir desnutrición aguda grave. Y las adolescentes y las mujeres jóvenes – una influencia vital en la innovación, el crecimiento y el desarrollo futuros – han sido excluidas de las instituciones educativas en la mayoría de las regiones del país y convertidas en mercancía en medio de una crisis humanitaria cada vez mayor.

Antes de que los talibanes volvieran al poder hace unos meses, el 84% de los afganos estaba de acuerdo en que las mujeres debían tener las mismas oportunidades educativas que los hombres; más de 3,5 millones de niñas estaban escolarizadas y 100.000 mujeres estaban matriculadas en universidades públicas y privadas, frente a ninguna en 2001.

En la primera conferencia de prensa tras la caída de Kabul el 15 de agosto, el portavoz talibán Zabiullah Mujahid dijo: «Nuestras hermanas, nuestros hombres tienen los mismos derechos». Pero la historia y las acciones actuales de los talibanes desmienten sus palabras.

Los talibanes están en lo que el periodista William J. Dobson ha llamado «la curva de aprendizaje del dictador». Pronto serán -o siempre han sido- miembros de «Autocracy Inc.», el club no oficial de los autócratas modernos, según la escritora Anne Applebaum.

El tema de este Día de los Derechos Humanos es «igualdad: reducir las desigualdades, promover los derechos humanos».

Si realmente pretendemos llegar a este momento, debemos dar prioridad a la situación de los más vulnerables entre nosotros. Y eso significa el pueblo de Afganistán.

Aunque nuestra retirada de su país haya concluido, Estados Unidos y la comunidad internacional todavía tienen un enorme papel que desempeñar en el apoyo a los afganos, especialmente a las mujeres y los niños.

Natalie Gonnella-Platts es la directora de la Iniciativa para la Mujer del Instituto George W. Bush.

Paul Fagan es el director de los programas de Derechos Humanos y Democracia del Instituto McCain para el Liderazgo Internacional de la Universidad Estatal de Arizona.

DISCLAIMER: McCain Institute for International Leadership is a non-partisan «do-tank» that is part of Arizona State University. The views expressed in this blog are solely those of the author and do not represent an opinion of the McCain Institute.

Publish Date
diciembre 10, 2021
Type
Tags
Share