Artículo de opinión: Renovación de la justicia por atrocidades

pexels-sora-shimazaki-5668473

Esta pieza apareció por primera vez en La colina. Léalo en su fuente original aquí .

Por Todd Buchwald , Stephen Rapp , David Scheffer, y Clint Williamson

Presidente Biden ‘s reconocimiento del genocidio armenio, infligido hace más de un siglo con un estimado de 1,5 millones de muertes, reconoce hechos históricos y rechaza la larga campaña de negación de Turquía. El presidente merece elogios por hacer una declaración tan clara y, al hacerlo, subrayar el compromiso de Estados Unidos de enfrentar el genocidio.

Como ex diplomáticos comprometidos con la justicia por atrocidades masivas, hemos trabajado colectivamente durante la mayor parte de las últimas tres décadas en nombre del pueblo estadounidense para construir, apoyar y dotar de personal a numerosos tribunales para enjuiciar a los perpetradores de genocidio, crímenes de lesa humanidad y guerra. crímenes contra miles, a veces millones, de personas inocentes. Estados Unidos ha liderado antes y debemos continuar defendiendo la búsqueda de la justicia internacional para tales crímenes atroces.

La Sociedad Estadounidense de Derecho Internacional acaba de publicar un Grupo de Trabajo informe , Opciones de Estados Unidos para el compromiso con la CPI, que describe el apoyo de largo alcance de este país a la justicia internacional durante los últimos 75 años y aboga por opciones tangibles y constructivas para la política estadounidense hacia la Corte Penal Internacional (CPI) permanente. Cabe señalar que uno de nosotros, Todd Buchwald, ayudó a redactar el informe. A pesar de los aberrantes episodios de retirada, Washington ha proyectado repetidamente, a través de la diplomacia, la legislación, las directivas presidenciales, los manuales militares, los mensajes estratégicos y las asignaciones específicas, los fuertes intereses nacionales de Estados Unidos en la promoción de los derechos humanos, el estado de derecho y la responsabilidad de los responsables de las masas. atrocidades.

El apoyo bipartidista a estos valores subyacentes tiene raíces profundas, incluso en el papel instrumental de Estados Unidos en el establecimiento de Nuremberg y Tokio. tribunales para juzgar a los principales criminales de guerra después de la Segunda Guerra Mundial y su crítica apoyo para los tribunales que procesan a los autores de crímenes atroces en Ruanda, la ex Yugoslavia, Sierra Leona, Timor-Leste y Camboya.

Los esfuerzos estadounidenses para reforzar la justicia penal internacional deben incluir el compromiso con la CPI. Estados Unidos negoció la creación de esta institución y firmado Los tribunales tratado en 2000 pero nunca lo ratificó. Washington no se ha unido a los más de 120 estados, incluidos casi todos nuestros aliados y amigos, como miembro de la corte.

No obstante, salvo en los primeros años de la corte, Estados Unidos adoptó un enfoque pragmático en el que Washington trabajó con la corte y sus partidarios en temas de interés común, reconociendo que habría temas en los que nuestros intereses divergirían.

Las investigaciones del tribunal de las situaciones en Afganistán (incluidas algunas denuncias de tortura contra personal estadounidense) y Palestina (basado en la conclusión de la corte de que Palestina no necesita calificar como un estado bajo el derecho internacional antes de que la corte ejerza jurisdicción) presenta tales problemas y sin duda seguirá siendo polémico. Pero tales desacuerdos no deben traducirse en un rechazo reflexivo de todo lo que toca el tribunal, como en la administración Trump. Gran parte del trabajo de la corte sirve a los intereses de Estados Unidos para hacer viable o productivo este enfoque.

Estados Unidos aprendió esta lección al enfrentarse al genocidio en Darfur. Una corrección del rumbo de las políticas generó una relación constructiva que permitió al Consejo de Seguridad referir atrocidades genocidas en Darfur a la corte. La administración Obama facilitó la entrega a la corte de fugitivos de la justicia desde hace mucho tiempo, esfuerzos que sirvieron a los intereses estadounidenses al incapacitar a las personas acusadas de cometer los peores crímenes conocidos por la humanidad. Sin duda, Estados Unidos necesitará recurrir nuevamente a la corte para hacer cumplir la propuesta de que los crímenes atroces deben ser procesados.

Este fue un mensaje subyacente cuando el secretario de Estado Antony J. Blinken anunció recientemente la levantamiento de las sanciones de la era Trump contra la corte que fueron ampliamente consideradas como contraproducentes y anatema para el estado de derecho y los valores estadounidenses. La administración de Biden debe seguir pasando página y volver a un enfoque pragmático de la corte que sea consistente con los intereses estadounidenses y con nuestro apoyo de larga data al estado de derecho y la rendición de cuentas a nivel mundial.

DISCLAIMER: McCain Institute for International Leadership is a non-partisan «do-tank» that is part of Arizona State University. The views expressed in this blog are solely those of the author and do not represent an opinion of the McCain Institute.

Publish Date
mayo 4, 2021
Type
Tags
Share
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin