Skip to main content

Aumenta el riesgo de trata de personas a medida que se agrava la crisis en Ucrania

En el lapso de un mes, hemos visto un éxodo masivo de más de 3,9 millones de personas que huyen de la escalada del conflicto en Ucrania. A medida que Rusia continúa su asalto, amenazando la vida de otros millones de personas, la comunidad de lucha contra el tráfico de personas se preocupa cada vez más por los riesgos inmediatos y a largo plazo que supone el tráfico de personas para quienes se ven obligados a huir.

Aunque hay que elogiar las generosas ofertas de las comunidades y personas de acogida, el viaje sigue siendo peligroso para los millones de mujeres y niños que buscan refugio en los países vecinos. Con un acceso limitado a las redes de apoyo y a los recursos básicos, y con escasas oportunidades de ganarse la vida, los refugiados se enfrentan a importantes riesgos de explotación. Las investigaciones realizadas en otros conflictos, como los de Siria y Afganistán, han demostrado que los traficantes se aprovechan de los refugiados de múltiples maneras. Utilizando tácticas coercitivas, como oportunidades de empleo o acceso a alimentos, alojamiento y otras necesidades básicas, los traficantes se dirigen a los refugiados y se aprovechan de su vulnerabilidad, explotándolos bajo falsos pretextos.

Igualmente preocupante es la capacidad de los países receptores de refugiados para protegerlos adecuadamente y responder a posibles situaciones de tráfico de personas. Según las estadísticas recientes del informe anual sobre la trata de personas (TIP) del Departamento de Estado de EE.UU. de 2021, muchos de los países que aceptan refugiados han tenido dificultades para responder adecuadamente y prevenir la trata de personas dentro de su propio país. Polonia, Moldavia y Rumanía se encuentran entre los tres países que más ucranianos acogen a través de sus fronteras, con más de 3,3 millones de personas que entraron en esas tres naciones en el último mes. El informe TIP 2021 indicaba que los esfuerzos de Polonia para «identificar y proteger a los niños víctimas y para identificar a las víctimas de trabajos forzados seguían siendo inadecuados». Asimismo, el informe afirma que el gobierno de Rumanía «no examinó adecuadamente los indicadores de trata ni identificó a las víctimas entre las poblaciones vulnerables, como los solicitantes de asilo». Por último, en Moldavia, «la protección y la asistencia a los niños víctimas siguieron siendo inadecuadas» y «la falta de apoyo a la reintegración a largo plazo dejó a las víctimas expuestas a la revictimización». Es probable que estos factores preocupantes y las limitaciones de recursos se vean exacerbados por esta crisis, dando una oportunidad a los traficantes de establecer un punto de apoyo fundacional entre las poblaciones vulnerables.

La disposición de Polonia, Moldavia y Rumanía a acoger a los refugiados ucranianos en sus países demuestra la solidaridad regional para apoyar a esta población. Sin embargo, es crucial que estos países estén equipados con los recursos y la información necesarios para proteger esta afluencia de personas en riesgo de la trata de personas. A medida que los activistas y las fuerzas policiales comienzan a señalar «casos alarmantes » de posible tráfico de personas, es más importante que nunca que quienes atienden a los refugiados en los cruces fronterizos y centros de acogida conozcan bien lo que constituye un comportamiento sospechoso por parte de los traficantes, y cómo responder si se considera que alguien no es de fiar. También es crucial que todos los lugares que realizan la admisión o sirven como centros de tránsito para los refugiados tengan un sistema de registro sólido para todas las personas, especialmente los niños no acompañados. Los niños no acompañados no sólo corren un mayor riesgo de encontrarse cara a cara con los traficantes al cruzar la frontera, sino que corren un mayor riesgo al continuar su viaje. Valiant Richey, representante especial de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa responsable de la lucha contra el tráfico de personas, expresó su preocupación no sólo por el tráfico en la frontera, sino también en las paradas de tránsito más adelante en el viaje del refugiado. «Aumenta el riesgo de tráfico de personas si no se ponen medidas de seguridad», sugiriendo que todos los países europeos, y no sólo los vecinos de Ucrania, implanten sistemas para proteger a los casi 3,9 millones de personas que se desplazan.

También son preocupantes los informes sobre la violencia, la hostilidad y el racismo contra las personas de color y los inmigrantes procedentes de zonas como África, el sur de Asia y Oriente Medio. Esta flagrante violación del derecho internacional de los refugiados y la injusticia racial no deben ser toleradas. No se trata sólo de una crisis a la que se enfrentan los ciudadanos ucranianos, sino todos los que consideran a Ucrania su hogar. Todos los refugiados deben ser atendidos con igualdad de oportunidades, respeto y seguridad.

Con cientos de organizaciones de ayuda y organismos gubernamentales que prestan apoyo directo e indirecto a los afectados por el conflicto, es crucial que exista una respuesta humanitaria coordinada y global. No podemos ignorar los mayores riesgos de trabajo forzado, servidumbre por deudas y explotación sexual a los que se enfrentan las poblaciones de refugiados, y debemos asegurarnos de que todos los que se han visto obligados a huir son plenamente conscientes de los derechos que les asisten en virtud del derecho internacional.

Este esfuerzo coordinado no puede durar sólo el tiempo que dure el conflicto, sino que es imprescindible una estrategia a largo plazo para prevenir y responder al previsible aumento del tráfico y la explotación de los refugiados ucranianos. Esto incluye el refuerzo de las capacidades de prevención y respuesta de los países anfitriones mediante asociaciones, formación y apoyo financiero. Aplaudimos a las organizaciones de la sociedad civil, a los organismos gubernamentales, a las instituciones internacionales y a todas las personas que han dedicado su tiempo y sus recursos a apoyar a aquellos cuyas vidas se han visto alteradas y a solidarizarse con el pueblo de Ucrania.

Si quiere ayudar a los afectados por la crisis de Ucrania, considere la posibilidad de donar a una de las organizaciones que se indican a continuación:

Médicos sin Fronteras
Suministros para equipos médicos de emergencia en Ucrania, Polonia, Moldavia, Hungría, Eslovaquia, Rusia y Bielorrusia.

Fondo de Ayuda a la Crisis de Ucrania de GlobalGiving
Todas las donaciones se destinarán a la ayuda humanitaria en las comunidades afectadas de Ucrania y las regiones circundantes a las que han huido los ucranianos.

Organización Internacional para las Migraciones
Proporcionar servicios de emergencia como salud, refugio, suministros de invierno y protección a los que huyen de Ucrania, los desplazados internos, los migrantes y los nacionales de terceros países.

Comité Internacional de Rescate
Distribuir suministros vitales a los niños y familias desplazadas que se han visto obligados a huir de Ucrania.

Razom para Ucrania
El apoyo a la respuesta de emergencia de Razom proporcionará suministros médicos críticos y amplificará las voces de los ucranianos.

UNICEF
Las intervenciones de respuesta de emergencia incluyen, entre otras, la colaboración con los municipios para garantizar la ayuda inmediata a los niños y las familias necesitadas, el apoyo a los equipos móviles de protección de la infancia para proporcionar atención psicológica a los niños traumatizados por la inseguridad crónica, y el transporte de agua potable en camiones a las zonas afectadas por el conflicto.

Estados Unidos para el ACNUR
Prestando asistencia y ampliando su respuesta para proporcionar ayuda y asegurarse de que los desplazados encuentren seguridad en brazos acogedores en este momento de crisis.

Programa Mundial de Alimentos de la ONU
Colaborar con el ACNUR para ayudar a 30.000 personas que huyeron del conflicto y se refugiaron fuera de las fronteras de Ucrania. El PMA también está sobre el terreno dirigiendo proyectos de telecomunicaciones y logística de emergencia en nombre de todas las Naciones Unidas.

Cocina central del mundo
Trabajar para servir comidas calientes y nutritivas a personas de toda la región en Rumanía, Moldavia y Hungría. La WCK también se asocia con restaurantes dentro de Ucrania para llevar comidas calientes a quien las necesite.

DISCLAIMER: McCain Institute for International Leadership is a non-partisan «do-tank» that is part of Arizona State University. The views expressed in this blog are solely those of the author and do not represent an opinion of the McCain Institute.

Author
Kelsey Syms
Publish Date
marzo 29, 2022
Type
Tags
Share