Chile: los riesgos de una nueva constitución

Riesgos de una nueva constitución

PEDRO PIZANOPedro Pizano

28 de enero de 2020

“. . . era el manantial de la esperanza, era el invierno de la desesperación. . . » – Charles Dickens

Mientras Chile se prepara para un referéndum nacional el 26 de abril de 2020, se derramará mucha tinta sobre si es prudente que un país reescriba su constitución.

El resultado y los procesos con los que se haga serán un presagio de lo que vendrá. Algunos han dicho que «la discusión sobre la libertad en la región nunca volverá a ser la misma». Otros lo han celebrado, o al menos lo han entendido, como la consecuencia obvia (en retrospectiva) de un régimen de pensiones inflado, una desigualdad vertiginosa, una clase media en crecimiento y una historia que nunca descansa.

Aquí hay algunos pensamientos, habiendo vivido en Colombia, que tenía la segunda constitución más antigua de la región hasta que la reescribió por completo en cinco meses en 1991, y viviendo actualmente en los Estados Unidos, que nunca ha reescrito su constitución sino que solo la enmendó. y solo 27 veces.

Aquí hay algunos hechos, según yo los entiendo:

  • La actual constitución de Chile está manchada para siempre por el sangriento gobierno de Pinochet. Fue aprobado en 1980, con Pinochet en el poder; fue lo que le permitió ser nombrado senador vitalicio.
  • Gracias en parte a esa constitución y a la destitución de Pinochet, Chile se ha convertido, posiblemente, el estado más libre, seguro y próspero en Latinoamérica.
  • La destitución de Pinochet fue a través de un referéndum nacional, un mismo proceso con el que se reescribirá la constitución.
  • El régimen de pensiones de Chile puede estar inflado e insostenible; se puso en marcha por primera vez tres meses después del referéndum constitucional de 1980.
  • Su creciente clase media no ha visto los beneficios que ha recibido el 1%, que incluye al actual presidente, un multimillonario.
  • La constitución actual de Chile todavía se percibe como la de un estado conservador y excluyente que debe actualizarse.
  • Las protestas actuales, dejando de lado su intención o razonabilidad, supuestamente han causado 1.400 millones de dólares en daños.
  • Las convenciones constitucionales, ya sean mixtas o representativas, las dos opciones también en la boleta electoral en el referéndum del 26 de abril de 2020, son peligrosas y también están llenas de promesas.
  • A ciento un días del referéndum, el 67% de los chilenos apoya la reescritura de la constitución.

Aquí esta la texto en inglés de la constitución chilena a partir de 2015. Parece que se buscan tres cambios importantes, ninguno de los cuales requiere una nueva constitución. El primero es la subsidiariedad del estado; el segundo es su conexión con Pinochet, y el tercero es sobre el alcance de algunos derechos.

El argumento con respecto a la subsidiariedad, que no aparece en el artículo 19 de la Constitución ni en ningún otro lugar, es que el Estado de Chile es solo un subsidiario de la economía, la propiedad, la salud, la educación, las pensiones y la seguridad social. Esto supuestamente significa que el estado sólo “garantiza” o “supervisa” estos derechos — lenguaje que sí aparece en la Constitución — pero no puede interceder o regularlos en la medida en que los partidarios de una nueva constitución así lo deseen. El argumento para su conexión con Pinochet es que la constitución de Pinochet está manchada para siempre, independientemente de las enmiendas de 1989 y 2005, y también en 1991, 1994, 1997, 1999, 2000, 2001, 2003, 2007, 2008, 2009, 2010, 2011. , 2012, 2013, 2014, 2015 y 2017 (algunos cuentan estas modificaciones como un total de 30, 43, 50, 140 o 200). Además, sigue firmado por el ex presidente socialista Ricardo Lagos, quien encabezó uno de los empujes por 58 enmiendas y quien fue quien derrocó a Pinochet. Lagos incluso eliminó la firma de Pinochet del documento. Por último, el argumento sobre el alcance de los derechos es que no protege el derecho de huelga de los empleados del gobierno, los derechos indígenas, la igualdad de poderes de la legislatura y los quórums legislativos. Todos estos pueden abordarse mediante enmiendas, en lugar de reescribir el texto completo.

Sin embargo, el voto para reescribir la Constitución desde cero está programado para el 26 de abril de 2020. Una supermayoría de chilenos apoya iniciar el proceso de reescritura de la Constitución (se prevén otros dos referendos posteriores: elegir a los miembros de la convención constitucional y aprobar el texto final). Sin embargo, incluso si se aprueba, pocas cosas cambiarán: juristocracia rara vez es una fuerza para una reforma real. Sin embargo, los riesgos son enormes. Créanos en Colombia: ninguna persona es lo suficientemente sabia como para considerar todas las posibles controversias futuras, ni debe atribuirse a ninguna persona o grupo de personas esa responsabilidad o ese derecho. (Que es, por supuesto, el reclamo contra la Constitución anterior). Recuerde que, en promedio, ninguna otra región del mundo ha tenido más constituciones que América Latina.

Uno debe saber cuándo es el momento de un cambio radical y cuándo es el momento de un cambio incremental. La mayoría de las veces, este último triunfa a largo plazo. En Chile, puede ser “el mejor de los tiempos,[may be] el peor de los tiempos «.

DISCLAIMER: McCain Institute for International Leadership is a non-partisan «do-tank» that is part of Arizona State University. The views expressed in this blog are solely those of the author and do not represent an opinion of the McCain Institute.

Publish Date
enero 28, 2020
Type
Tags
Share
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin