Skip to main content

Cómo se relaciona la política migratoria de Colombia con el fortalecimiento de los sistemas de justicia

Nate King es un líder global de McCain de 2022. Es director de Asuntos del Congreso de Estados Unidos en International Justice Mission (IJM), una organización mundial que se asocia con las autoridades locales para proteger de la violencia a las personas en situación de pobreza. Nate dirige el compromiso estratégico del IJM con el Congreso de Estados Unidos, trabajando con los legisladores y su personal para dar forma a los esfuerzos de Estados Unidos para combatir la trata de personas y la violencia contra las mujeres y los niños (VAWC) a través de la legislación y los mecanismos de financiación.

En un año en el que se cumplen 200 años de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Colombia, este país también ha experimentado un cambio significativo en su clima político. El 7 de agosto, el país tomó posesión de su primer presidente de izquierdas, Gustavo Petro, y de su compañera Francia Márquez, su primera vicepresidenta afrocolombiana. Con este cambio de liderazgo, la comunidad internacional seguirá de cerca las acciones de una nueva administración en Colombia, algunos con esperanza y otros con inquietud. Muchos observadores del hemisferio occidental seguirán de cerca cómo cambia o se mantiene la política de Colombia hacia Venezuela bajo un gobierno de Petro. Los observadores estarán especialmente atentos al trato que reciben los emigrantes venezolanos que han llegado al país en los últimos años, en busca de oportunidades económicas que un gobierno represivo ha hecho imposible en su país de origen.

La semana anterior a esta histórica inauguración, viajé a Colombia, uniéndome a mis homólogos de los 2022 Líderes Mundiales McCain de todo el hemisferio occidental para estudiar la dinámica de la política migratoria. Durante el Changemaker Tour, escuchamos a representantes de ONG y líderes religiosos, nos reunimos con funcionarios del gobierno de Venezuela y Colombia, aprendimos del personal de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), y nos relacionamos con un representante de la Embajada de Estados Unidos. Esta gira nos permitió conocer de primera mano la variedad y complejidad de los retos políticos y humanitarios causados por el aumento de la migración, tal y como señala un reciente reportaje del Washington Post que 1.200 niños venezolanos están atrapados en el sistema de bienestar infantil colombianoMuchos de los cuales las autoridades no han podido reunir a los niños con sus familias.

Comprender el enfoque pionero de la política migratoria de Colombia

También pudimos ver cómo Colombia está manejando el tema de la migración irregular de manera diferente a otros gobiernos del hemisferio. A principios de 2021, el entonces presidente Iván Duque anunció una nueva política hacia los migrantes venezolanos que les permitiría vivir y trabajar legalmente en Colombia durante 10 años, si se registraban en el gobierno. Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, elogió la decisión «histórica». «Es un gesto que cambia la vida de los 1,7 millones de venezolanos desplazados que ahora se beneficiarán de una mayor protección, seguridad y estabilidad mientras están fuera de casa», dijo, señalando también que esta política «sirve de ejemplo para la región y el resto del mundo».

En junio de 2021, este importante anuncio político fue seguido por la reapertura de la frontera de Colombia con Venezuela, que había estado cerrada durante 14 meses en un esfuerzo por frenar la propagación del coronavirus. En todas las conversaciones que mantuvimos con los responsables políticos y los líderes de las ONG durante nuestro viaje a Colombia, me llamó la atención la frecuencia con la que se referían a los venezolanos como hermanos y vecinos, y no como extranjeros, un problema al que hay que hacer frente o una carga para los sistemas públicos. El obispo de la diócesis católica romana de Cúcuta, monseñor José Libardo Garcés Monsalve -cuyas iglesias daban de comer a entre 4.000 y 7.000 personas al día en el momento álgido de la oleada migratoria- nos habló de las dificultades que habían tenido los migrantes para encontrar trabajo, pero que ahora era habitual «ver a un hermano venezolano por toda la ciudad». Un legislador colombiano expresó su frustración por el cierre de la frontera impulsado por el COVID-19, pronunciando un sentido del deber de ayudar a los venezolanos que emigran: «Estos son nuestros vecinos. Compartimos idioma, cultura y música. ¿Cómo no íbamos a ayudar?».

Esa ayuda sigue siendo necesaria. Según los funcionarios de la ONU y la OIM que nos informaron, los datos oficiales muestran que más de 4.000 venezolanos cruzan la frontera diariamente. Sin embargo, es probable que el número real de personas que cruzan la frontera sea mucho mayor, ya que muchos migrantes temen ser maltratados o forzados a sobornar para acceder al paso fronterizo oficial. Nuestra cohorte pasó un día en Cúcuta, la capital de Norte de Santander, región fronteriza con Venezuela donde se producen muchos de estos cruces. Incluso visitamos el puente Simón Bolívar en Cúcuta para ver la situación en la frontera de primera mano. Me conmovió ver a las familias con niños pequeños y a la gente rodando maletas por los polvorientos pasillos: una poderosa imagen de la decisión que millones de venezolanos se han visto obligados a tomar en busca de un futuro mejor.

La seguridad física de los ciudadanos y los migrantes debe ser una prioridad de Petro

Como han destacado recientemente Adam Isacson y Carolina Jiménez Sandoval de WOLA, la seguridad ciudadana y la protección de las poblaciones vulnerables deberían estar entre las principales prioridades del nuevo gobierno de Colombia, pero este esfuerzo no estará exento de importantes desafíos. Las encuestas muestran que la confianza en la Policía Nacional de Colombia está en su nivel más bajo en casi un siglo. Aun así, es posible progresar, especialmente mediante la colaboración del gobierno con actores estratégicos de la sociedad civil.

Mis colegas de International Justice Mission (IJM) Colombia están trabajando en colaboración con el gobierno colombiano para formar parte de ese progreso. Nuestra delegación del McCain Institute recibió una sesión informativa del equipo de IJM Colombia sobre el desarrollo de un modelo policial holístico y localmente informado para proteger a los ciudadanos de la violencia y la inseguridad en Tibú, Norte de Santander. El trabajo del IJM en la región fronteriza es especialmente importante porque la violencia, especialmente la sexual, es una experiencia muy común para los migrantes. Según la Encuesta de Violencia contra la Niñez y la Juventud (VACS) de 2018 liderada por el gobierno colombiano, 3 de cada 5 niñas menores de 18 años fueron víctimas de múltiples eventos de violencia sexual. Además, una encuesta realizada en 2020 por el gobierno colombiano descubrió que el 56% de los colombianos no utiliza el sistema de justicia pública en caso de delito.

Los gobiernos de las Américas deben hacer más para mantener a la gente a salvo de la violencia

La aplicación de la ley y los servicios sociales con capacidad de respuesta y con conocimiento de los traumas deben ser el centro de atención de los gobiernos de todo el hemisferio occidental, y aún más de los responsables políticos que deben responder a la migración irregular. Reforzar el sistema de justicia pública para proteger a las personas de la violencia beneficia a los ciudadanos y ofrece protección y refugio a los migrantes vulnerables que viven o transitan por un país extranjero.

Los gobiernos de todo el hemisferio occidental seguirán lidiando con una de las mayores crisis humanitarias del mundo, una crisis provocada por el desplazamiento y la migración forzada de personas en todo el continente. Millones de personas han huido de Venezuela y de países inundados como Colombia, y miles de migrantes se han visto obligados a abandonar el Triángulo Norte e intentar el peligroso viaje hacia el norte, hacia México y la frontera sur de Estados Unidos. A medida que los responsables políticos consideran las respuestas a la migración irregular, el fortalecimiento de los sistemas de justicia pública debe estar en la vanguardia del debate.

Image Gallery

DISCLAIMER: McCain Institute for International Leadership is a non-partisan «do-tank» that is part of Arizona State University. The views expressed in this blog are solely those of the author and do not represent an opinion of the McCain Institute.

Author
Nate King
Publish Date
agosto 24, 2022
Type
Tags
Share