Coronavirus: salud pública versus libertades civiles

vista de la sala del auditorio

Ljubomir FilipovićLJUBOMIR FILIPOVIĆ

27 de marzo de 2020

Durante nuestra llamada de actualización semestral regional, compartí mis pensamientos sobre la salud pública y las libertades civiles con el equipo del Instituto McCain y otros NGL de los Balcanes. Acordamos que siempre debe haber un equilibrio entre ellos, con respecto a los desafíos.

Durante nuestra reunión, el general Ben Freakley compartió la definición de disciplina del general John Schofield:

“La disciplina que hace que los soldados de un país libre sean confiables en la batalla no se gana con un trato duro o tiránico. Por el contrario, es mucho más probable que ese trato destruya que cree un ejército. Es posible impartir instrucción y dar órdenes de tal manera y tono de voz que no inspire en el soldado ningún sentimiento sino un intenso deseo de obedecer, mientras que la forma y el tono de voz opuestos no pueden dejar de despertar un fuerte resentimiento y un deseo de desobedecer. El uno u otro modo de tratar con los subordinados surge de un espíritu correspondiente en el pecho del comandante. El que siente el respeto que se debe a los demás no puede dejar de inspirarles consideración por sí mismo, mientras que el que siente, y por lo tanto manifiesta, falta de respeto hacia los demás, especialmente hacia sus inferiores, no puede dejar de inspirar odio contra sí mismo «.

Hoy, cuando estamos en guerra con un enemigo casi invisible, las palabras del general Schofield son un valioso consejo para todas las sociedades libres. Nuestros gobiernos deben actuar confiando más en la confianza que en la fuerza.

Durante los últimos meses, mientras el mundo se afianzaba con el COVID-19, los gobiernos adoptaron diferentes enfoques y estrategias para combatir la amenaza. Hoy, vemos una pandemia con tanta fuerza que desafía y pone a prueba no solo los cimientos de nuestros sistemas de salud, sino también los cimientos de nuestra civilización occidental: democracia, derechos humanos y libertades civiles.

Hasta el siglo XX, la “razón estatal” era la principal preocupación de la mayoría de los gobiernos. Para los gobiernos de la época, un ciudadano sano era más valioso que uno libre, y la salud pública siempre prevaleció sobre las libertades civiles. Esta forma de pensar no ha desaparecido aún hoy.

Hoy, vemos una parte de nuestros medios tradicionales y elementos de nuestras redes sociales elogiando a China y la efectividad de su enfoque de mano de hierro para contener la propagación del COVID-19. Esta interpretación simplista ignora el hecho de que países como Alemania o Corea del Sur son mucho más eficientes en el manejo del brote del virus sin recurrir realmente a las limitaciones que el gobierno chino impuso a su pueblo.

De hecho, hoy en día, un número cada vez mayor de expertos afirma que el brote de COVID-19 no se habría convertido en una pandemia si la sociedad china hubiera tenido el sistema de controles y equilibrios en forma de medios libres para cuestionar la forma en que los funcionarios chinos manejaron el brote en su país. primeras etapas. Lo que parece una fuerza emergió como la mayor falla del sistema y ha expuesto al mundo entero al virus mortal.

Parece que el gobierno chino también es consciente de esto. A medida que las pandemias se calmaban en China, su gobierno parece haberse involucrado en una operación global de control de daños para desviar la atención del público de la cuestión de su responsabilidad en las pandemias.

Como resultado, tenemos una campaña en curso para socavar el papel de la OTAN y la Unión Europea en la guerra contra las pandemias y presentar a los dos bloques como débiles e indefensos. Los efectos son obvios. Un video apareció en las redes sociales que mostraba a un ciudadano italiano bajando la bandera de la UE en su ayuntamiento y izando en su lugar una bandera roja china. En un escenario similar, otro italiano reemplazó la bandera de la UE por una bandera rusa tras la noticia de que Rusia envía aviones llenos de equipos. En un giro esperado del destino, el principal diario italiano informó que la mayor parte del equipo que llegó desde Rusia era absolutamente inútil.

Esta narrativa de puño de hierro se refuerza en las redes sociales con diferentes videos, como los de la India que muestran a policías locales golpeando a personas por no obedecer el toque de queda impuesto. Otro video mostró al presidente ruso Vladimir Putin ordenando a su personal que cierre inmediatamente todas las farmacias donde se venden máscaras médicas a precios más altos de lo habitual.

El gobierno húngaro utilizó el COVID-19 como pretexto para introducir un conjunto de leyes que fortalecen aún más el control del régimen sobre la sociedad húngara. En Polonia, el partido gobernante no tuvo reparos en demonizar aún más a su oposición política.

Finalmente, en los Balcanes, Serbia envió soldados fuertemente armados para patrullar las calles y hacer cumplir el toque de queda. En Albania, vehículos blindados ocuparon las calles de todo el país en lo que parece ser una forma de retratar a los gobiernos como cualquier cosa menos lo que realmente son: indefensos y desprevenidos. El gobierno montenegrino, por otro lado, recibió elogios por su manejo de la amenaza.

Plenamente consciente de los desafíos de poner un país encerrado, el gobierno montenegrino mantiene una lista de acceso público que contiene los nombres de las personas a las que se ordenó el autoaislamiento debido a su posible exposición al COVID-19. En un país pequeño, con una población de 600.000 habitantes, esperaban que esta medida empoderara a la sociedad para protegerse a sí misma.

Una vez presentado, planteó preocupaciones del sector civil y los medios de comunicación profesionales, demostrando una vez más que la sociedad montenegrina es capaz y está dispuesta a cuestionar a su gobierno y proteger las libertades constitucionales y civiles. Las principales organizaciones internacionales, como los Defensores de los Derechos Civiles, participaron activamente para cuestionar la implementación de la medida.

Hoy, cuando la guerra contra las pandemias exige medidas de confinamiento impopulares, la pregunta sigue siendo: ¿dónde están los límites de las acciones del gobierno? ¿Dónde terminan la necesidad médica y el sentido común y comienzan las libertades civiles? Y por qué obviamente estamos dispuestos a sacrificar algunos derechos civiles y libertades individuales para seguir vivos, la pregunta que tenemos que seguir planteando es ¿qué tan extenso debería ser este sacrificio?

Los líderes elegidos democráticamente en todo el mundo están actuando y algunos van más allá de la legalidad. En los EE. UU., Los expertos locales en cuarentena cuestionan las medidas, como las que se toman en el área de San Francisco, con más probabilidades de ser impugnadas en los tribunales. Los jueces deberán entonces equilibrar las libertades civiles individuales y los derechos constitucionales por un lado y la necesidad de proteger la salud pública por el otro.

Hay que aprender una lección de esta crisis; la crisis que deberíamos percibir no como un peligro, sino como una llamada de atención para que los líderes globales del mundo libre se sienten juntos en la misma mesa y acuerden los protocolos que se seguirán durante escenarios similares en el futuro, escenarios que ya están previstas. No quedan excusas.

DISCLAIMER: McCain Institute for International Leadership is a non-partisan «do-tank» that is part of Arizona State University. The views expressed in this blog are solely those of the author and do not represent an opinion of the McCain Institute.

Publish Date
marzo 27, 2020
Type
Tags
Share
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin