Skip to main content

Debemos hacer más: La crisis de los refugiados en Ucrania

Mientras los combates se intensifican en ciudades como Kyiv y Kharkiv, los ucranianos están desesperados por encontrar un refugio de los horrores de la guerra. Cada día que pasa, más y más personas se ven obligadas a tomar la imposible decisión de abandonar sus hogares, todo ello debido a la insensata agresión de Putin contra su vecino.

En la última semana, más de un millón de refugiados han huido a los países vecinos. Más de un millón de personas han abandonado su país por completo, mientras que el número de desplazados internos es actualmente imposible de calcular. Sin embargo, la situación dista mucho de haber terminado, y los refugiados siguen llegando: se prevé que el número de solicitantes de asilo internacionales podría ascender a 4 millones en las próximas semanas, mientras que se prevé que unos 12 millones de personas estén desplazadas o necesiten ayuda dentro del país.

En una declaración hecha pública el 3 de marzo, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, dijo: «He trabajado en emergencias de refugiados durante casi 40 años y rara vez he visto un éxodo tan rápido como éste».

¿A dónde van los ucranianos desplazados? La mayoría ha cruzado a Polonia, que ha procesado por sí sola alrededor de la mitad del total de desplazados que han cruzado una frontera internacional hasta ahora. Hungría, Moldavia, Eslovaquia, Rumanía e incluso Rusia y Bielorrusia también han acogido a un gran número de personas. Aproximadamente 90.000 personas han cruzado desde estos países iniciales a otros estados europeos.

Para proporcionar ayuda a estos refugiados y desplazados internos, la ONU está buscando 1.700 millones de dólares para proporcionar apoyo humanitario. Esta cantidad, sin embargo, no será suficiente para beneficiar a todos los ucranianos que necesitan esta ayuda. Aunque los 1.100 millones de dólares están destinados a ayudar a los necesitados dentro de Ucrania, sólo se espera que proporcionen ayuda a unos 6 millones de personas, la mitad del número previsto de desplazados internos. Además, esta cantidad sólo está pensada para durar unos tres meses. Los 550 millones de dólares restantes, solicitados por el Plan de Respuesta a los Refugiados (RRP) para la situación de Ucrania, se reservan para quienes han buscado asilo en los países vecinos.

Para facilitar la accesibilidad de los solicitantes de asilo, Polonia ha eximido a los ucranianos de la obligación de pasaporte. Además, los ciudadanos ucranianos no necesitan visado para viajar dentro del espacio Schengen desde 2017. Sin embargo, cruzar la frontera ha resultado ser un reto para los que buscan asilo. Al Jazeera informó el 27 de febrero de que algunos ucranianos han esperado para cruzar la frontera polaca durante más de 24 horas, enfrentándose a las gélidas temperaturas invernales y al acceso limitado a alimentos y agua.

Sin embargo, mientras la comunidad mundial se enfrenta a esta crisis, el gobierno de Estados Unidos ha hecho poco para ayudar a los ucranianos que buscan refugio en el extranjero de la guerra. Aunque el gobierno de Biden se comprometió el 3 de marzo a ofrecer el Estatus de Protección Temporal (TPS) contra la deportación a unos 30.000 ciudadanos ucranianos que viven en Estados Unidos, aún no ha tomado la decisión de permitir el reasentamiento de refugiados ucranianos dentro de sus fronteras.

El sistema de reasentamiento de refugiados en Estados Unidos es profundamente defectuoso y ha retrocedido en los últimos años. A principios de la década de 1980, el límite máximo de refugiados en Estados Unidos se fijó en unos 200.000 refugiados anuales. Desde entonces, el número de refugiados que Estados Unidos ha estado dispuesto a aceptar ha tendido en gran medida a la baja, tocando fondo con apenas 18.000 bajo la administración Trump en 2020. El número de refugiados a nivel mundial se duplicó entre los años 2011 y 2020, pasando de 10 a 20 millones. Sin embargo, durante el mismo periodo, el número de reasentamientos de refugiados a nivel mundial se redujo en más de la mitad.

Aunque el gobierno de Biden ha comenzado a elevar el límite de refugiados a los niveles anteriores, el número de refugiados reasentados en Estados Unidos no ha sido coherente con el aumento del límite. En 2021, el gobierno de Biden fijó el límite máximo en 62.500 refugiados, pero sólo aceptó 11.400, el número más bajo de refugiados reasentados desde que el programa de reasentamiento de refugiados de Estados Unidos comenzó formalmente con la Ley de Refugiados de 1980.

Estados Unidos ha sido históricamente un líder mundial en el reasentamiento de refugiados, y ha seguido siendo el principal destino de reasentamiento por el número de personas (aunque no por la tasa de reasentamiento per cápita), la cuestión se ha politizado de una manera que la ayuda a personas inocentes nunca debería ser. En 2020, por ejemplo, el gobernador de Texas, Greg Abbot, anunció que el estado dejaría de aceptar refugiados para su reasentamiento, aunque esta decisión fue revocada posteriormente en un tribunal federal.

Cuando el mundo se enfrentó a la crisis de los refugiados sirios en 2015, el senador John McCain fue un defensor de los desplazados por la guerra. Cuando algunos miembros de su partido argumentaron que Estados Unidos sólo debería aceptar refugiados cristianos, McCain se opuso diciendo que «todos los niños son hijos de Dios«. Durante esta crisis, arremetió contra la administración Obama por su inacción respecto a los refugiados sirios.

Muchas personas y organizaciones estadounidenses están ayudando a proporcionar ayuda y apoyo a los ucranianos; organizaciones benéficas como Cocina central del mundo están sirviendo comidas calientes a los que esperan en los cruces fronterizos, y los veteranos militares están respondiendo a la convocatoria de voluntarios de todo el mundo para ayudar a Ucrania a luchar por su libertad. El gobierno de Biden ha pedido al Congreso que apruebe 10.000 millones de dólares de ayuda humanitaria adicional. Pero aunque todas estas acciones son encomiables, el gobierno de Estados Unidos debe hacer más para ayudar a los civiles que se han visto obligados a abandonar Ucrania por completo.

Debido a las reprobables acciones de Vladimir Putin en Ucrania, los refugiados seguirán cruzando a los países vecinos. A medida que la situación en Ucrania siga evolucionando en los próximos meses, Estados Unidos tiene la responsabilidad moral de reavivar sus esfuerzos de reasentamiento de refugiados y servir de líder mundial en la materia acogiendo con los brazos abiertos a quienes buscan asilo. Debemos hacer más para ayudar a aquellos cuyas vidas han sido trastornadas por esta atroz guerra, y el reasentamiento de refugiados es un elemento fundamental de estos esfuerzos.

DISCLAIMER: McCain Institute for International Leadership is a non-partisan «do-tank» that is part of Arizona State University. The views expressed in this blog are solely those of the author and do not represent an opinion of the McCain Institute.

Author
Annie Faulkner
Publish Date
marzo 8, 2022
Type
Tags
Share