Skip to main content

Efectos del cambio climático en los pequeños Estados insulares y las personas desplazadas por el clima

«Aunque en el pasado las naciones han sido absorbidas por otras o se han escindido para formar otras nuevas, nunca antes un país había desaparecido literalmente.»
-Rachel Nuwer, 2015

Como pasante de las Iniciativas de Liderazgo Global del Instituto McCain de este verano, colaboro con el programa de Líderes Globales de McCain, una beca de aproximadamente 25 personas de todo el mundo que sirven a una causa más grande que ellos mismos. Una de las cosas que más me gustan de este programa es que el McCain Institute no busca lo que podemos considerar un candidato «típico». La cohorte de 2022 del MGL está formada por muchas personas inspiradoras que trabajan en el gobierno, o en el Parlamento, o en la oficina del Primer Ministro de Haití. También hay participantes que han sido y son actualmente jueces federales, directores de organizaciones que protegen a las personas en situación de pobreza de la violencia y que abogan por unas elecciones justas, profesores de instituto, militares y médicos asistenciales.

Los participantes en el programa McCain Global Leaders proceden de cuatro regiones del mundo: el hemisferio occidental, África/MENA, Asia/Oceanía y Europa/Eurasia. Cada año, el tema regional cambia.

Este año, los temas son:

  • Hemisferio Occidental: Migración: Enfoques de las causas profundas, inestabilidad y apoyo a las poblaciones desplazadas
  • Europa y Eurasia: Defender la democracia evitando la desinformación y el extremismo
  • África y Oriente Medio: proporcionar paz y seguridad mediante el entendimiento y la reconciliación
  • Asia y Oceanía: sostenibilidad y ecologismo en apoyo de la estabilidad, la seguridad y los derechos humanos

La primavera pasada tuve la suerte de estudiar en el extranjero, en Londres (Inglaterra), donde asistí a cursos de política y sociología. Un curso que tomé fue el de Seguridad Internacional con un profesor increíble. Aprendimos diferentes aspectos de lo que es la seguridad y nos preguntamos si es más importante la seguridad nacional, la internacional o la humana. Lo que más me intrigó fue nuestra lección sobre las amenazas a la seguridad del cambio climático. Este verano decidí escribir un trabajo de investigación sobre cómo el cambio climático afecta, y afectará, a muchos pequeños estados insulares. Me centraré principalmente en Kiribati y Tuvalu, y las formas en que estos dos estados insulares se ven afectados serán similares a las de muchos de los otros estados insulares.

Al unir mis prácticas, los temas regionales del programa MGL, mi trabajo de investigación y mi propio interés por educar a otros, quise escribir este blog no sólo sobre los efectos generales del cambio climático en la seguridad, sino también sobre las personas desplazadas por el clima. Este tema encaja con el del hemisferio occidental debido a las personas desplazadas por el clima que necesitan y necesitarán el apoyo de otros; el tema de Europa encaja porque hay mucha desinformación en lo que respecta al cambio climático; el tema de África y MENA encaja porque la seguridad humana, nacional e internacional se verá amenazada si no intentamos combatir los efectos del cambio climático en los pequeños estados insulares como los del Pacífico; y el tema de Asia y Oceanía abarca todo lo que acabo de mencionar. Habrá un aumento de los conflictos por los recursos más básicos, los alimentos y el agua, si las naciones más grandes no se ocupan de las leyes que rigen lo que es un Estado y lo que es un refugiado. Me parece que muchas personas que creen en los factores antropogénicos del cambio climático no se han enterado o no han comprendido la necesidad imperiosa de abordar los efectos del cambio climático, primero, en los pequeños estados insulares, y después, en todo el mundo.

Los factores antropogénicos del cambio climático se traducen en un aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, que incrementan la temperatura media mundial, lo que, junto con muchas otras cosas, eleva el nivel del mar. Esta subida del nivel del mar está borrando estados enteros. La primera vez que se oye esto, probablemente se piensa que el hecho de que los pequeños estados insulares queden sumergidos por la subida del nivel del mar es obviamente un error, pero es mucho más complejo de lo que se piensa.

La Convención de Montevideo de 1933 sobre los Derechos y Deberes de los Estados estableció las principales características formales de la condición de Estado. El artículo 1 establece que los criterios para ser considerado un Estado son: tierra, una población permanente, un gobierno y el reconocimiento internacional. Sin estas cuatro cosas, un país perdería técnicamente su condición de Estado según el derecho internacional. Esta Convención no tuvo en cuenta que hay estados enteros que están desapareciendo debido al cambio climático. El derecho internacional suponía que los territorios siempre estarían presentes porque normalmente se «perdían» debido a los cambios de gobierno (conquista, fusión, etc.). Los pequeños estados insulares ya están construyendo islas artificiales, construyendo casas amontonadas sobre el mar, consiguiendo una forma de construcción de lugar (por ejemplo, un faro), fusionándose con otro estado, o alguna «estatalidad desterritorializada». Algunos pequeños estados insulares están incluso comprando pequeños trozos de tierra a otras naciones. Por ejemplo, Kiribati compró algunas tierras a Fiyi para «preparar el traslado de sus ciudadanos y prepararse para la pérdida de su identidad» (Ker-Lindsay, 2016).

Entonces, ¿qué pasará con estas naciones enteras que se sumergen en el agua debido al cambio climático? ¿Dejarán las comunidades internacionales de reconocerlos ya que no tendrán la condición de Estado según la Convención de Montevideo? Si es así, ¿qué ocurre con su pertenencia a organizaciones internacionales? O bien, ¿los Estados seguirán reconociéndolos, ya que en su día se les concedió el reconocimiento?

¿Qué pasa con los ciudadanos o «desplazados climáticos»? En virtud de la Convención sobre los Refugiados de 1951 y su Protocolo de 1967, estos desplazados no se consideran refugiados porque no son perseguidos por su religión, raza, etc. El destino de los ciudadanos desplazados por el clima es complejo porque no hay un acuerdo internacional sobre lo que ocurrirá con los desplazados por el clima y porque muchos países influyentes no se ven obligados aún a pensar en estas cuestiones. Como no se les considera refugiados, no obtienen derechos como tales. El pasado mes de noviembre, un juez neozelandés rechazó la petición de un ciudadano de Kiribati de que se le concediera el estatuto de refugiado porque «no estaba siendo perseguido» y, por tanto, «no podía pretender ser un refugiado». Esto nos lleva a preguntarnos si obtendrán una nueva ciudadanía. ¿Se convertirán en apátridas? ¿Dejarán de reconocerse sus pasaportes? Existe algo llamado «Migración con Dignidad», un plan puesto en marcha por el presidente de Kiribati, que Australia y Nueva Zelanda apoyan. Básicamente, estas personas desplazadas adquirirán una formación y unas habilidades especiales en estos países, de modo que, cuando llegue el momento de emigrar definitivamente, «lo harán por sus méritos y no como refugiados indefensos». Supongamos que la comunidad internacional no crea nuevas leyes internacionales, ni siquiera modifica lo que es oficialmente un refugiado. En ese caso, es posible que se produzcan disturbios sociales en estas comunidades, lo que afectará negativamente a la seguridad humana, nacional e internacional.

Les insto a que lean el artículo de mi profesor sobre este grave asunto en el que los estadounidenses aún no se ven obligados a pensar:

http://eprints.lse.ac.uk/66205/1/Ker_Lindsay_Climate_Change_and_State_Death.pdf

Sí, las islas costeras de nuestro país quedarán sumergidas en el agua. Sin embargo, tenemos muchos estados a los que los ciudadanos pueden trasladarse. Incluso cuando los huracanes nos golpean (a los estadounidenses), la gente puede buscar refugio en el interior. Durante el huracán Matthew y algunos otros, tuve que evacuar el lugar donde vivía porque mi isla no estaba lo suficientemente elevada sobre el nivel del mar. He tenido que buscar refugio en un estado totalmente diferente. Sin embargo, aunque mi isla o todo el estado de Carolina del Sur dejara de existir debido a la subida del nivel del mar, no me convertiría en apátrida. Probablemente me mudaría a otro estado y seguiría teniendo mi pasaporte e identidad estadounidenses. No tendría que preocuparme por vivir en un país extranjero ni por mis nuevos derechos.

Estos pequeños estados insulares no tienen este lujo. Son los que menos emisiones de gases de efecto invernadero producen y, sin embargo, los más vulnerables a sus efectos. Además, están más aislados regionalmente que otros países y no pueden permitirse el lujo de «mudarse» de los efectos del cambio climático.

Así que dejaré este blog con dos preguntas que, con suerte, veremos respondidas, pero no muy pronto:

¿Cómo responderá la comunidad internacional a los efectos del cambio climático en los pequeños Estados insulares y cómo trataremos a los desplazados por el clima en los próximos años?

DISCLAIMER: McCain Institute for International Leadership is a non-partisan «do-tank» that is part of Arizona State University. The views expressed in this blog are solely those of the author and do not represent an opinion of the McCain Institute.

Author
Liana Hutton, Becaria de Iniciativas de Liderazgo Global
Publish Date
agosto 3, 2022
Type
Tags
Share