Skip to main content

La guerra en Ucrania es mucho más grande de lo que parece

Tomas Martinaitis es un líder global de McCain de 2022, procedente de Lituania. Desde 2019, ha sido uno de los tenientes de alcalde más jóvenes de su país y ha trabajado personalmente en los esfuerzos de base para acoger y ayudar a los refugiados ucranianos en el municipio del distrito de Akmenė. Esto ha incluido el transporte de refugiados desde Polonia a refugios seguros en Lituania y la información a sus propios ciudadanos sobre cómo el gobierno local está apoyando a Ucrania.

 

Los sucesos de la noche del 24 de febrero se convirtieron en una realidad inimaginable para todo el mundo, especialmente para mi generación, que nació en las rotas Repúblicas Socialistas Soviéticas y creció en un mundo libre e independiente. Durante muchos años, hemos creído que los tiempos de guerra, los tiempos en los que se lucha en todos los frentes, los tiempos en los que se ataca brutalmente a objetivos civiles para infligir miedo y caos, habían terminado. Sin embargo, el miedo llegó con espinas de guerra y encerró nuestros corazones, mostrando la fragilidad de nuestro mundo.

Durante muchos años, Vladimir Putin y sus compinches han tratado de devolver a Rusia el poder y el respeto de la Unión Soviética, tratando de hacer que el mundo juegue con las reglas de la Guerra Fría. El primer paso se dio en 2008 en Sakartvelo, y luego en 2015 en las regiones ucranianas de Crimea, Doneck y Luhansk. El mundo occidental no tomó las medidas adecuadas para detener la iniciativa de Putin ni mostró el precio inasequible del riesgo de iniciar un conflicto. Sin embargo, los líderes rusos cometieron un error letal. No consiguieron cambiar el liderazgo de Ucrania y sólo inspiraron la oposición y el sentido de pertenencia del país a los ucranianos. El ejército ucraniano comenzó a crecer, modernizado por los aliados occidentales con apoyo técnico y de conocimientos. Lo más importante es que se entrenó en combate durante los siete años siguientes.

Putin comprendió lo peligrosa que se había vuelto Ucrania, que no hacía más que fortalecerse. Por lo tanto, se creó esta disparatada campaña de desinformación sobre el nazismo y el facismo ucranianos, y se puso en tela de juicio el libre albedrío de Ucrania.

Esta situación es un ejemplo perfecto del choque de diferentes visiones del mundo y diferentes valores. El poder de Rusia se basa en la fuerza brutal, en el énfasis del miedo y en la voluntad de imponer el poder al más pequeño y débil. Se basa en la cantidad -no en la calidad- de la fuerza de combate y en la obediencia feroz, no en el liderazgo compartido.

En un país en primera línea de la agresión rusa, mis colegas políticos lituanos han advertido al mundo occidental sobre esto durante muchos años, pero nuestras voces no han sido escuchadas. Las acciones de Rusia se han convertido en un serio desafío para todo el mundo democrático (y no me refiero a la inflación o a la escasez de alimentos que la agresión rusa ha infligido). Si Rusia no aprende el precio de su agresión, alentará a otras potencias mundiales, como China, a reclamar sus intereses, como Taiwán, por pura fuerza a pesar de las consecuencias. El éxito ruso puede mostrar el nacimiento de una nueva realidad, que puede llevar a la anulación total.

El senador John McCain dijo una vez: «El valor no es la ausencia de miedo, sino la capacidad de actuar a pesar de los miedos». Mis compatriotas han demostrado valor ante el antagonismo de Rusia y seguirán siendo amigos y aliados de Ucrania hasta que se detenga a Rusia. Los habitantes del municipio del distrito de Akmenė, donde trabajo como teniente de alcalde, han acogido a cientos de refugiados ucranianos que huyen de la guerra, no solo hoy, sino desde 2014. Una reciente iniciativa de crowdfunding para recaudar dinero para comprar un dron Bayraktar que ayude a defender Ucrania es un gran ejemplo del poder de los ciudadanos decentes.

Creo firmemente que el Presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy y los soldados ucranianos tenían muchos temores cuando empezó la guerra, pero cuando decidieron quedarse, mantenerse firmes y actuar a pesar de sus temores, se convirtieron en un valiente ejemplo para todos nosotros. Luchan por una causa más grande que su tierra y su país. Luchan por todo el mundo libre y por el mundo que viviremos en el futuro.

DISCLAIMER: McCain Institute for International Leadership is a non-partisan «do-tank» that is part of Arizona State University. The views expressed in this blog are solely those of the author and do not represent an opinion of the McCain Institute.

Author
Tomas Martinaitis
Publish Date
junio 10, 2022
Type
Tags
Share