La tolerancia de la sociedad a la corrupción es el resultado de un liderazgo deficiente

vista de la sala del auditorio

ERKAIYM MAMBETALIEVAErkaiym Mambetalieva

29 de noviembre de 2017

Desde mi llegada a Estados Unidos como Líder de próxima generación en el Instituto McCain, se ha reafirmado mi convicción de que la corrupción está en el centro de los problemas en Kirguistán, mi país de origen. Mis discusiones en profundidad con compañeros de NGL y el personal del Instituto han resaltado la necesidad de líderes impulsados por el carácter en todo el mundo. En Kirguistán, esta necesidad es especialmente aguda.

Durante los últimos 25 años, la sociedad kirguís se ha vuelto cada vez más tolerante con los altos niveles de corrupción, algo que los kirguises combatieron activamente bajo el dominio soviético. Esto plantea la pregunta: «¿Cuáles son los factores que han transformado la conciencia de la sociedad kirguisa?»

Sin embargo, algunos creen que la mentalidad de los propios kirguís cambió; esta creencia es incorrecta.

La conciencia de la población kirguisa respetuosa de la ley se transformó gradualmente debido a la codicia y el saqueo impune de la riqueza por parte de los líderes del país. El ejemplo corrupto y desenfrenado de los líderes kirguís de alto rango provocó la aceptación de la corrupción como una norma social.

La aceptación de la corrupción como forma de vida en Kirguistán comenzó con la independencia del país de la Unión Soviética. Con la desintegración soviética, Askar Akaev se hizo cargo de un país con amplios recursos y una pizarra limpia para la gobernanza futura. En lugar de establecer instituciones éticas, Akaev sentó las bases de un gobierno corrupto que ha sido el mayor obstáculo para el desarrollo de Kirguistán durante los últimos 25 años.

Este sistema corrupto está integrado en el presupuesto del estado, a través del cual los líderes gubernamentales malversan las ganancias. A través de este sistema, se distribuyen millones de dólares a los funcionarios del gobierno como sobornos para que la élite permanezca en el poder.

La corrupción en Kirguistán se ha extendido enormemente y ha obstaculizado enormemente el desarrollo económico del país. Como resultado, la sociedad ahora desconfía del gobierno y sus leyes. Los valores y principios como la justicia, la honestidad, la educación y la moralidad se están desvaneciendo gradualmente y son reemplazados por nociones de acumulación de riqueza y ganancia o progreso personal.

En 2005, la protesta pública por las prácticas corruptas del país llevó al derrocamiento de Akaev. En abril de 2006, la Oficina del Fiscal General inició 106 casos contra Akaev, sus familiares y su círculo íntimo de amigos y asesores. Solo en 2005, se estima que Akaev desfalcó 50 millones de dólares.

El próximo presidente, Kurmanbek Bakiev, simplemente aprovechó los mecanismos de corrupción existentes al asumir el cargo, reafirmando la creencia generalizada de que solo la corrupción puede conducir al éxito y que la institución de la corrupción es inmejorable.

Por lo tanto, debido a su historia reciente, es difícil hablar seriamente sobre la implementación de medidas anticorrupción exitosas en Kirguistán cuando los líderes de un país están involucrados en la corrupción. Por otro lado, muchas discusiones actuales sobre corrupción están erróneamente polarizadas. El mito de que la corrupción es una peculiaridad genética del pueblo kirguís es una imposición falsa a nuestra sociedad. Se utiliza como excusa para cometer malas acciones y profundiza la percepción de que la corrupción es un hecho de la vida.

LA SOLUCIÓN

Se requieren instituciones civiles trabajadoras para la prosperidad y el progreso, sin mencionar la oportunidad de convertirse en un miembro de pleno derecho de la sociedad mundial. Los principales esfuerzos para combatir la corrupción deben centrarse en campañas de educación anticorrupción para todos los kirguís. Solo la conciencia y la fuerza colectiva de aquellos que son ignorados por el desarrollo pueden proporcionar instituciones libres de corrupción. Los esfuerzos deben dirigirse especialmente a los jóvenes, la próxima generación de líderes que asumirán la responsabilidad de la gobernanza futura. Estos futuros líderes deben predicar con el ejemplo para demostrar una toma de decisiones honesta y ética. Solo cuando los líderes exhiban rasgos de liderazgo impulsado por el carácter, el resto de la sociedad

DISCLAIMER: McCain Institute for International Leadership is a non-partisan «do-tank» that is part of Arizona State University. The views expressed in this blog are solely those of the author and do not represent an opinion of the McCain Institute.

Publish Date
noviembre 29, 2017
Type
Tags
Share
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin