Skip to main content

Ucrania: El primer frente de la batalla por la democracia

«Estamos aquí para apoyar su justa causa». Estas ocho palabras han acompañado al pueblo de Ucrania desde que el senador John McCain las pronunció en 2013 ante miles de ucranianos que se habían agolpado en la plaza Maidan de Kiev para protestar contra un gobierno de Viktor Yanukóvich que se negaba a reconocer y apoyar la voluntad del pueblo.

Impulsados por el deseo de dejar atrás un gobierno enredado en la corrupción y las violaciones de los derechos humanos, esos miles de manifestantes, junto con el apoyo de millones de sus compatriotas, lograron destituir a Yanukóvich. Esto permitió a los ucranianos continuar su experimento con la democracia y construir un sistema de gobierno libre e igualitario. Para un país que sufrió a manos de la Unión Soviética durante décadas, esto representó un nuevo comienzo y una era de esperanza para la estabilidad.

Esa estabilidad se vio inmediatamente amenazada poco después, en 2014, cuando el presidente ruso Vladimir Putin, amenazado por una Ucrania libre e independiente, se anexionó Crimea -una parte de la Ucrania soberana- y comenzó a respaldar a los separatistas en la región de Donbás, en el este de Ucrania. Aunque Ucrania estaba ahora empantanada en una lucha por mantener el control de su territorio soberano y había perdido miles de tropas y civiles desde que comenzó la incursión, siguió en su empeño por cumplir lo que el senador McCain describió como «el derecho soberano de Ucrania a determinar su propio destino de forma libre e independiente».

Si bien el mundo conoce desde hace tiempo el historial de Putin de alteración de la soberanía de los antiguos Estados soviéticos y de abusos de los derechos humanos contra su propio pueblo, parece que le ha pillado desprevenido su movimiento más audaz y de mayores consecuencias: el lanzamiento de una invasión militar total de Ucrania en la madrugada del 24 de febrero de 2022.

Es como si la comunidad mundial no hubiera prestado la debida atención a las funestas señales de advertencia de que algo de esta magnitud sería posible. Putin, movido por un distorsionado sentido de la nostalgia por los días de la Unión Soviética, lleva mucho tiempo haciendo oídos sordos a Occidente a través de una serie de acciones preocupantes: la guerra ruso-georgiana de 2008, las elecciones internas amañadas para garantizar la continuidad del reinado de Putin, la reciente interferencia en las elecciones en Estados Unidos y en todo el mundo, la anexión de Crimea en 2014 y el continuo apoyo a los separatistas en el Donbás.

Todas estas acciones y muchas más, a menudo llevadas a cabo bajo falsos pretextos de agresión occidental, deberían haber hecho saltar las alarmas en todo Occidente de que se estaba gestando algo más importante. Aunque es difícil determinar con exactitud por qué Putin emprendería una acción tan audaz y violenta que seguramente traerá consigo dificultades incalculables para los ciudadanos de su propio país, sus declaraciones en las semanas y días previos a la invasión no deberían pasar desapercibidas.

Aunque la invasión de Ucrania es ciertamente un ataque a la soberanía y al crecimiento democrático, también es un ataque a la idea de democracia. La idea de unas elecciones libres y justas, garantizadas por la democracia, aterra a Putin, que ha decidido atacar la amenaza de frente. Como señaló el presidente Joe Biden, la llamada «operación especial» puede formar parte de un plan mucho más amplio para remodelar y realinear los estados postsoviéticos de toda Europa. Sin embargo, es casi seguro que forma parte de un plan para perturbar aún más la santidad de la democracia en todo el mundo, lo que podría tener consecuencias nefastas tanto en el país como en el extranjero.

El 24 de febrero puede ser nuestra última señal de advertencia, y tenemos que hacer todo lo posible como nación y a través de nuestras asociaciones transatlánticas para detener a Putin en su camino. Mientras millones de ucranianos se encuentran de repente en la primera línea de la batalla por la democracia, debemos reconocer y apoyar sus esfuerzos por mantener una Ucrania libre e independiente. Europa y Estados Unidos deben plantear una defensa firme y completa de nuestros valores y principios compartidos para disuadir eficazmente a Putin de llevar más lejos su asalto a la democracia. No hacerlo podría tener consecuencias catastróficas durante años en Europa y en todo el mundo. Puede que no haya causa más justa que hacer todo lo posible para apoyar a Ucrania en este momento desmesurado.

Author
Scott Nemeth
Publish Date
marzo 1, 2022
Type
Tags
Share