Un día de agonía para el pueblo de Myanmar

Un día de agonía para el pueblo de Myanmar

ZAW TU HKAWNGZaw Tu Hkawng

3 de febrero de 2021

Myanmar está sumido en un lío terrible, desde la reciente crisis de los rohingya y los conflictos armados étnicos que duran décadas hasta una economía quebrada y un sistema político semidemocrático inestable. Todos estos son problemas complejos y multidimensionales, pero la brutal junta militar de Myanmar es el principal culpable. Para empeorar las cosas, la misma junta militar crea otro caos horrible: un movimiento abrupto para tomar el poder al declarar una emergencia estatal nacional de un año y detener a funcionarios gubernamentales clave elegidos democráticamente, incluido el presidente y consejero de estado Daw Aung San Suu Kyi. , junto con otros escritores y activistas destacados en la madrugada del 1 de febrero de 2021. De hecho, es un asalto directo al progreso democrático de Myanmar y un desprecio absoluto de las esperanzas del pueblo de Myanmar. Mientras nuestros conciudadanos de Myanmar están lidiando con la pandemia de COVID-19, el ejército nos está haciendo la vida aún más miserable: desactivando las líneas telefónicas locales y los servicios de Internet, cortando todas las estaciones de transmisión locales excepto la televisión militar, y barricadas en carreteras con camiones de la policía en las principales ciudades. De repente, todo el mundo está desconectado. Por lo tanto, este día pasará a la historia como uno de los días más oscuros para el pueblo de Myanmar.

Una vez que se restablecieron todos los canales de comunicación al mediodía, recibí toneladas de cariño y cartas de preocupación sobre mí y mi familia desde dentro y fuera del país. Por nombrar algunos: el Instituto McCain de los EE. UU., Mi cohorte de 2019 de siete países diferentes, UnionAid de Nueva Zelanda, un amigo de AIESEC de Italia y colegas del Foro ISASS de los países de la ASEAN. Siempre estaré agradecido con todos los que están mostrando su máxima humanidad y empatía hacia mí. En estos tiempos turbulentos, es un alivio ver que los partidarios de larga data de la lucha democrática de Myanmar en todo el mundo, incluido el presidente Joe Biden de los Estados Unidos , El secretario de Estado Antony Blinken, el primer ministro Boris Johnson del Reino Unido, la ministra de Relaciones Exteriores de Nueva Zelanda, Nanaia Mahuta, y muchos diplomáticos extranjeros condenan el acto de los generales militares y los instan a liberar a todos los detenidos de inmediato. Del mismo modo, los ciudadanos de Myanmar que se encuentran en el extranjero también se han vertido en las calles para mostrar solidaridad, unidad y unión por su amado país y para condenar el terrible acto del golpe militar de Myanmar. Los ciudadanos de a pie de Myanmar se están dando amor, apoyo, aliento y saludos cordiales entre sí de manera virtual, como nunca antes, ya que es imposible hacerlo en persona debido al COVID-19 y al temor de ser arrestados por la fuerza policial.

Cuando el actual gobierno electo obtuvo una aplastante victoria en las elecciones generales de noviembre pasado, fue un gran golpe para los militares. A pesar de que el 25 por ciento de los escaños parlamentarios están reservados para los generales militares y tres ministerios clave para el Comandante en Jefe, el partido respaldado por los militares, el United Solidarity Development Party, afirmó que la elección fue fraudulenta aunque no hubo evidencia creíble. A pesar de ello, la televisión militar anunció que la detención se llevó a cabo en respuesta al “fraude electoral” y el poder fue transferido al Comandante en Jefe Min Aung Hlaing ese mismo día, 1 de febrero de 2021. Más tarde en la noche del mismo día, se hizo otro anuncio de que los 24 ministerios y diputados habían sido removidos y se nombraron 11 reemplazos en la nueva administración. También declararon que la ley marcial entraría en vigencia entre las 8 p.m. y las 4 a.m. Esta fue una noticia impactante y un escándalo absoluto para la gente y su amada nación. Nuestros corazones se desplomaron al escuchar el anuncio, esto solo prueba que la junta militar de Myanmar ha asumido una vez más el gobierno de nuestra amada nación. ¡También fue un acto que socavó por completo el progreso que el gobierno cuasi civil ha logrado en los últimos años y un ejemplo literal de libro de texto de un golpe militar clásico!

Ahora, el pueblo de Myanmar exige a los militares:

  1. Liberar de inmediato a todos los detenidos, incluidos el presidente y el consejero de Estado.
  2. Transferir el poder al gobierno elegido democráticamente
  3. Reconocer y aceptar los resultados de las elecciones libres y justas.
  4. Respetar los votos sagrados y la voluntad del pueblo.
  5. Permitir que el Tercer Pyidaungsu Hluttaw (Asamblea de la Unión)

Los años de 2015-2020 fueron una fase de intercambio de poder entre el premio Nobel Daw Aung San Suu Kyi y el general Min Aung Hlaing. Durante ese tiempo, la líder de facto Daw Aung San Suu Kyi fue ampliamente criticada por su silencio sobre las violaciones de derechos humanos hacia los rohingya y otras minorías étnicas por parte de los militares, de hecho defendiendo a los mismos militares que la pusieron bajo arresto domiciliario por un total de 15 años. Ciertamente, ha sido una líder controvertida y el pueblo de Myanmar ha aprendido la dura verdad de que un ganador del Premio Nobel de la Paz por sí solo no puede transformar la nación de la noche a la mañana. Por lo tanto, se debe prestar toda la atención al ataque a los principios de la democracia y no a su personalidad en estas horas críticas. El destino del pueblo de Myanmar es la democracia y vale la pena luchar por ella porque es un símbolo de la libertad individual y la igualdad para todos.

La triste verdad es que Myanmar no tiene democracia ni derechos humanos. Sin embargo, la determinación y tenacidad del pueblo de Myanmar para lograr una democracia genuina y el acceso a los derechos humanos básicos nunca cesará porque todos sabemos muy bien que nuestras vidas son absolutamente inútiles bajo una dictadura militar. Aunque la nación tiene conexiones virtuales dentro e internacionalmente, es impredecible lo que podría suceder a continuación. A partir de ahora, las largas colas en los cajeros automáticos y los mercados para abastecerse de artículos esenciales se han convertido en otra nueva normalidad para la gente de Myanmar una vez más.

Nos levantaremos y lucharemos contra la dictadura militar a toda costa. No tengo ninguna duda de que el Instituto McCain estará conmigo y con el pueblo de Myanmar en estos tiempos difíciles. De hecho, el difunto senador John McCain fue un partidario desde hace mucho tiempo y un verdadero amigo de Myanmar. Creo que mientras las personas se unan de la mano con la oración, el respeto, el amor, la empatía y el cuidado, nada es imposible de lograr. Mientras espero que este día catastrófico llegue a su fin, recito y medito sobre “La Oración por la Paz” de San Francisco de Asís:

Señor, hazme un instrumento de tu paz;
Donde haya odio, déjame sembrar amor;
Donde haya dolor, perdón;
Donde hay un error, la verdad;
Donde haya duda, la fe;
Donde haya desesperación, esperanza;
Donde haya tinieblas, luz;
Y donde hay tristeza, felicidad.

Oh Divino Maestro,
Concédeme que no busque tanto
Ser consolado como consolar;
Ser entendido, como entender;
Ser amado como amar.

Pues es al dar que recibimos;
Al perdonar se nos perdona;
Y es al morir que nacemos a la vida eterna.

DISCLAIMER: McCain Institute for International Leadership is a non-partisan «do-tank» that is part of Arizona State University. The views expressed in this blog are solely those of the author and do not represent an opinion of the McCain Institute.

Publish Date
febrero 3, 2021
Type
Tags
Share
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin