Skip to main content

Una alternativa a la crisis de los cereales en el granero de Europa

Mientras las tropas rusas atacan la nación soberana de Ucrania, el mundo asiste no sólo a una crisis humanitaria, sino a la corrosión de las cadenas de suministro mundiales. En particular, la industria ucraniana de cereales ha sufrido importantes pérdidas. Hasta el 11 de abril, Ucrania había perdido al menos 1.500 millones de dólares en exportaciones de grano desde el inicio de la guerra en febrero. Estas pérdidas indican una peligrosa reducción del suministro mundial de cereales, que amenaza a decenas de industrias. La producción de trigo afecta directamente a la producción de cereales, pasta, pan, galletas y otros productos que proporcionan alimentos a millones de ciudadanos de todo el mundo.

Además de su enorme mercado de cereales, Ucrania se ha convertido en los últimos 10 años en uno de los mayores proveedores del Programa Mundial de Alimentos de la ONU de productos como el aceite de girasol y el trigo. El PMA actúa como donante de alimentos y servicios esenciales para millones de personas en todo el mundo. Sin embargo, estos productos agrícolas vitales no están llegando a sus destinos previstos; según un informe del PMA, 13,5 millones de toneladas de trigo y 16 millones de toneladas de maíz están actualmente congelados en Rusia y Ucrania. Sin estos recursos críticos, que el gobierno ucraniano había garantizado durante años, millones de personas más podrían pasar hambre, lo que se sumaría a la actual crisis de hambruna.

Sin embargo, la hambruna no es la única consecuencia de esta censurable invasión. La enorme subida de los precios de los cereales a nivel mundial ha tenido consecuencias imprevistas en todo el mundo. Como explica la Unidad de Inteligencia de The Economist, Egipto se verá gravemente afectado por la guerra en Ucrania. Este país, dominado por el Nilo, es el mayor importador de trigo del mundo, ya que aporta entre 12 y 13 millones de toneladas al año para alimentar a sus 105 millones de ciudadanos. Esta realidad hace que países como Egipto sean muy vulnerables a las subidas de precios: el 15 de abril, el precio del trigo alcanzó su pico más alto en décadas, con 10,96 dólares por bushel. Este considerable precio, sumado al constante aumento de los costes del petróleo (que ahora alcanza un máximo de102 dólares por barril), hace que la importación de trigo y otros cereales sea increíblemente cara.

El pan se considera una necesidad básica en Egipto, esencial para la vida cotidiana. Esta demanda es la razón por la que el gobierno nacional subvenciona su precio de venta para garantizar que todos los egipcios tengan acceso a ella. Estas subvenciones son imprescindibles para el gobierno nacional por razones históricas. En 1977, una subida del 50% del precio del pan en el país provocó la inestabilidad política y que cientos de miles de civiles salieran a la calle durante semanas, llegando a enfrentarse con los militares. Los disturbios se saldaron con 70 muertos, 550 heridos y el restablecimiento de las subvenciones. Este caso histórico subraya la importancia de los precios del pan en las naciones en las que es un alimento básico. La realidad, sin embargo, es que el colchón financiero del gobierno egipcio podría no ser suficiente para evitar que los costes se disparen hoy. Mientras que las subidas del precio del pan en los países más ricos pueden ser pagadas por los consumidores, la situación se agrava gravemente, y existe la posibilidad de que se desate la inestabilidad política.

Sin embargo, Egipto no está solo en esta lucha. El aumento de los precios de los alimentos y de la energía en la región de Oriente Medio y Norte de África (MENA) también supone la muerte por inanición de Líbano y Yemen. Al mismo tiempo, se esperan complicaciones en África Oriental, donde las importaciones cubren el 84% de la demanda de trigo. Si no se alivia rápidamente, el hambre que se avecina podría provocar manifestaciones violentas, disturbios y un aumento general de la inestabilidad en la región.

Estados Unidos tiene una responsabilidad con sus aliados. Como dijo el senador John McCain en 2017, «los estadounidenses estarán a vuestro lado», al dirigirse a nuestros socios internacionales. Es vital que nuestros socios y aliados estratégicos, como Egipto, cuenten con el apoyo de Estados Unidos en las crisis. Estados Unidos no sólo tiene el deber de actuar, sino que está en una posición cómoda para hacerlo. La actual crisis de la cadena de suministro ha enseñado al mundo a diversificar sus importaciones y a no contar nunca con una sola fuente. Hasta que se resuelva la actual crisis de los cereales, un sustituto temporal del pan de harina podría ser el pan de maíz. Sin embargo, debemos reconocer que ambos son muy diferentes en cuanto a valor nutricional y sabor, y que el pan de harina ocupa un lugar histórico en el desarrollo de decenas de regiones de todo el mundo. Culturas enteras se basan en la presencia del pan de harina para realizar rituales religiosos o reuniones familiares. Sin embargo, es vital evitar por el momento la hambruna y las revueltas políticas en la región MENA.

En abril de 2022, Estados Unidos tenía un excedente de maíz de 3.000 millones de bushels de maíz, lo que equivale a 84 millones de toneladas del producto. Para evitar el desperdicio de alimentos y apoyar a nuestros socios internacionales, el Departamento de Estado y USAID deberían coordinarse con los actores privados, las empresas y las explotaciones agrícolas para adquirir su exceso de maíz. Este maíz se donaría a las naciones demandantes durante las negociaciones bilaterales en el contexto de la iniciativa Food for Peace de USAID. El Congreso de EE.UU. sería el organismo que asignaría los recursos necesarios al programa y a las negociaciones, por lo que es vital entender cómo esta política apoya al agricultor estadounidense.

En primer lugar, hay que reconocer el agotamiento y el exceso de trabajo que puede provocar el trabajo en una granja. El hecho de que cada año se tiren millones de fanegas de maíz, producto de un intenso y duro trabajo, hace que la creación del agricultor no sirva para nada. En lugar de dejar que este maíz se pudra, el gobierno debería dar un buen uso al duro trabajo del agricultor, de forma que fomente los objetivos de seguridad nacional de Estados Unidos. También hay que tener en cuenta que el gobierno estadounidense no estaría expropiando este maíz, sino que lo compraría a los poseedores del excedente, dando más ingresos a los maiceros.

En segundo lugar, los países inestables de todo el mundo pueden ser un caldo de cultivo para la delincuencia transnacional, la violencia y el extremismo político. También pueden caer en el populismo hostil a los intereses de Estados Unidos, obstaculizando nuestro despliegue de tropas, rutas comerciales o esfuerzos diplomáticos. En última instancia, estas amenazas podrían llegar a Estados Unidos, interfiriendo en nuestros intereses de seguridad nacional. Es vital que el Congreso y el ejecutivo movilicen las herramientas del gobierno más pronto que tarde para evitar que esa desafortunada idea se haga realidad.

Consultado sobre esta idea, el profesor David Bartlett, experto en negocios internacionales de la Escuela de Negocios Kogod de la American University, se preguntaba por qué Estados Unidos no había avanzado ya en esta dirección. Con este enfoque de la ayuda exterior, Estados Unidos demostraría a sus aliados que se puede contar con nosotros en tiempos de problemas e incertidumbre. Además, esta política salvaría a miles de personas en todo el mundo de enfrentarse a la inanición y evitaría que los gobiernos se enfrentaran a una grave inestabilidad.

La dolorosa crisis ucraniana ha tenido consecuencias imprevistas para todo el planeta, desde una recesión económica hasta un creciente riesgo de hambruna e inestabilidad política internacional. Las amenazas a las que se enfrenta la industria del trigo y de los cereales en general tienen implicaciones mundiales, y ningún país quedará sin afectar, incluido Estados Unidos. Estados Unidos tiene un deber con sus aliados y con la protección de sus intereses de política exterior, que en este caso, está profundamente relacionado con la estabilidad de nuestros socios internacionales. Los próximos meses determinarán el futuro de gobiernos e industrias enteras, y Estados Unidos debe liderar el camino.

DISCLAIMER: McCain Institute for International Leadership is a non-partisan «do-tank» that is part of Arizona State University. The views expressed in this blog are solely those of the author and do not represent an opinion of the McCain Institute.

Author
Eduardo Castellet Nogués
Publish Date
mayo 19, 2022
Type
Tags
Share