Skip to main content

Recomendaciones a la Alianza para combatir colectivamente la desinformación

Por Luke Englebert, Pedro Pizano y Paul Fagan

La OTAN -y sus aliados- es cada vez más el objetivo de campañas de desinformación destinadas a desbaratar las instituciones democráticas, el Estado de Derecho y el apoyo al multilateralismo «occidental». Los países miembros de la OTAN han tenido un éxito limitado a la hora de combatir la desinformación de Rusia, China y otros proxies autoritarios por su cuenta. Muchos países miembros también consideran estas campañas como una forma de guerra híbrida que debería invocar el Artículo V de seguridad colectiva de la OTAN. Para combatir estas campañas, la OTAN debe aumentar la coordinación dentro de la alianza como medio para tratar el tema con mayor eficacia. Además, la OTAN y sus miembros deben coordinar las estrategias de comunicación sobre la importancia de la alianza y perseguir la elaboración de políticas con visión de futuro.

Para responder a estas preocupaciones, el Instituto McCain construyó un panel interactivo que muestra la percepción pública de la OTAN y cómo cada uno de sus miembros es objeto de desinformación. Basándose en las conclusiones del cuadro de mando, el Instituto McCain convocó una serie de grupos de debate privados con más de 40 participantes de 15 países miembros de la OTAN para debatir los efectos, los autores y los medios para combatir la desinformación en sus propios países. Los participantes aportaron valiosas buenas prácticas, lecciones aprendidas y sugirieron formas de colaboración entre los países miembros de la OTAN para hacer más eficaz el esfuerzo general. Por último, el McCain Institute difundió las conclusiones del grupo de debate durante una serie de actos públicos con expertos en Rusia, China, la OTAN y la desinformación.

Mejora de la imagen pública de la OTAN y concienciación sobre la amenaza del MDM

El primer grupo de discusión y acto público se centró en el debate sobre la percepción de la OTAN y las campañas de desinformación. El evento se tituló «Mejorar la imagen pública de la OTAN y crear conciencia sobre la amenaza de los MDM«. Los ponentes fueron: Laura Thornton, que entonces era directora y miembro senior de la Alianza para la Seguridad de la Democracia del German Marshall Fund; Jamie Fly, presidente y director ejecutivo de RFE/RL; y Harry Nedelcu, director de política y desarrollo empresarial de Rasmussen Global. El evento virtual, de una hora y un minuto de duración, fue moderado por nuestro Director del Programa de Derechos Humanos y Democracia, Paul Fagan.

«La mejor estrategia es tener una ciudadanía crítica. No podemos eliminar la desinformación, ya que siempre estará ahí; la cuestión es hacer que los ciudadanos sean inmunes a ella tratando de informar a los consumidores para que cuestionen el origen y la intención de las fuentes.» – Harry Nedelcu, Director de Política y Desarrollo Empresarial de Rasmussen Global

El segundo grupo de debate y acto público se centró en la amenaza que supone la desinformación rusa para la alianza de la OTAN y sus países miembros. El acto público se llamó «¿Cuál es el futuro de la Alianza de la OTAN con una Rusia más agresiva?». El panel incluía a S.E. Jüri Luik, Representante Permanente de Estonia ante la OTAN; la Dra. Evelyn N. Farkas, actual directora ejecutiva del Instituto McCain; y Edward Lucas, investigador principal no residente del Centro de Análisis de Políticas Europeas. La conversación fue moderada por David J. Kramer, entonces Director General de Política Global del Instituto George W. Bush.

«Vladimir Putin quiere preservar su sistema autocrático y cleptocrático. Para ello cree que necesita ejercer su esfera de influencia sobre el antiguo espacio soviético, Le gustaría volver a un 19El sistema de la esfera de influencia del siglo XX, según el cual estos Estados no tienen derecho a ejercer su propia soberanía y Moscú puede esencialmente gobernarlos y dominarlos». – Dra. Evelyn Farkas, Directora Ejecutiva del Instituto McCain

El tercer grupo de debate y acto público se denominó «La OTAN y China: ¿ha cambiado la guerra europea el enfoque de la OTAN hacia China?«y se centró en la guerra informativa de China contra los países miembros de la OTAN. El panel reunió a expertos como Žygimantas Pavilionis, miembro del Parlamento lituano y ex embajador en Estados Unidos; Bobo Lo, investigador senior no residente del Programa de Resiliencia Democrática del Centro de Análisis Político Europeo; Jakub Janda, investigador asociado del Instituto de Política de Seguridad de Eslovaquia; y fue moderado por Paul Fagan: Director de Programas de Derechos Humanos y Democracia del Instituto McCain.

«Tenemos que defender las democracias desde Ucrania hasta Taiwán; tenemos que apoyarnos y defendernos mutuamente, porque si los rusos ganan la guerra en Ucrania, China aprenderá esa lección. Hoy tenemos que volver a estar en los bloques defendiendo la democracia, extendiendo la OTAN a Suecia y Finlandia e incluso a Ucrania. Juntos, tenemos que dejar muy clara esa línea roja, y tenemos que replantearnos algunas de nuestras instituciones internacionales.» – Žygimantas Pavilionis, diputado al Parlamento lituano y ex embajador en Estados Unidos

El cuarto grupo de discusión y debate público se denominó «¿Un telón de acero del siglo XXI? Mirando al futuro de la OTAN». La conversación se orientó hacia el futuro y abordó los futuros retos a los que podría enfrentarse la alianza. En el panel participaron Tiina Uudeberg, Subsecretaria de Planificación de la Defensa del Ministerio de Defensa de Estonia, y Yordan Bozhilov, Viceministro de Defensa de la República de Bulgaria. La conversación fue moderada por Pedro Pizano, Director de Programas de Democracia y Derechos Humanos del McCain Institute.

«Una cosa está clara: independientemente del resultado de la guerra contra Ucrania, los objetivos estratégicos de Putin y la postura de Rusia frente a la OTAN no cambiarán. Como aliados, no debemos tener miedo, debemos estar preparados, debemos ser capaces, debemos estar decididos, debemos ser serios para manejarlo.» – Tiina Uudeberg, Subsecretaria de Planificación de la Defensa Ministerio de Defensa de Estonia

A partir de las conclusiones de los grupos de discusión y del panel público, el Instituto McCain ha resumido una lista de recomendaciones para que la alianza de la OTAN pueda combatir colectivamente las futuras campañas de desinformación. Todas las conversaciones convocadas por este proyecto hicieron hincapié en que la OTAN debe mejorar sus esfuerzos de cooperación en todos los ámbitos, incluyendo las estrategias de comunicación de los miembros de la alianza, las sanciones dirigidas a los autores de la desinformación y los objetivos de política exterior. Además, los participantes en el proyecto insistieron en que los países miembros de la OTAN deben dotar a sus ciudadanos de los conocimientos necesarios para identificar la desinformación en sus propias noticias, reduciendo así la susceptibilidad general de la sociedad a este tipo de campañas. Por último, la alianza debe hacer frente a las campañas de desinformación de Moscú sobre la alianza, proporcionando los contrahechos apropiados y remodelando proactivamente la narrativa para los ciudadanos de la alianza y de Rusia.

La lista completa de recomendaciones es la siguiente:

  1. Recurrir de forma proactiva a los medios de comunicación locales de los países miembros. Los funcionarios de la OTAN deberían ponerse a disposición de los periodistas de los medios locales para aumentar la comprensión de los ciudadanos y apoyar los compromisos de sus gobiernos con la OTAN.
  2. Modernizar las relaciones públicas y mejorar la presencia en los medios sociales en plataformas como Facebook, Instagram y Snapchat para llegar a la próxima generación de líderes.
  3. Aumentar la presencia de las comunicaciones públicas con una oficina de prensa en cada Estado miembro de la OTAN.
  4. Desarrollar la alfabetización digital de los ciudadanos y las habilidades de reconocimiento de MDM para reducir la susceptibilidad a la desinformación. La OTAN debería asociarse con las organizaciones de la sociedad civil para educar a los ciudadanos sobre cómo ser consumidores críticos de información. Esto significa enseñar a los ciudadanos a interrogar a la fuente y al mensajero; a su intención, sus prejuicios y opiniones; y al medio.
  5. La oficina de enlace de la OTAN, los centros de información de la OTAN y los ministerios de defensa de los países miembros deben colaborar para encontrar temas de conversación comunes que expliquen el valor y la función de la alianza.
  6. Reforzar la resistencia a los ataques híbridos de Rusia mediante la comprensión de la ubicación geográfica, la postura política y la edad. En concreto, se centra en los países de los Balcanes occidentales, como Moldavia y Georgia, donde Rusia utilizará todos los métodos menos la guerra.
  7. Los países miembros deben encajar sus objetivos individuales de política exterior dentro de los objetivos de seguridad de la OTAN para hablar con una voz unificada en toda la alianza. Una respuesta unificada mitigará el riesgo de que las campañas rusas y chinas de MDM exploten las divisiones en la alianza de la OTAN.
  8. Dejar claro a las potencias autoritarias mundiales que la alianza no cerrará sus puertas a posibles nuevos países miembros.
  9. Reforzar el cumplimiento interno de las sanciones en los países miembros de la OTAN. Las empresas de Occidente que permiten a las élites rusas eludir las sanciones deben ser expuestas y rendir cuentas.
  10. Perseguir una presencia sólida y más significativa desde el punto de vista militar en los países bálticos.

Para obtener más información sobre el proyecto, visite el sitio web o el canal de YouTube del McCain Institute o lea la cobertura de uno de nuestros eventos en ASU NOW. A lo largo de este proyecto, el McCain Institute colaboró con Bakamo Social para crear y actualizar el tablero interactivo. Además, el proyecto fue financiado en parte por una subvención del Departamento de Estado de Estados Unidos – Misión de la OTAN. Las opiniones, los resultados y las conclusiones que se exponen en este documento son los de los autores y no reflejan necesariamente los del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

*LukeEnglebert, Pedro Pizano y Paul Fagan actuaron como coinvestigadores en esta subvención, y Pedro la dirigió como investigador principal. Junto con Berivan Orocuglu, dirigen el Programa de Derechos Humanos y Democracia del McCain Institute.

DISCLAIMER: McCain Institute for International Leadership is a non-partisan «do-tank» that is part of Arizona State University. The views expressed in this blog are solely those of the author and do not represent an opinion of the McCain Institute.

Author
Luke Englebert, Pedro Pizano y Paul Fagan
Publish Date
septiembre 26, 2022
Type
Tags
Share